Los aguiluchos en España están en peligro

Eugenio Fernández · 30 julio, 2018
Estas rapaces anidan en los campos que se dedican a las cosechas, cuyos métodos de trabajo mediante maquinaria han provocado una gran merma en sus poblaciones

Los aguiluchos en España son aves rapaces muy amenazadas. Encontramos principalmente tres especies: el aguilucho lagunero, el aguilucho pálido y el aguilucho cenizo.

En Europa hay una cuarta especie de aguilucho: el papialbo; si bien esta especie es muy rara en la península ibérica, el cambio climático podría forzarle a comenzar a pasar más por nuestro país.

Aguiluchos en España: ¿qué son?

Estas aves rapaces se llaman aguiluchos debido a que tienen un porte de águila de menor tamaño y espectacularidad, aunque son aves muy nobles y necesarias para nuestros ecosistemas.

No poseen patas emplumadas y sus alas son más estrechas que las de un águila clásica, pensadas para realizar vuelos más ágiles, por lo que los aguiluchos en España se especializan en planeos a alturas bajas para poder capturar pequeños mamíferos.

Aguiluchos en España: ¿cómo diferenciarlos?

Los aguiluchos en España pueden llevar a confusiones, aunque el aguilucho lagunero es el más fácil de diferenciar, ya que es el de mayor tamaño y el que posee la cola más ancha.

Mientras que el macho de aguilucho pálido es pardo, de forma similar al busardo ratonero, la hembra es inconfundible: tiene la cabeza, los hombros y la garganta de un color marrón claro que recuerda al óxido.

El aguilucho pálido y el aguilucho cenizo, sin embargo, son más parecidos: son aves rapaces más pequeñas que el aguilucho lagunero que destacan por sus tonos grises. El aguilucho pálido es más robusto, de un gris más azulado y cuyas hembras son pardas rojizas.

Aguilucho en peligro de extinción

Mientras, el aguilucho cenizo es más estilizado y su color gris es más parecido al plomo, e incluso hay ejemplares casi negros.

Sin embargo, estas aves rapaces son las más difíciles de diferenciar, por lo que para comenzar sigue consejos para observar fauna salvaje y primero diferencia especies más sencillas, como a todos los habitantes del muladar.

Aguiluchos en España: ¿cómo se comportan?

Una de las principales características de la biología de los aguiluchos en España es el hecho de que anidan en el suelo: a diferencia de otras rapaces, que anidan en rocas o árboles, estas tres aves rapaces usan el suelo para fabricar sus nidos.

En el caso del aguilucho lagunero, el nido debe ser especialmente robusto, ya que puede verse afectados por cambios del nivel del agua. Y es que, como su nombre indica, son animales muy ligados a nuestros humedales, uno de los ecosistemas más amenazados de nuestro país debido al cambio climático.

Por contra, el aguilucho lagunero y el aguilucho cenizo son aves fuertemente ligadas a nuestros campos de cereal: en verano, estas aves llegan para poner sus nidos en los campos de trigo y otros cereales.

Antiguamente, a estas aves les daba tiempo a marcharse antes de que se retirase la cosecha. Además, los métodos manuales no tenían tanto impacto sobre estas aves. Sin embargo, las grandes cosechadoras y los cambios en los patrones de cultivo están acabando con ellos.

Crías de aguilucho

Los aguiluchos en España, bajo seria amenaza

Esto ha provocado que en los últimos 10 años se hayan reducido mucho las poblaciones de aguiluchos en España: el descenso es de un 20% las poblaciones de aguilucho cenizo y un 50% las de aguilucho pálido, algo que preocupa enormemente a los expertos.

Es importante señalar que los aguiluchos son animales que controlan plagas de forma natural: topillos y otros roedores pueden convertirse en un auténtico problema para los cultivos, por lo que tener agiluchos en nuestros campos es beneficioso, especialmente para los agricultores.

En ese sentido, organizaciones como SEO trabajan en conjunto con agricultores para indemnizarles por esa superficie que se protege. En caso de que los aguiluchos migren antes de la cosecha no hay problema, pero en caso contrario hay que proteger el nido.