La limpieza de los ojos de tu perro: consejos y recomendaciones

Aitana Bellido · 23 marzo, 2018
Estos pueden variar según la raza, ya que la cantidad de pelaje alrededor de los ojos influye directamente en los hábitos de higiene a adoptar

La limpieza de los ojos de tu perro es esencial para el cuidado de tu mascota, sobre todo porque los canes suelen estar expuestos a diversos estímulos y actividades que pueden comprometer su higiene ocular y dar lugar a molestias e incluso infecciones. Gracias a estas simples recomendaciones podrás cuidar mejor su vista y prevenir futuros problemas.

Secreciones naturales que debes tener en cuenta

Tanto los ojos de los animales como los de las personas segregan una serie de fluidos de forma continua que les ayudan a mantenerse húmedos durante el sueño. Estos Producen legañas, que puede pueden ser blanquecinas, verdosas o venir acompañadas de pus, en cuyo caso es muy probable que estemos ante una infección ocular.

El color verdoso de las legañas, si bien no resulta preocupante en humanos, en animales suele ser indicador de un problema subyacente. Los perros suelen tenerlas de un color blanquecino y no suelen tener muchas dificultades para expulsarlas del ojos.

Thelaziosis ocular canina: tratamiento

Las verdosas se pegan en los lacrimales, irritan el ojo y en el caso de que no se eliminen de forma natural pueden dar lugar a infecciones.

El tipo de raza que tengamos influye en los hábitos de limpieza ocular de nuestra mascota. Por ejemplo, si tenemos un perro con hocico corto, lo más probable es que las legañas, una vez expulsadas, acaben acumulándose en los pliegues de la piel del hocico, lo que puede dar lugar a una irritación de la piel.

Si tenemos un perro con abundante pelo, sobre todo alrededor de los ojos y la frente, como suele pasar con los Yorkshire, lo más recomendable es recortárselo habitualmente para evitar que entren gérmenes y demás cuerpos extraños en el ojo que puedan provocar una conjuntivitis.

Limpieza ocular en perros

Limpieza de los ojos de tu perro: remedios caseros

En el caso de que queramos adquirir una serie de hábitos de higiene que prevengan futuras enfermedades, la limpieza de los ojos de tu perro puede llevarse a cabo en casa de forma cómoda y segura. Entre los métodos de limpieza más sencillos y comunes, encontramos:

  • Limpieza de ojos con un paño húmedo o una esponja. Asegúrate de humedecerlos con agua a temperatura ambiente y de no empaparlos por completo: tu perro podría sentirse incómodo y asociar esta práctica con algo desagradable.
  • Intenta no utilizar toallitas o servilletas de papel a la hora de la limpieza de los ojos de tu perro. Una vez mojadas, suelen deshacerse y dejar trozos de papel diseminados por la cara del animal que pueden llegar a introducirse en sus ojos.
  • Existen en el mercado una serie de toallitas previamente humedecidas que suelen utilizarse para este tipo de casos. La variación de los precios y las marcas afecta a la calidad de los ingredientes que utilizan en su fabricación, así que lee su composición y asegúrate de que están dirigidas a animales y no a personas.
  • Si quieres limpiarle la cara a tu perro, intenta utilizar solo agua. Los geles y champús no tienen por qué utilizarse en esta zona, y pueden irritar los ojos de tu mascota con mucha facilidad.
  • Bajo los lacrimales de muchos animales, gatos y perros incluidos, se suelen formar unas manchas blanquecinas que no son sino el resultado de la reacción que experimentan las lágrimas de los animales hacia las bacterias circundantes. Lo más habitual es que se eliminen con una suave pasada de un paño húmedo, pero existen soluciones en el mercado que pueden ayudar a limpiar las manchas más difíciles. Si hay un exceso, consulta a tu veterinario, ya que pueden ser señal de una enfermedad subyacente.