La influencia de las emociones en las mascotas

Aunque no lo creas, tu estado de ánimo puede influir de manera positiva o negativa sobre tus mascotas. Si quieres conocer más acerca de las interacciones entre los humanos y sus animales de compañía, te invitamos a leer las siguientes líneas.
La influencia de las emociones en las mascotas
Sebastian Ramirez Ocampo

Escrito y verificado por Médico veterinario y zootecnista Sebastian Ramirez Ocampo.

Última actualización: 06 mayo, 2022

A diferencia de otros animales domesticados, aquellos que son considerados mascotas como los perros y los gatos tienen una relación más estrecha y especial con el hombre.

Por ejemplo, el perro ha desarrollado la capacidad de entender varias señales corporales del ser humano. Esto posiblemente se ha dado por la necesidad de supervivencia o por la colaboración en actividades de trabajo u ocio. Como lo expone un artículo publicado en la revista Psychology Research & Behavior Management, estas situaciones han generado un vínculo entre el can y su dueño, similar a la de un niño pequeño con sus padres.

Por otro lado, aunque el gato es considerado un animal solitario, recientes estudios han demostrado que estos tienen habilidades sociales similares a la de los perros, aunque un poco menos desarrolladas. De igual manera, a pesar de su fama de independientes, la relación del gato y su propietario es determinante para su supervivencia.

Las mascotas son especialistas en detectar emociones humanas

De acuerdo a diferentes estudios, los perros tienen la capacidad de interpretar nuestras expresiones faciales y percibir la entonación de nuestras palabras. Por otra parte, son capaces de identificar emociones como el miedo o la ansiedad. Esto se da por la habilidad de detectar cambios en el olor corporal o la emisión de determinadas hormonas.

Un estudio publicado en la revista Learning & Behavior descubrió que los perros responden a emociones básicas reflejadas en las caras de las personas, como el enfado, el miedo, la felicidad, la tristeza, la sorpresa y el disgusto. Así mismo, en situaciones de estrés como cuando se escucha el lloriqueo de un bebé, producen la hormona del cortisol, al igual que los seres humanos.

Entre otras cosas, las personas también tienen una percepción alta en cuanto a la capacidad de identificar las emociones en los animales. Por ejemplo, dos estudios conducidos en el Reino Unido determinaron que más del 80 % de los propietarios reconocían en sus mascotas emociones primarias como la alegría o la tristeza. Por otra parte, más del 50 % distinguían en los animales emociones secundarias como la vergüenza o el orgullo.

Cómo influyen los estados de ánimo en nuestras mascotas

Conocido como contagio emocional entre especies, la conexión estrecha entre los humanos y sus mascotas hace que animales, como los perros o los gatos, puedan sentir, entender y compartir nuestras emociones. Esta transmisión depende principalmente de la emisión de hormonas como la oxitocina y el cambio en el olor corporal en los humanos. También influyen la activación de ciertas neuronas y procesos fisiológicos tanto en los animales como en sus propietarios.

Por ejemplo, cuando las personas proyectan sentimientos de calma y confianza, los perros tienden a interpretar su entorno como seguro. Así mismo, si se transmiten sentimientos de alegría o felicidad, las mascotas reflejarán estas emociones en su comportamiento. Esto se manifestará en una baja agresividad y una alta sociabilidad.

Por otro lado, los perros tienen la capacidad de entender las emociones de los humanos que son importantes para ellos. Como muestra de esto, una investigación publicada en la revista Canadian Journal of Experimental Psychology evaluó las reacciones de diferentes canes ante personas que simulaban llorar o reír. Encontraron que los perros mostraban mayor atención hacia aquellos que estaban llorando.

Emociones negativas

Sin embargo, las emociones negativas que sentimos también tienen gran repercusión sobre nuestras mascotas. Ambientes emocionales tóxicos o inestables, pueden provocar conductas indeseadas en nuestras mascotas. Pueden presentarse vómitos, defecaciones en lugares donde no lo solían hacer o en casos peores, desarrollo de enfermedades. De igual manera, ambientes agresivos harán que la mascota adquiera este tipo de comportamientos. Por lo que se verá un animal en constante estrés y en estado de alerta.

En los gatos se ha demostrado que la inestabilidad emocional de sus propietarios puede generar comportamientos más agresivos y ansiosos.Además de manifestar actitudes anormales, como orinar o defecar en sitios que antes no usaba.

Mujer y sus mascotas

Entornos saludables

Podría decirse que nuestras mascotas se han adaptado perfectamente a la vida del hombre. Quizás con habilidades mentales y sociales diferentes. Esta interacción ha llegado a un punto en que nuestros estados de ánimo pueden influir directamente en cómo se puedan sentir en determinado momento.

Por tal motivo, es necesario crear estilos de vida saludables en nuestros hogares. Debemos buscar una armonía emocional para el beneficio nuestro y de nuestros animales de compañía.

Tendremos entonces que evitar comportamientos agresivos o situaciones de alto estrés, y mantener rutinas en donde se cumplan las necesidades básicas de nuestras mascotas, como la alimentación, la actividad física y el cuidado emocional.



  • Aragunde-Kohl U, Gómez-Galán J. Interaction and Emotional Connection with Pets: A Descriptive Analysis from Puerto Rico. 2020;10(11).
  • Arahori M, Kuroshima H, Hori Y, Takagi S, Chijiiwa H, Fujita K. Owners' view of their pets' emotions, intellect, and mutual relationship: Cats and dogs compared. Behavioural processes. 2017;141(Pt 3):316-21.
  • Brahams D. How pets can reduce feelings of isolation and loneliness during Covid-19 and beyond: A personal view from London. The Medico-legal journal. 2021;89(1):2-3.
  • Brooks HL, Rushton K, Lovell K, Bee P, Walker L, Grant L, et al. The power of support from companion animals for people living with mental health problems: a systematic review and narrative synthesis of the evidence. BMC psychiatry. 2018;18(1):31.
  • Friedman E, Krause-Parello CA. Companion animals and human health: benefits, challenges, and the road ahead for human-animal interaction. Revue scientifique et technique (International Office of Epizootics). 2018;37(1):71-82.
  • Monsen RB. Children and pets. Journal of pediatric nursing. 2001;16(3):197-8.