Los perros creen demasiado en los hombres

Mariela Ibarra Piedrahita · 28 septiembre, 2015

Ya sea como mascotas de compañía, como animales de trabajo o como perros de servicio, son grandiosos. No obstante, tienen un defecto: los perros creen demasiado en los hombres.

Son miles los perros que tienen la mala suerte de terminar en manos de una mala persona, que termina abusando de ellos o abandonándolos. Sin embargo, muchas veces las personas son sorprendidas con el perdón que los perros les manifiestan, así hayan sido terriblemente abusados.

Es importante entender algunos conceptos básicos en relación con los perros, sus emociones y las formas en que aprenden. No obstante, el sentido del “perdón” en los perros es muy diferente del nuestro.

Realidad emocional de los perros

Los perros definitivamente sienten emociones, pero tienen un rango menor de sentimientos que los humanos. Los sentimientos de los perros son comparables con los de un niño pequeño, lo que significa que tienen emociones básicas como el miedo, la felicidad, la angustia y el amor.

Sin embargo, no sienten emociones complejas enraizadas en la memoria o la organización social como la vergüenza, la culpa o el orgullo. Por lo tanto, los perros pueden no necesariamente “perdonar” en el verdadero sentido de la palabra, sino asociar cierta clase de comportamientos con la manera de dominación de su cuidador.

El pensamiento canino

Autor: Soggydan Benenovitch
Autor: Soggydan Benenovitch

Los perros no pasan mucho tiempo pensando en el pasado o el futuro o, mejor dicho, aún existen una discusión entre la comunidad científica sobre si lo hacen o no.

La mayor parte de lo que piensa un perro tiene que ver con lo que sucede en el momento.

Vale la pena decir que los perros pueden desarrollar un sentido de la rutina y este sentido formará unos patrones en su comportamiento.

La mayor parte de las experiencias de un perro solo existen en el momento, pues los perros no pasan mucho tiempo recordando el pasado, aunque su conducta esté condicionada por experiencias que hayan sido reforzadas.

Reconocimiento de patrones

Lo que muchos propietarios confunden con emociones complejas por parte de su perro son en realidad manifestaciones de reconocimiento de patrones.

Por ejemplo, si tu perro golpea un vaso de la mesa de café con la cola y de inmediato se ve culpable, lo que estamos viendo en el lenguaje corporal del perro no es la culpa.

En su lugar, el perro está prediciendo un castigo basado en tus reacciones ante accidentes anteriores. Los perros aprenden todo tipo de patrones; por ejemplo, pueden llegar a asociar el ponerse un sombrero con que es el momento de salir a jugar. Si tu nunca gritaste o castigaste a un perro por un comportamiento específico, probablemente no verás la “culpabilidad” en tu lenguaje corporal.

Encontrar perdón

Un perro no puede “perdonar” a un propietario abusivo en la forma en seres humanos nos imaginamos pero, según un reciente estudio, los perros son capaces de asociar las conductas abusivas como una situación concreta que rodea al abusador.

Esta es la razón de que muchos animales maltratados en los refugios se muestren contentos de conocer gente nueva y reaccionen con alegría al ser manejado por otras personas.

Esto se debe a que no recuerdan el abuso de sus antiguos dueños lo suficiente como para asumir que cada ser humano es abusivo.

Algunos perros pueden y deben desarrollar traumas emocionales, pero en la mayoría de los casos las malas experiencias se olvidan y son reemplazadas con patrones más positivos, si es que tienen esta clase de experiencias.

Cómo crear conciencia

maltrato animales 2

Debido a que los perros no pueden hablar y, como animales sociales que son, buscarán siempre la aprobación de su cuidador o acercarse a los humanos que tengan alrededor, es muy importante que nosotros, como personas y como comunidad, velemos porque esta condición de los canes no sea motivo de abuso.

Por lo tanto, en el momento en que detectes un perro del que están abusando denuncia inmediatamente, media y trata de detener esta conducta.

En la mayoría de países el maltrato a animales de compañía contempla penas que van desde fuertes multas hasta tiempo en prisión.

Imagen cortesía de Ana Fuentes.