¿Los perros son zurdos o diestros? Lo que dice la ciencia

Saber si un perro es diestro o zurdo es un tema más profundo e interesante de lo que la gente cree. Aquí despertamos tu curiosidad con varios estudios científicos.
¿Los perros son zurdos o diestros? Lo que dice la ciencia
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 14 febrero, 2023

Muchas personas se sorprenderían al enterarse de que existen animales no humanos, como los perros, que son zurdos o diestros. Esto es, que tienen una lateralidad marcada. A nada que se investigue sobre grandes simios, esta asunción parece más lógica, pero ¿qué ocurre con los animales que no tienen manos, como los primates?

Te sorprendería ver cuántas investigaciones hay sobre lateralidad en cánidos. Aquí encontrarás los más relevantes sobre este tema, para que comprendas el tema de una manera más profunda y clara. Vamos con ello.

La lateralidad y la psicología comparada

El interés por la lateralidad estructural y funcional en el comportamiento animal viene tanto de la propia curiosidad por el resto de las especies como por el deseo de comprender lo que ocurre en nuestro propio cerebro. De ahí que la psicología comparada haya sido la escuela que más ha ahondado en este tema.

Son muchas las especies, y no solo el perro, con una lateralidad marcada. Esta asimetría no solo afecta al uso de las extremidades, sino que está implicada en muchos procesos mentales. Por ejemplo, ya evidenció en el primer estudio sobre este tema que la búsqueda visual de las gallinas residía en el hemisferio izquierdo.

Es, por tanto, en la asimetría cerebral donde reside la especialización de determinados procesos. Vamos a ver cómo se aplica esto al perro doméstico y si la lateralidad tiene relevancia para esta especie.

¿Son los perros zurdos o diestros?

Para averiguar qué hace zurdo o diestro a un perro, primero hay que establecer un criterio de medida. En este caso concreto, lo más utilizado es qué pata usa el cánido para realizar ciertas acciones, como estabilizar un juguete, bajar las escaleras o llamar la atención.

Sin embargo, los resultados de los estudios no dan una respuesta clara, sino que parece ser que la preferencia entre la pata izquierda y la derecha varía con cada tarea. Y, lo que es más significativo, con cada individuo.

Es decir, que no se puede hablar de que los perros, como especie, tiendan a ser más zurdos o diestros. Sí es verdad que a nivel individual sí se suele encontrar una lateralidad marcada, pero esto no se extrapola la población general. Un ejemplo claro se ve en un estudio publicado en la revista Behavioural Processes, que encontró que a la hora de estabilizar un juguete, las respuestas se daban en números similares con la pata derecha o la izquierda.

Diferencias de lateralidad entre machos y hembras

Cuando se comparan ambos sexos, las diferencias sí parecen tomar forma. Estudios como el publicado en septiembre de 2006 encontraron que las hembras tienden más a ser diestras, mientras que los machos suelen ser zurdos con mayor frecuencia. Aún no está claro el porqué de esta tendencia, pero sí parece tener que ver con asimetrías estructurales del cerebro y factores hormonales.

Otras especies también muestran esta tendencia, como es el caso de los gatos.

Lateralidad y bienestar animal

Como se decía antes, la lateralidad no afecta solamente a procesos motores. La emocionalidad y otros aspectos del comportamiento animal también se ven influidos por la asimetría cerebral. Así, por ejemplo, el hemisferio derecho está mejor preparado para procesar emociones negativas, como la ansiedad, mientras que el izquierdo se especializa más en las positivas.

Un interesante ejemplo de esta afirmación es el estudio que relaciona la lateralidad en perros con la intensidad de la reacción a ruidos fuertes, como los sonidos de truenos y de pirotecnia. Aquí se evidenció que aquellos ejemplares con una lateralidad poco definida (tendencia al ambidextrismo) solían reaccionar más ante los estímulos que otros.

Asimismo, también hay estudios que relacionan este ambidextrismo con rasgos de personalidad más negativos e intensos. Los perros sin una lateralidad definida en el uso de sus patas obtuvieron puntuaciones más altas en rasgos de agresión y miedo.

Perros zurdos o diestros: consideraciones adicionales

Expertos explican la hermosa conexión entre perros y humanos.
Expertos explican la hermosa conexión entre perros y humanos.

A pesar de la gran carga de información que supone investigar sobre este tema, no se debe olvidar que la ciencia del comportamiento busca resultados extrapolables a la población general. Es decir, muchas veces no se tiene en cuenta la variabilidad individual o las características del estudio.

La educación y el ambiente de cada perro, por ejemplo, también tienen mucha influencia sobre su comportamiento.

Si bien estas investigaciones son un rayo de luz en el camino para comprender la conducta de los no humanos, se trata de un haz que solo ilumina una pequeña parte. La cognición, y en concreto la canina, requieren de mucho más estudio para poder hacer afirmaciones universales. Por suerte, no falta gente que quiera seguir comprendiéndolos.

Por tanto, ahora mismo es un error basarse solo en la lateralidad cerebral de los canes domésticos para evaluar su bienestar psicológico y emocional. No obstante, no se puede negar que estos datos son realmente interesantes. Y tú, ¿has observado perros claramente zurdos o diestros?


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Wells, D. L. (2021). Paw preference as a tool for assessing emotional functioning and welfare in dogs and cats: A review. Applied Animal Behaviour Science236, 105148.
  • Rogers, L. J. (1989). Laterality in animals. International Journal of Comparative Psychology3(1).
  • Wells, D. L., Hepper, P. G., Milligan, A. D., & Barnard, S. (2018). Stability of motor bias in the domestic dog, Canis familiaris. Behavioural processes149, 1-7.
  • Wells, D. L. (2021). Paw preference as a tool for assessing emotional functioning and welfare in dogs and cats: A review. Applied Animal Behaviour Science236, 105148.
  • Rogers, L. J. (2010). Relevance of brain and behavioural lateralization to animal welfare. Applied Animal Behaviour Science127(1-2), 1-11.
  • Wells, D. L., Hepper, P. G., Milligan, A. D., & Barnard, S. (2017). Cognitive bias and paw preference in the domestic dog (Canis familiaris). Journal of Comparative Psychology131(4), 317.
  • Barnard, S., Wells, D. L., & Hepper, P. G. (2018). Laterality as a predictor of coping strategies in dogs entering a rescue shelter. Symmetry10(11), 538.
  • Tomkins, L. M., Thomson, P. C., & McGreevy, P. D. (2012). Associations between motor, sensory and structural lateralisation and guide dog success. The Veterinary Journal192(3), 359-367.
  • Rogers, L. J., & Anson, J. M. (1979). Lateralisation of function in the chicken fore-brain. Pharmacology Biochemistry and Behavior10(5), 679-686.
  • Poyser, F., Caldwell, C., & Cobb, M. (2006). Dog paw preference shows lability and sex differences. Behavioural Processes73(2), 216-221.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.