Los cachorros y los niños: enséñales cómo tratarlos

Mariela Ibarra Piedrahita 11 febrero, 2015

El sueño de muchos niños es poder crecer y desarrollarse junto a un inseparable e incondicional amigo, un perro. A su vez para un cachorro la compañía de un infante puede ser sumamente enriquecedora, pues el niño podrá seguirle perfectamente el ritmo. Sin embargo, existen cosas que se les deben enseñar para que puedan tener una convivencia lo más sana posible, y que después la relación entre los cachorros y los niños no se te vaya a convertir en un campo de batalla.

En el ejemplo está la enseñanza

cachorros y niños 2

Esto puede sonar a cliché, pero la base de la educación de un niño radica en el ejemplo. Es difícil que un niño cuide y vele por la integridad de un cachorro si tú mismo no das el ejemplo. Esto no significa que no puedas corregir a tu mascota, simplemente hazlo en la medida justa y sin usar la violencia.

En muchos casos de niños que abusan de mascotas se ve que es una actitud aprendida de los padres, o un acto que el niño infringe en la mascota como reflejo de violencia padecida por él.

Un cachorro es un ser vivo, no un juguete

Algo que debes tomar en consideración es enseñarle a tu hijo que el cachorro no es un juguete, que es un ser vivo con emociones, que siente dolor y necesita ser cuidado y protegido. Utilizar perros, gatos u animales pequeños como ejercicio de responsabilidad para los niños, termina muchas veces en la muerte del animal producto de negligencia o descuido, por lo tanto piensa que si quieres que tu hijo comparta con una mascota lo mejor es que te responsabilices también de su cuidado, no lo dejes en manos de los niños, no los dañarán por maldad, sencillamente no tienen los criterios de juicio suficientes para evaluar situaciones que pueden ser riesgosas para los animales.

Teniendo en cuenta el punto anterior revisemos algunas recomendaciones:

  •  Se le debe indicar al niño que no debe tirar de la cola, orejas o patas del cachorro, pues puede hacerle daño.
  • Si desea cargarlo debe hacerlo mientras está sentado en el suelo, así evita el riesgo de una caída y los posibles daños producto del accidente.
  • El niño debe respetar los horarios de sueño del cachorro, explícale que el animal está en pleno crecimiento y necesita reponer energías para crecer sano y fuerte.
  • Enséñale a respetar al cachorro, a no molestarlo, retirarle el alimento, amarrarle cosas, pincharlo, etc. Esta será una buena lección para que tu hijo aprenda a valorar a los animales y a proteger la vida.
  • Repréndelo con firmeza si observas que maltrata al cachorro, por ejemplo si lo pisa a propósito o le introduce cosas en los ojos u oídos.

El cachorro también debe aprender

cachorros y niños 3

Recuerda que los perros crecen más rápido que los niños, y un perro intolerante o que no acate instrucciones puede ser un riesgo, en especial cuando se tienen niños pequeños.  Así como el niño tiene que saber que no puede molestar o dañar al perro, el perro tiene que saber que parte de su deber es proteger al niño.

Una de las ventajas de que crezcan juntos es que se desarrollan vínculos de confianza y es difícil que se dañen el uno al otro si se los educa de la manera adecuada.

Otras cosas que debe saber un cachorro que va a vivir con niños son:

  • No tocar los juguetes de los niños, en especial si son bebés.
  • No lamer los cubiertos con los que come el niño.
  • No debe saltarle encima, o sobreexcitarse demasiado jugando con ellos.
  • Debes acostumbrarlo a que alerte si está estresado, esto lo hacen a través de los gruñidos. Por muy contradictorio que suene NO se debe inhibir a un perro a que gruña, con esto eliminas la tendencia que tienen a avisar cuando van a morder. Este es el principal motivo por el que los perros atacan sin previo aviso.

Una recomendación extra

No dejes nunca, por ningún motivo a un niño solo con un perro, por muy entrenado que esté o por mucho que haya pasado en la familia, no sabemos qué situación puede desencadenar una mala reacción por parte de un perro, al igual que no sabemos qué tipo de cosas pueda hacerle el niño.

Te puede gustar