Los perros clonados, ¿un negocio legal?

25 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Los animales y sus clones tienen diferencias; puede haberlas en el pelaje, pero sobre todo en su temperamento y en su forma de comportarse, y es que son como hermanos gemelos que nacen en épocas distintas y que tienen sus propias particularidades

La pregunta sigue siendo si es éticamente correcto. Para analizar si los perros clonados son un negocio legal, hay que estudiar el contexto en el que se produce.

Para algunos científicos y empresas siempre será legal facilitar a los dueños la cercanía con un ser perdido. Para los detractores, la manipulación sentimental de quienes pueden pagar por una copia genética es un punto en contra.

¿Qué es la clonación?

La clonación se inicia con la recolección de células de un perro vivo o con un máximo de cinco días tras su muerte. Se extrae el núcleo de esa célula, que contiene el ADN, y se inyecta en el óvulo de una hembra de la misma especie. Se deja desarrollar hasta obtener un embrión, que se coloca en el útero la madre y que tendrá los cachorros tras 60 días de gestación.

La primera clonación de un perro de la que se tiene conocimiento ocurrió en Seúl, Corea del Sur, en 2005. Se trató de un lebrel afgano llamado Snuppy creado con la misma técnica utilizada en la oveja Dolly nueve años antes. Ella fue el primer mamífero concebido por clonación a partir de una célula de un animal adulto.

Snuppy murió en el 2015 cuando acababa de cumplir 10 años. Su clonación fue obra de Hwang Woo-suk, un investigador coreano acusado de falsificar procedimientos e informes. Fue condenado, pero no encarcelado, por quebrantar las leyes surcoreanas que regulan la bioética y también por apropiación indebida. Pero la clonación sí fue su obra y se le reconoció.

Perros clonados, ¿negocio legal?

Algunos científicos centran el argumento en la posibilidad de utilizar la transferencia nuclear de células somáticas hacia un óvulo para crear un embrión. Esto favorecería la clonación de animales en peligro de extinción.

Perros clonados

¿En peligro de extinción? ¿Por qué?

Esa posibilidad de perpetuar animales en vías de extinción da peso al proceso de clonación. Lo que se pide es que sea un trabajo controlado, con fines netamente científicos. Que no se haga para manipular los sentimientos de personas con dinero, que podrían más bien adoptar a otros animales en situación de riesgo.

Las consideraciones científicas se extienden aún más. Si un animal está en peligro de extinción, ¿antes de clonarlo no sería pertinente indagar sobre las razones de su desaparición? Si existe la capacidad de revertir esas condiciones, la clonación tendrá sentido.

¿Inmoral y frívolo?

Hay quienes consideran la clonación inmoral; para otros es una verdadera frivolidad. Los detractores alegan que se trata de la manipulación sentimental hacia personas con dinero. Estas tienen capacidad de pagar por una especie de hermano gemelo, o un doble, de un animal que les fue emocionalmente significativo.

Las argumentaciones van más allá. Si se acepta que algunas personas quieren tanto a los perros como otras a sus hijos, ¿es posible clonar los hijos que hayan muerto?

¿Exactamente iguales?

Al no lograrse una exactitud total surgen los cuestionamientos sobre esas copias genéticas. Si no se logra una copia fiel y exacta de una mascota fallecida que fue muy importante para su propietario, ¿qué sentido tiene? ¿Por qué no destinar esa cantidad  de recursos para salvar animales en peligro de muerte?

Clonación en perros

Si se asume a los animales como seres que sienten, que tienen una complejidad genética, psicológica y fi­siológica propia, los alegatos en contra aumentan. A la clonación se la ve como un negocio que convierte a los animales en mercancía. Se la acusa de priorizar su valor emocional sobre el que tienen como individuos únicos.

El sufrimiento de las madres subrogadas o sustitutas es otro argumento. Ellas  deben ser operadas hasta tres veces. Primero se les extraen los óvulos, luego se les inserta el embrión y luego se saca el cachorro. En ese proceso ellas sufren y algunas mueren.

¿Qué y para qué se clona?

Para algunos científicos el debate ético se centra en lo que se clona. Si es una célula para experimentos puntuales, in vitro, no se oponen. Si se trata de seres vivos, la situación cambia. La discusión se centra en torno a crear vida sin tener la posibilidad de controlar las consecuencias que ello podría generar.

Las discusiones sobre si los perros clonados son un negocio legal se mantienen. Mientras tanto, Miss Violet y Miss Scarlet entretienen a su dueña, la actriz Bárbara Streisand. Ella reconoce que, aunque son muy parecidas, tienen personalidades distintas a la de Samantha, su querida compañera fallecida un año antes.

  • uco.es. 2010. La clonación de animales. Extraído de: http://www.uco.es/zootecniaygestion/img/pictorex/25_11_50_clonacion_arg_brasisl.pdf
  • Colombia Médica. Universidad del Valle. Clonación animal. Extraído de: http://www.redalyc.org/pdf/283/28335209.pdf