Los beneficios de la quiropráctica animal

Aitana Bellido · 27 marzo, 2019
La quiropráctica como medicina alternativa para animales está empezando a ganar terreno en el mercado

Los principios y las prácticas de la quiropráctica animal no están muy alejadas de las que normalmente se utilizan en humanos. La comunidad veterinaria tiene, eso sí, opiniones encontradas en cuanto a su efectividad.

Qué es exactamente la quiropráctica animal

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la quiropráctica como «la profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de los trastornos del sistema neuromusculoesquelético y de sus efectos en la salud en general».

La Asociación Española de Quiropráctica, por su parte, añade que los profesionales de esta disciplina se dedican principalmente a corregir posibles disfunciones articulares de la columna vertebral, también denominadas subluxaciones vertebrales.

En los animales, las subluxaciones también pueden darse por una falta de movimiento en otras articulaciones. Estas lesiones están, normalmente, provocadas por traumatismos, falta de ejercicio, dificultades en el parto o el deterioro físico por la edad.

Técnicas quiroprácticas más comunes para tu gato

La quiropráctica animal se centraría, en este caso, en recuperar la movilidad vertebral y del resto de las articulaciones, lo que mejora la resistencia y la flexibilidad de la musculatura y el esqueleto del animal.

La polémica en torno a la efectividad de la quiropráctica animal

Aunque existen diversas asociaciones dedicadas a formar profesionales veterinarios en quiropráctica animal, como la Asociación Iberoamericana de Quiropráctica Veterinaria o la American Veterinary Quiropractic Association (AVCA), lo cierto es que no muchos veterinarios optan por diplomarse en esta disciplina, a pesar de lo cual siguen ofreciendo tratamientos.

Esta falta de formación tiene mucho que ver con la percepción extendida de que la quiropráctica animal es un tipo de medicina alternativa y, como tal, no está reconocida por grandes organizaciones veterinarias como la European Board of Veterinary Specialisations (EBVS).

La quiropráctica se centra en la corrección de la postura, la manipulación de la columna vertebral y la recuperación de la funcionalidad articular, pero no hay muchos informes oficiales que respalden la efectividad de sus tratamientos.

Quiropraxia en gatos

Los escasos estudios disponibles suelen estar financiados por instituciones que ofrecen cursos formativos en quiropráctica animal, por lo que es difícil determinar la imparcialidad de sus resultados.

Posibles riesgos para los animales

Los riesgos de confiar la totalidad del tratamiento de una lesión a la quiropráctica animal dependen de su gravedad. Estamos ante una disciplina más bien paliativa que, aunque puede llegar a producir beneficios a largo plazo en términos de mejora de postura y de flexibilidad, carece de la efectividad de los tratamientos veterinarios que pueden ofrecer las clínicas y hospitales para animales.

Un tratamiento conjunto entre el veterinario y el quiropráctico es la mejor manera de garantizar el bienestar de nuestra mascota. Las terapias veterinarias no convencionales están empezando a ganar terreno entre los dueños, aunque su éxito muchas veces se debe a un temor irracional a la medicina convencional, incluida la que trata a las personas.

Los movimientos antivacunas también pueden llegar al mundo de las mascotas, por lo que se recomienda tomar las precauciones necesarias para garantizar la salud de nuestros animales y de las personas que están a nuestro al rededor.

  1. French SD, Green S, Forbes A. Reliability of chiropractic methods commonly used to detect manipulable lesions in patients with chronic low-back pain. J Manipulative Physiol Ther. 2000 May;23(4):231-8.