Enfermedades de próstata en tu mascota

Francisco María García · 16 diciembre, 2017

Mucho se destaca la importancia de la previsión ante las enfermedades de próstata en el hombre; y aunque cueste creerlo, lo mismo se aplica para nuestros perros. Nuestros amigos de cuatro patas también comienzan a tener achaques en la próstata a medida que envejecen. Un diagnóstico y tratamiento temprano les brindará mayor bienestar en esta etapa.

La próstata es una glándula cuyo funcionamiento depende de las hormonas sexuales. Se ubica en la base de la vejiga y su tamaño depende de la raza y edad del perro.

¿Qué síntomas pueden verse en un perro con enfermedades de próstata?

Entre los síntomas de los cuales debemos estar pendientes se encuentran los relacionados con el aparato urinario. La dificultad al orinar, aumento de la frecuencia de micción pero en pequeñas cantidades, presencia de sangre en la orina, incontinencia o sangre en el pene, aunque el perro no orine, deberían llamar nuestra atención.

Los problemas al andar también podrían ser indicadores de enfermedades de próstata en nuestro perro. Al engrandecerse, la próstata hace presión sobre los nervios, lo que causaría cojera o que camine con rigidez.

La dificultad y dolor para defecar, así como las heces aplastadas, pueden ser causadas por la presión de la próstata sobre el intestino. También pueden presentarse síntomas como depresión, disminución del apetito y del peso, y fiebre, entre otros. En este sentido, el veterinario indicará los exámenes requeridos para un diagnóstico adecuado.

Las enfermedades de próstata más comunes en tu mascota

  • Abscesos: se trata de sacos lleno de pus en la próstata, lo que indica infección bacteriana. Los abscesos prostáticos deben ser drenados quirúrgicamente antes de que se produzca una peritonitis. El perro puede presentar dificultad para orinar y defecar, fiebre, falta de apetito y dolor.
  • Hiperplasia prostática: es una de las enfermedades de próstata más comunes, cuya probabilidad aumenta con la edad. Consiste en el aumento de las células de la glándula prostática que conduce a un aumento de tamaño de la próstata.

Esta patología es frecuente en animales mayores de ocho años, y puede ocasionarle al perro dificultad al defecar. Una ecografía, palpación y análisis de fluidos serán necesarios para un buen diagnóstico.

  • Prostatitis: es la inflamación de la próstata, y puede tener origen bacteriano u hormonal. Si es de carácter hormonal, la castración será lo recomendable; cuando tiene origen bacteriano deberá ser tratada con antibióticos hasta que la infección desaparezca.

El perro puede presentar falta de apetito, vómitos, secreciones en la orina, orina con sangre y dolor al orinar. Un examen hematológico y de orina servirán para diagnosticar la prostatitis.

  • Tumores en la próstata: una baja proporción de los perros que pasan por enfermedades de próstata puede llegar a tener tumores. De tenerlos, la mayoría de las veces estos son malignos. El perro puede presentar dolor, disminución de peso, falta de apetito, y dificultades para orinar y defecar.

La biopsia será la manera de diagnosticar la malignidad del tumor prostático. Por otra parte, la cirugía es la forma de atacar este problema, pero deja secuelas en el sistema urinario del perro.

Actividades para aliviar los síntomas de nuestro perro

Hay actividades que podemos realizar con nuestro perro si es que ya presenta enfermedades de próstata. La idea es hacerlo sentir lo más cómodo posible paralelamente al tratamiento que haya recomendado el veterinario.

  • Para aliviar los problemas de estreñimiento comunes en perros con estas condiciones es recomendable salvado de avena. La fibra ayudará a eliminar las heces más fácilmente y con menos dolor. Si el problema es más grave podemos pedir al veterinario que recete un laxante a fin de regularizar su función intestinal.
  • El ejercicio también es una actividad recomendable para el estreñimiento. Como probablemente nuestro perro esté adolorido, los paseos deben ser suaves y tranquilos.
  • Suministrar abundante líquido a nuestro perro hará la orina más diluida, lo que ayudará a disminuir la probabilidad de infecciones. Sacarlo con más frecuencia para que orine también lo ayudará a sentirse más aliviado, sobre todo si siente que no lo apuramos.
  • La castración es el único método que puede prevenir enfermedades de próstata en nuestra mascota; si no se desea castrar al animal, es preciso mantener al día sus controles veterinarios. Finalmente, un diagnóstico temprano de cualquier afección en la próstata significará una mejor calidad de vida para tu perro.