Los perros Cocker, una raza extraordinaria, amorosa y con liderazgo

Irene Peláez · 19 febrero, 2015

Los perros Cocker son una raza muy apreciada y conocida por todos, sobre todo desde la aparición de este tipo de perro en la conocida película de Disney, La Dama y el Vagabundo, donde la protagonista es un Cocker Spaniel llamada Reina. El Cocker es una raza extraordinaria, amorosa y con liderazgo, pero además tiene otras muchas cualidades que explicamos aquí.

¿De dónde proviene el Cocker?

El Cocker Spaniel tiene su origen en España, como su nombre indica, aunque la raza como tal se definió en Gales en 1892. Los Cocker se trasladaron a Inglaterra con sus dueños españoles, que vendieron o regalaron estos perros a aristócratas ingleses. Este perro era muy codiciado como perro de caza (tiene sentido que se popularizara tanto en Inglaterra, donde la caza del zorro es deporte nacional), tanto para recuperar las presas caídas como de levantador de presas o incluso para cazar animales terrestres de caza menor.

¿Qué pinta tiene el Cocker?

El Cocker es un perro pequeño, que puede alcanzar los 40cm de altura en hembras y los 45cm en machos y puede llegar a pesar entre 12,5 y 14,5kg. Su cuerpo es fuerte y compacto y su cabeza alargada con orejas de inserción baja, largas y sedosas. Sus ojos son muy grandes, dulces y siempre de color oscuro y la cola es larga y sigue la línea del lomo, aunque a veces se le corta por motivos estéticos. El pelaje del Cocker es liso, uniforme, sedoso y largo y puede ser de color negro, dorado, ruano o con una mezcla de tres colores.

¿Cuál es el carácter del Cocker?

perro durmiendo 3

El Cocker es un perro afectuoso y extremadamente inteligente. Al ser un perro de caza, necesita ejercicio constante y le gusta mucho corretear por el campo y meterse entre los matorrales y la vegetación espesa. Gracias a su inteligencia y su necesidad de ejercicio, se le pueden enseñar multitud de trucos y juegos fáciles.

Además de perro de caza, se le puede tener en casa como mascota, aunque hay que tener en cuenta que necesita atención constante y que no soporta estar solo. Sin embargo es un compañero encantador de naturaleza juguetona y muy dulce y simpático.

Es un perro atento, curioso, afable, decidido, atlético, alerta y resistente. Tiene muy buen olfato y agilidad y puede aguantar muy bien corriendo largas distancias. Si se le tiene en casa como mascota, necesitará un sitio donde correr durante el día y desahogarse.

No se le debe ignorar y es conveniente siempre tenga una tarea a la que dedicarse, porque si no se aburrirá y tendrá tendencias destructivas. Aunque desarrollará mucho apego a su familia, establecerá un vínculo estrecho más especial con una de las personas.

A pesar de ser un perro cariñoso y juguetón, no es recomendable que viva en una casa con niños porque tiende a morder o a gruñir si se les molesta. Por ello es necesario educarlo desde cachorro y socializarlo adecuadamente durante sus paseos.

¿Qué cuidados requiere el Cocker?

cocker corriendo

Como es una raza muy activa, el Cocker tiene mucha tendencia a engordar, por lo que se debe cuidar mucho la dieta que se le da, además de llevarlo a hacer ejercicio regularmente. La dieta ideal para el Cocker es una dieta rica en los nutrientes esenciales (proteínas, grasas, vitaminas, minerales, cobre, ácidos grasos y zinc), pero sobre todo debe ser rica en proteínas para ayudar con la salud de su pelo.

Los alimentos más adecuados para ellos (por ser los más ricos en proteínas) son el pollo, el cordero, el pescado y los huevos.

Además de la alimentación, el Cocker también precisa de cuidados especiales para su pelaje, como cepillarlos diariamente y esquilar ocasionalmente, para lo que se debe llevar al Cocker al peluquero. Además, esta raza precisa de un aseo regular, con especial atención en sus pies y orejas, puesto que al tener pelo la suciedad tiende a acumularse en estas zonas.

¿Cuál es la salud general del Cocker?

En general el Cocker goza de muy buena salud y puede vivir de 11 a 12 años, sin embargo tiene tendencias genéticas hacia algunas enfermedades, como por ejemplo, alergias en la piel, problemas de mordida, otitis, cataratas, tumores benignos o sordera. A veces son propensos también a la agresión hacia otros perros.