La castración química en el perro: ¿en qué consiste?

14 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Para aquellos canes que, por alguna condición médica, no pueden entrar en quirófano, la castración química puede ser una opción.

La esterilización quirúrgica es la forma más segura y efectiva de controlar la reproducción de los perros, además de evitar la aparición de otras patologías. No obstante, el uso de la castración química en el perro, se está extendiendo como una vía para evitar la sobrepoblación de perros callejeros.

Se estima que alrededor del 75 % de los perros que habitan el planeta, vagan y se reproducen por diversos sitios, sin ningún tipo de control. Esto puede acarrear serios problemas, como la transmisión de enfermedades al ser humano, a otras mascotas y al ganado. Por otra parte, es posible que se den casos de ataques a personas y accidentes de tráfico.

Los métodos de castración química incluyen fármacos hormonales, inmucontraceptivos y químicos esterilizantes inorgánicos. Todos ellos tienen el mismo objetivo: evitar que los animales puedan reproducirse. Además, en algunas regiones donde la castración quirúrgica no está culturalmente aceptada (Rumanía, Las Bahamas, etc.), la castración química puede ser una buena alternativa.

Métodos hormonales de castración química en el perro

La regulación hormonal de la fertilidad en animales, comienza con una hormona sintetizada en el cerebro llamada: hormona liberadora de gonadotropinas (GnHR). Como su nombre indica, la GnHR controla la liberación de gonadotropinas, pero también de la hormona folículo estimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH). Estas, a su vez, regulan la producción de hormonas sexuales y, en última instancia, la espermatogénesis, la ovulación y el comportamiento sexual.

Los métodos hormonales de castración química en el perro, se centran en el uso de agentes que bloqueen los receptores de GnHR y, de este modo, como fin último, dejan de producirse espermatozoides.

La aplicación del tratamiento suele realizar a través de un implante bajo la piel. Este va liberando el agente que impide la acción de la hormona liberadora de gonadotropinas (GnHR).

Método inmucontraceptivo

Esta terapia de castración no quirúrgica en perros consiste en la creación de una vacuna anticonceptiva. Existen anticuerpos que juegan un papel importante en la reproducción. Por ello, si se utilizan antígenos que provocan la liberación de estos anticuerpos, podemos causar una infertilidad en el perro mientras exista suficiente concentración de los anticuerpos en sangre.

Perro pequeño a punto de ser vacunado.

Métodos químicos esterilizantes inorgánicos

Cualquier método químico para esterilizar machos debe cumplir tres criterios. En primer lugar, debe ser efectivo en todos los animales tratados o bien, en un alto porcentaje de ellos. Segundo, no puede tener efectos secundarios y debe ser seguro. Por último, deben tener un efecto permanente e irreversible después de una única administración.

Gluconato de zinc neutralizado con arginina

Este compuesto químico fue desarrollado para esterilizar químicamente a los perros machos. Su administración se lleva a cabo a través de una inyección intratesticular en el centro del testículo.

Esta medicación, da como resultado una fibrosis permanente e irreversibles de varias estructuras, como los túbulos seminíferos, rete testis y epidídimos. Por ello, se produce la esterilización del can. No obstante, el flujo hormonal permanece intacto. Visualmente, al cabo de un tiempo, los testículos se reducen en tamaño y pueden cambiar de forma o textura.

Cloruro de calcio

Uno de los compuestos químicos más utilizados es el cloruro de calcio. Como el anterior, se inyecta directamente en el testículo. Esto provoca una fibrosis, necrosis y degeneración de los túbulos seminíferos, de forma que no se pueden producir espermatozoides.

Es un método muy barato y que no provoca dolor, por lo que podría ser una alternativa a otros fármacos más caros y que pueden no estar disponibles en muchos países.

Cloruro de sodio hipertónico

El cloruro de sodio hipertónico puede ser una alternativa económica y fácil de administrar. Causa cambios degenerativos en los túbulos seminíferos testiculares a través de una inyección intratesticular.

Algunos estudios sugieren que este método es óptimo para perros jóvenes. Sin embargo, en perros adultos no funciona.

Ventajas y desventajas de la castración química en el perro

En algunos aspectos, la castración química en el perro puede ser una alternativa magnífica a la cirugía. A pesar de ello, también tiene su lado negativo. Lo mejor siempre es hablar con tu veterinario y que este te ofrezca las mejores opciones para tu perro.

Cachorro de pastor australiano.

Ventajas de la esterilización no quirúrgica en el perro

  • Es un procedimiento más barato y simple.
  • Además, es una buena opción para los tutores que temen la cirugía.
  • Las protectoras y organismos que ayudan a los animales podrías esterilizar muchos más.
  • Al no haber cirugía, se reduce el dolor, el estrés, la posibilidad de hemorragia, hernias, infecciones, entre otras consecuencias quirúrgicas.
  • En áreas en vías de desarrollo, donde no existen las instalaciones necesarias para llevar a cabo esterilizaciones, constituye un buena alternativa.

Desventajas de la castración química en el perro

  • Podrían aparecer efectos secundarios como dolor en el escroto, hinchazón, enrojecimiento e irritación
  • Pueden mostrarse otros síntomas como letargia o diarrea.
  • Se siguen produciendo hormonas sexuales, por lo que el comportamiento sexual del macho no desaparecería. Además, ciertas enfermedades provocadas por estas hormonas pueden producirse, como una hiperplasia de próstata o cáncer de testículo.

La castración química en el perro es un procedimiento que puede contribuir con el bienestar de tu mascota. Consulta con el veterinario para informarte con mayor detalle acerca de las ventajas que brinda y, qué tipo de cuidados deberás brindarle a tu mascota una vez haya pasado por el procedimiento.

  • Moreno, S., & Isabel, A. (2001). Castracion quimica en perros con gosipol.
  • Puga Jaramillo, E. P. (2016). Determinación y comparación evolutiva de los efectos adversos de castración quirúrgica con relación a castración química (gluconato de zinc), por vía intraepididimal como método opcional de esterilización en caninos (machos) para la aplicación en el control de fauna urbana en el Distrito Metropolitano de Quito (Bachelor's thesis, Quito: UCE).
  • Seid, A. M., & Terefe, D. A. (2019). Non-surgical castration methods to control stray dog population, a review. Online J. Anim. Feed Res, 9(6), 233-240.
  • Tataje Arancibia, T. B. (2014). Evaluación en campo de la castración química en perros usando gluconato de zinc.
  • Vargas, J. G., & Saavedra, M. P. (2015). Niveles de fosfatasa alcalina en semen de canino, castrados mediante epididectomía química. Investigación Valdizana, 9(2), 20-27.