¿Por qué los perros se relamen el rostro?

El perro y el ser humano llevan compartiendo su vida juntos desde el Paleolítico, lo que explica que ambos hayan desarrollado ciertas formas de comunicarse. Conocemos bastante bien cómo el perro se expresa a través de los movimientos de su cola, o lo que puede significar el bostezo, pero aún nos queda mucho por saber. Por ejemplo, ¿Por qué los perros se relamen?

Un reciente estudio de científicos británicos y brasileños ha descubierto una nueva señal en la comunicación de los canes; se relamen como respuesta a un estímulo que te va a sorprender.

La comida y la incertidumbre

Para nosotros es común común pensar que los perros se relamen por un exceso de salivación producida por la cercanía de la hora de la comida o un olor apetecible. Igualmente, estudios anteriores sobre el comportamiento y comunicación de los perros han demostrado que este gesto también era una respuesta a la incertidumbre.

Ahora, a través de un estudio publicado en la prestigiosa revista Behavioural Processes se ha demostrado que este acto también está relacionado con otros estímulos de tipo visual.

El estudio publicado en Behavioural Processes

El estudio consistió en la exposición de diferentes estímulos visuales y auditivos, seguido del posterior análisis de las respuestas que daban los canidos a estas señales.

Tras un riguroso estudio, se descubrió que los perros se relamen ante la señal visual del enojo en los amos. En esta misma línea se pronunció la autora principal del trabajo, Natalia Albuquerque: “el acto de relamerse fue provocado solo por señales visuales”, es decir, debido a la expresión facial del humano. Y es que las señales de audio de voces enojadas no provocaron la misma respuesta.

Perro se lame

La percepción y la domesticación

Esta conclusión abre la puerta a comprender el comportamiento de los perros y la percepción que tienen de las emociones humanas de una manera completamente distinta. Además, los científicos responsables de este descubrimiento vinculan esta manera de percibir emociones como una consecuencia de la selección que tuvo lugar durante su domesticación.

Fuente de la imagen principal: m01229

Te puede gustar