Los cuidados de una tortuga de agua

10 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Es esencial proporcionar una alimentación completa y equilibrada a la tortuga de agua, para evitar déficits nutricionales que favorecen el desarrollo de numerosas patologías

La tortuga de agua se ha vuelto una mascota más popular, en especial entre los niños. Si bien requieren un mantenimiento relativamente simple, estos reptiles también necesitan ciertos cuidados básicos para preservar una óptima salud. A continuación, te contaremos cómo cuidar a una tortuga de agua.

Cuidados esenciales para una tortuga de agua

1. Eligiendo la piscina ideal para tu tortuga

Una tortuga de agua doméstica pasará prácticamente toda su vida en el interior de su terrario. Por ello, uno de los cuidados esenciales es elegir con cuidado y consciencia la piscina donde tu mascota deberá encontrar las condiciones óptimas para su desarrollo.

En este sentido, es esencial recordar que las tortugas de agua pueden crecer bastante desde su llegada al nuevo hogar. Por lo general, los cuidadores adquieren crías que solo poseen algunas semanas de vida, y que pueden llegar a cuadriplicar su tamaño en la fase adulta.

Por todo ello, es esencial conocer a la especie antes de adoptarla para elegir un acuario de dimensiones adecuadas. Las tortugas acuáticas son activas y les gusta nadar libremente para ejercitarse y expresarse.

Tortugas nadando

En la práctica, el terrario de estos reptiles debe ser suficientemente grande para permitirle nadar y moverse cómodamente. En líneas generales, se recomienda que las dimensiones de la piscina sean tres o cuatro veces más grandes que la tortuga.

2. Preparando el acuaterrario para tu tortuga

Las tortugas de agua son especies ‘de sangre fría’, es decir, que dependen de las condiciones ambientales para regular su propia temperatura corporal.  Este mecanismo de termorregulación –a partir de factores externos al organismo– se denomina poiquilotermia  y se observa en numerosas especies de reptiles.

Ello significa que, si bien tu tortuga pasará muchas horas debajo del agua, también necesitará un espacio seco donde pueda tomar sol, secar su cuerpo y regular su temperatura corporal. Para garantizar la disponibilidad de luz, principalmente en invierno, se puede instalar una lámpara en algún rincón estratégico del estanque.

Tortugas en tierra

La temperatura óptima del agua en el terrario de tu tortuga debe quedar entre  24 ºC y 26 ºC. Para mantener esta temperatura ideal durante todo el año, puede emplearse un sistema de calefacción utilizado frecuentemente en peceras y estanques.

3. Alimentación equilibrada de la tortuga de agua

La nutrición es uno de los más importantes cuidados de una tortuga de agua, ya que resulta esencial para el desarrollo de capacidades físicas y cognitivas. El tipo de dieta de tu tortuga dependerá de su edad, de su especie y de su estado de salud.

Por lo general, las tortugas necesitan consumir una mayor cantidad de proteínas durante su periodo de maduración, que se extiende hasta su tercer año de vida. En esta primera fase de desarrollo, el reptil presenta un crecimiento acelerado y su nutrición debe contener buenas fuentes de proteínas animales, como lombrices, grillos, pequeños peces y crustáceos.

A partir de su tercer año de vida, la tortuga disminuirá gradualmente el consumo de proteínas de origen animal hasta volverse mayormente herbívora. Se recomienda incorporar algas marinas comestibles, hojas verdes y lechuga en su dieta para prevenir cuadros de estreñimiento que son comunes en estas especies.

Alimentación ideal de una tortuga

En las tiendas especializadas, es posible encontrar piensos para tortugas de agua. Estos alimentos son interesantes, pues contienen las proporciones equilibradas según los requerimientos nutricionales de estos reptiles. No obstante, es muy recomendable incorporar también alimentos frescos y naturales para complementar la nutrición de tu tortuga.

4. Alimentos prohibidos para las tortugas de agua

A continuación, listamos los alimentos que no deben ser incorporados en la alimentación de una tortuga de agua, ya que pueden resultar tóxicos.

  • Vegetales: evitar la incorporación de pimientos, habas, champiñones, espárragos, batatas y calabazas en la dieta de tu tortuga.
  • Carnes: no se recomienda dar carnes rojas o blancas con alto contenido de grasas a las tortugas de agua. Las mejores fuentes de proteínas animales son los pescados, las lombrices, los crustáceos y pequeños insectos.
  • Frutas: las mejores frutas para tortugas son las manzanas, peras, sandías y melones. No se debe ofrecer cítricos o plátanos.

5. Medicina preventiva para una tortuga de agua

Al igual que las mascotas más ‘tradicionales’, las tortugas también pueden enfermar fácilmente si no reciben una adecuada medicina preventiva. La mala higiene en los estanques suele ser la principal causa de enfermedades en las tortugas de agua, pues favorece la proliferación de microorganismos y agentes patógenos en la piscina.

Uno de los cuidados esenciales para preservar su buena salud es mantener una óptima higiene en el estanque, y realizar un cambio semanal del agua. La limpieza profunda debe ser hecha al menos una vez cada dos meses, con jabón neutro y agua tibia.

Por último, y no menos importante, es necesario realizar visitas preventivas cada seis meses a un veterinario especializado para constatar el estado de salud de tu tortuga de agua.

  • Tetra.net. Iniciación al cuidado de tortugas de agua. Extraído de: https://www.tetra.net/~/media/downloads/brochures_spain/t064747-turtle_es-brochure.pdf
  • petco.com. Tortuga acuática. Extraído de: https://www.petco.com.mx/pdf/Tortuga%20Acuatica%20ok.pdf