La ansiedad en perros por la comida

Cuando los perros padecen ansiedad por la comida, es crucial no ceder a sus exigencias, pues esto solo reforzará su conducta y los perjudicará a largo plazo.
La ansiedad en perros por la comida
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 27 diciembre, 2022

La ansiedad por la comida es una condición peligrosa que ocasiona conductas inadecuadas en los perros. Al igual que otros trastornos ansiosos, esta aparece como resultado de deficiencias en los cuidados de la mascota, lo que se refleja como comportamientos obsesivos a la hora de la comida.

En algunos casos, la problemática podría escalar y ocasionar que el can se muestre agresivo con sus tutores. Por ello, para salvaguardar el bienestar de la familia y el de la mascota, es esencial aprender a lidiar y reconocer la ansiedad por la comida en los perros. Sigue leyendo este enlace y descubre todo sobre este tema.

¿Qué es la ansiedad por la comida?

Se le conoce como ansiedad por la comida a aquellas conductas excesivas que tienen los perros cuando se les pone cualquier alimento enfrente. Estas pueden ser tan simples como comer con gran ferocidad su pienso o tan serias como el robo de comida. En cualquier caso, el ejemplar se muestra nervioso e incluso fuera de sí, lo cual podría llevarlo a lesionarse sin darse cuenta.

Perro y comer huevo.

Signos de ansiedad por la comida en los canes

La ansiedad por la comida en los perros se manifiesta de diferentes formas según la gravedad de cada caso. Entre los signos más frecuentes se pueden encontrar los siguientes:

  • Salta o intenta arrebatar la comida tan pronto como se la muestras.
  • Ladra para exigir comida.
  • Gruñe si no se le da el alimento o si se lo quitan.
  • Tiembla y se pone nervioso.
  • Come rápido.
  • Roba alimentos de todo tipo (crudos, preparados o ingredientes como harina y aceite).

Adicional a estos signos, debido a la mala relación que tienen los perros con la comida, también es normal que padezcan problemas nutricionales. Así que se podrían observar pérdida de peso, alopecia, resequedad en la piel o pérdida de brillo en el pelo.

¿Qué podría causar la ansiedad por la comida en el can?

La ansiedad por la comida es un trastorno conductual que tiene diferentes orígenes. Aunque la mayoría de los casos son ocasionados por descuidos en las necesidades esenciales de la mascota, existen algunos otros agentes causales, como:

  • Enfermedades hormonales: como el hipotiroidismo y el síndrome de Cushing.
  • Patologías crónicas: tales como la diabetes mellitus.
  • Insuficiencias en órganos: problemas en el páncreas o en el hígado.
  • Estrés crónico: ocasionado por falta de socialización, poca actividad física o falta de convivencia con los tutores.
  • Reforzamiento incorrecto: acariciar o elogiar a la mascota cuando termina rápido su comida.
  • Eventos traumáticos: los canes que viven en la calle tienden a desarrollar conductas inadecuadas por la escasez de comida.

¿Por qué es mala la ansiedad por la comida en los perros?

Por supuesto, el que un perro consuma alimento de forma desmedida tiene varios efectos negativos para su salud. De hecho, su vida podría correr peligro si el problema no se resuelve de la manera más adecuada. Entre los riesgos que enfrenta la mascota se encuentran los siguientes:

  • Atragantamiento.
  • Vómito.
  • Inflamación estomacal.
  • Torción gástrica (letal).
  • Desgarres en las paredes del estómago.
  • Arritmias cardíacas.
  • Propensión a esofagitis.
  • Reflujos.

En el peor de los casos, el perro podría necesitar cirugía para corregir las afecciones más severas. Esta es una de las principales razones por las que es mejor tratar la ansiedad por la comida al menor indicio de su presencia.

¿Cómo se trata la ansiedad por la comida en los canes?

La ansiedad por la comida se suele tratar por medio de ejercicios, paseos, adiestramiento y juegos. Esto con el objetivo de redirigir la energía de los canes a diferentes tareas durante el día, lo que disminuirá su estrés y le ayudará a controlarse ante la comida.

También es recomendable utilizar comederos antivoracidad para evitar que el can coma rápido. Dichos recipientes cuentan con varios relieves que le dificultan un poco obtener su alimento. De esta manera, se acostumbra a comer con tranquilidad.

Por supuesto, el reforzamiento positivo de conductas serenas sirve bastante para cambiar las conductas inadecuadas de las mascotas. No obstante, es posible que se necesite la guía de un etólogo para que vigile el proceso y no se le provoquen nuevos problemas de comportamiento.

Perro come con ansiedad

¿Cómo se puede evitar la ansiedad por la comida en los canes?

La mejor forma de evitar la ansiedad por la comida en los perros es cumplir a cabalidad con las necesidades básicas de la mascota. Los paseos, los juegos y la sociabilización con otras personas y perros son esenciales para su correcto desarrollo. Si existe cualquier deficiencia en estos puntos, lo más probable es que aparezcan diferentes trastornos conductuales.

Además, no se debe olvidar acudir de manera regular con el veterinario. De esta forma se podrán detectar las patologías que afecten a las mascotas y tratarlas a tiempo sin generar consecuencias severas. Ten en cuenta que los canes son incapaces de comunicar sus síntomas, por lo que ciertas patologías solo se harán evidentes si se vuelven graves.

Como te puedes dar cuenta, los perros que sufren ansiedad por la comida pueden llegar a enfrentar diversos riesgos a su salud. Por ello, es crucial que se atienda este trastorno a la brevedad. Recuerda que tu mascota depende por completo de ti, así que no escatimes en gastos y ofrécele la atención que se merece.

Te podría interesar...
Este estudio revela que más del 72 % de los perros tienen ansiedad
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Este estudio revela que más del 72 % de los perros tienen ansiedad

Muchos de los perros que viven en hogares domésticos sufren de ansiedad por una falta de cuidados por parte de los tutores.



  • Monnet, E. (2003). Gastric dilatation-volvulus syndrome in dogs. Veterinary Clinics: Small Animal Practice, 33(5), 987-1005.
  • Millis, D. L., Nemzek, J., Riggs, C., & Walshaw, R. (1995). Gastric dilatation-volvulus after splenic torsion in two dogs. Journal of the American Veterinary Medical Association, 207(3), 314-315.
  • Lichtenstein, P. E. (1950). Studies of anxiety: I. The production of a feeding inhibition in dogs. Journal of Comparative and Physiological Psychology, 43(1), 16.
  • Dreschel, N. A. (2010). The effects of fear and anxiety on health and lifespan in pet dogs. Applied Animal Behaviour Science, 125(3-4), 157-162.
  • Rooney, N. J., Clark, C. C., & Casey, R. A. (2016). Minimizing fear and anxiety in working dogs: A review. Journal of Veterinary Behavior, 16, 53-64.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.