Los secretos para mejorar el comportamiento del perro

Antonia Tapia · 22 diciembre, 2014

¿Tu perro le salta a quienes no conoce? ¿Ladra sin sentido? En primer lugar es importante que entiendas que no hay perro perfecto. Sin embargo puedes modificar algunos de sus comportamientos. En segundo lugar también tienes que comprender que una mascota bien educada es el resultado de un entrenamiento constante, ejercicio apropiado, alimentación correcta y, claro, una excelente relación amorosa.

Es por eso que con estos secretos para mejorar el comportamiento de tu mascota, podrás enseñarle a tu perro a caminar cortésmente con correa, voltear y regresar cada vez que lo llames y muchos trucos más. Vamos a conocerlos.

Normas básicas

mal comportamiento perro 2
Es muy importante que todos los involucrados con el perro estén en sintonía. No se puede permitir que tu mascota salte sobre la gente. Por más que ellos digan que no les importa. Hay que comenzar con consistencia. Y si es no, es no.

Otro punto importante es la alimentación, si estás alimentando a tu perro con una dieta a base de colorantes artificiales, aditivos o conservantes, existe la posibilidad de que esos alimentos afecten su comportamiento. Por lo tanto la eliminación de los aditivos de la dieta de tu perro puede, por sí sola, en realidad producir un mejor comportamiento; sobre todo puede ayudar con ciertos casos de hiperactividad, ladridos y otros tipos de problemas.

La estimulación también es relevante. ¿Tu perro se aburre? ¿Está haciendo suficiente ejercicio? ¿Tiene bastante que hacer? Siempre llévalo a pasear al parque o a la plaza y motívalo para corra y juegue. Para mejorar el comportamiento de tu perro también puedes hacerte algunas de estas preguntas: ¿Tu mascota está recibiendo ejercicio correcto? ¿Se adapta a su raza y edad?

En tu casa….

entrenamiento perro
El entrenamiento de obediencia requiere a tu perro pensar y usar su cerebro. Para mejorar el comportamiento del perro, tómate cinco minutos cada día para practicar este tipo de entrenamiento. Empleando algunos ejercicios puede ser divertido y estimulante para él.

Para lograr que tu mascota te obedezca, un ejercicio que puedes practicar es enseñarle a buscar golosinas. Las puedes ocultar detrás o debajo de los muebles y ordenarle que vaya por ellas.

Siempre que sea posible refuerza el buen comportamiento de tu perro. Para ello también puedes utilizar las golosinas a modo de premio. Puedes ordenarle a tu mascota sentarse y recompensarlo con un sabroso manjar. En el caso de los animales cuando se recompensa un comportamiento su conducta seguramente mejorará.

La reorientación del comportamiento de tu mascota es muy importante. Si tu perro muerde algún objeto en casa, redirige la masticación a un objeto aceptable, como algún juguete. El castigo debe utilizarse con moderación. Todas las cosas positivas deben provenir de ti. Todas las cosas negativas deben provenir del medio ambiente.

Los perros, como animales sociales, te darán la bienvenida con entusiasmo. Cuando eso suceda debes ignorarlo. Dobla los brazos, mira hacia otro lado, y no le hables. Conviértete en una estatua. Finalmente premia a tu mascota cuando ya tenga las cuatro patas en el suelo.
Otra opción es colocarle una correa a tu perro cuando tengas visitas. Eso lo obliga a mantenerse quieto.

Enséñale a tu perro a salir cuando lo precise. Para ello puedes colocar un timbre en la puerta y enseñarle que dispare una señal para salir. Puedes colocar un poco de mantequilla de maní en la campana cuando deberás abrirle la puerta.

Otra posibilidad es colocar en algunas puertas pequeñas aberturas para que pueda entrar y salir sin dificultad.

Cuando salgas de paseo utiliza una correa larga. Su tu perro no responde a su comando “ven”, utiliza la línea para guiarlo de nuevo a ti. Cada vez que mandas “ven”, asegúrate de recompensar a su perro.

Nunca llames a tu perro para castigarlo. Si tu perro viene a ti y luego lo regañaste, lo más probable es que vaya a recordarlo la próxima vez que lo llames.

Si tu perro muerde tus cosas, limita su número de juguetes. Coloca mantequilla de maní en ellos y spray no tóxico, que disuade a los animales domésticos de lamer, morder y masticar las superficies donde se aplica. Pon los juguetes en el suelo y deja que tu perro aprenda a discriminar entre sus juguetes y tus cosas.

Trata de atrapar a tu perro justo cuando está a punto de comenzar a morder, no después de que lo haya hecho.