Legalidad de la composición de la comida para mascotas

3 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
En este artículo hablaremos precisamente sobre esta cuestión que despierta cada vez más debates en España y en el mundo: la legalidad de la composición nutricional y de las marcas de los piensos para mascotas.

El marketing ya nos ha demostrado su poder de persuasión y una increíble capacidad de reinventarse constantemente, la cual ha sido potenciada por el alcance masivo de Internet. No obstante, ¿qué ocurre cuando hablamos de la nutrición de nuestros mejores amigos? ¿Realmente tenemos cualquier consciencia con respecto a la composición de la comida para mascotas? ¿O simplemente consumimos lo que nos dicen las publicidades?

Con ello, no queremos decir que necesariamente las campañas de marketing recurran a argumentos engañosos para ejercer su poder de convencimiento sobre los consumidores. Pero van creciendo las denuncias y alertas sobre informaciones manipuladas estratégicamente en los envases de productos alimenticios para animales de compañía.

El objetivo de estas manipulaciones es hacer a los productos parecer mucho más nutritivos y naturales de lo que realmente son, en términos estrictamente moleculares o biológicos.

Todas las polémicas y discusiones a este respecto parecen conducirnos hacia el mismo cuestionamiento clave: ¿no existe una regulación o una normativa que regule y controle la composición de la comida para mascotas?

En definitiva, se trata de controlar que las compañías de la llamada industria pet proporcionen productos adecuados y seguros, para lo cual habría que considerar los requerimientos nutricionales y biológicos de cada animal.

¿Existen leyes específicas sobre la composición de la comida para mascotas?

Aunque no siempre sean tan detallados y transparentes como deberían, lo cierto es que la mayoría de los países cuentan con parámetros de calidad y normas básicas de higiene que rigen la producción y comercialización de los piensos y demás alimentos industrializados destinados a la nutrición de nuestras mascotas.

Perro comiendo pienso

No obstante, estas normativas han evolucionado de forma muy lenta o insuficiente, especialmente si las comparamos al ritmo de crecimiento y diversificación de la industria pet.

Por otro lado, debemos considerar que, aunque los piensos hoy parezcan existir «desde siempre», los alimentos específicamente fabricados para animales de compañía solo han empezado a producirse a finales del siglo XIX.

Analizando estas fechas es natural que, durante varias décadas, la legislación no haya tenido que contemplar una actividad que aún no existía o solo empezaba a dar sus primeros pasos.

Pero es evidente que este se ha convertido en un poderoso sector de la industria a nivel global. Así que se ha hecho necesario establecer ciertos requisitos para garantizar que las fabricas cumplieran los estándares mínimos de higiene y seguridad, tanto en lo referido a sus empleados como en lo relativo a los consumidores de sus productos: las mascotas y también sus tutores.

¿Qué dicen las leyes sobre la fabricación y comercialización de piensos para mascotas?

En primer lugar, es indispensable que un establecimiento cumpla con las normas básicas de seguridad e higiene para la fabricación, manipulación y comercialización de alimentos para mascotas, sobre todo en lo referido al procesamiento y conservación de la materia prima utilizada en su elaboración. Es fundamental evitar cualquier contaminación.

Ya sabemos que puede sonar extraño en un mercado ampliamente dominado por marcas mundialmente reconocida, pero lo cierto es que existen varias empresas ilegales que no respetan los parámetros de legalidad vigentes en el país. Por desgracia, sus productos se pueden encontrar en las góndolas de algunos comercios locales.

Afortunadamente, en España es relativamente fácil averiguar si una marca de alimentos para mascotas está debidamente registrada ante las autoridades pertinentes. Al entrar en su sitio o página web oficial, deberíamos encontrar rápidamente su nombre social, el CIF y el numero de inscripción en el registro mercantil.

Composición de la comida para mascotas

Macronutrientes, porcentajes y composición de la comida para mascotas

Ahora bien, llegamos al punto más delicado de las actuales normativas: las grandes lagunas legales en lo que se refiere a la composición de la comida para mascotas.

Un ejemplo son las proteínas en los piensos para perros. En líneas generales, se recomienda que los tutores den preferencia a alimentos de línea premium con un porcentaje mínimo de 25 % de proteínas.

Sin embargo, con solo fijarse en la cifra mencionada en el envase, el consumidor no logra identificar claramente si estas proteínas son de origen animal o si provienen de cereales y granos, como la soja y el maíz, que pueden provocar alergias y trastornos digestivos a las mascotas.

Más allá de resguardar el derecho del consumidor de acceder a una información nutricional completa y transparente, las normativas sobre la composición de la comida para mascotas deben servir para asegurar que nuestros mejores amigos tengan una nutrición biológicamente apropiada y segura.

  • Federación Europea de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía. 2017. Guía nutricional. Extraído de: https://www.um.es/documents/14554/744854/Guias-Nutricionales-FEDIAF-es-2017.pdf/410142b0-9ad7-4752-a0a7-3b102b1dc3c0
  • Ley 17/2011, de 5 de julio, de seguridad alimentaria y nutrición. Extraído de: https://www.boe.es/buscar/pdf/2011/BOE-A-2011-11604-consolidado.pdf