Enfermedad de Cushing en perros: detección y manejo

16 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
El Cushing en perros es una enfermedad hormonal que produce alteraciones físicas y bioquímicas en todo el organismo por un aumento de cortisol

El Cushing o hiperadrenocorticismo es una enfermedad hormonal producida por un aumento continuado de la hormona cortisol. Los perros, gatos y caballos, al igual que los humanos, pueden padecerla, pero es más común en perros que en gatos y caballos. Si le han diagnosticado Cushing a tu perro, y quieres saber más sobre la enfermedad, en Mis Animales te ofrecemos información de su detección y manejo.

¿Por qué se produce el Cushing?

Las glándulas adrenales se encuentran encima del riñón y tienen forma de coma. Son las encargadas de producir y secretar distintas hormonas, entre ellas el cortisol. Su secreción está regulada por otra hormona, llamada corticotropina (ACTH) y producida en la hipófisis, y esta a su vez es producida por la hormona liberadora de corticotropina (CRH) que se sintetiza en el hipotálamo.

El cortisol adapta al cuerpo a las situaciones de estrés, nos prepara para las situaciones de ‘lucha o huida’. Tiene muchos efectos, entre ellos el metabolismo de la glucosa, proteínas y grasas para proporcionar energía. También aumenta la presión sanguínea y regula el balance hídrico del organismo. El problema aparece cuando los efectos del cortisol se mantienen de forma constante en el organismo.

El Cushing aparece como consecuencia de unos niveles de cortisol elevados de forma persistente. Existen varias causas principales de este aumento de cortisol en sangre:

  • Hiperadrenocorticismo hipofisiario, causado por un tumor en la hipófisis que hace que segregue un aumento de la ACTH y, como consecuencia, de cortisol. Es la causa más frecuente, entre el 80 y 90 % de los casos.
  • Hiperadrenocorticismo adrenal, causado por un tumor en la glándula adrenal, que produce un exceso de cortisol. Es menos frecuente, en torno al 10 a 20 % de los casos clínicos.
  • Hiperadrenocorticismo iatrogénico, en perros tratados mucho tiempo con corticoides. Es bastante frecuente en perros mayores.

¿Cuáles son los síntomas del Cushing en perros?

Hay muchos síntomas asociados a esta enfermedad. Podemos encontrar:

  • Poliuria – polidipsia: el perro bebe y orina con mucha más frecuencia de la normal.
  • Polifagia: gran aumento del apetito.
  • Caída del pelo.
  • Debilidad.
  • Distensión del abdomen.
  • Hiperpigmentación generalizada.
  • Atrofia de la dermis y disminución del tejido subcutáneo.
  • Depósitos de calcio en la dermis (cabeza, dorso o vientre).

¿Cómo se detecta el Cushing?

Además de los signos clínicos, el Cushing en perros se diagnostica mediante una serie de pruebas en el veterinario. Los análisis de sangre pueden orientar el diagnóstico, pero este solo se confirma mediante el test de estimulación o la supresión del cortisol.

En la prueba de estimulación se extrae sangre y se mide el cortisol, se inyecta ACTH y, una hora después, se vuelve a sacar sangre para medir el cortisol. El test de supresión es similar, pero en este caso se inyecta una hormona sintética que imita al cortisol. Este último tipo permite comprobar si el hiperadrenocorticismo es hipofisiario o adrenal.

Extracción de sangre a un perro en el veterinario

Otras pruebas que ayudan al diagnóstico son la ecografía de las glándulas adrenales, para ver si están agrandadas o la medición del ratio cortisol / creatinina en orina. Si el ratio es alto, el animal puede padecer Cushing.

Tratamiento del Cushing en perros

La extirpación del tumor adrenal o hipofisiario sería una cura para el Cushing, pero dada la complejidad y los riesgos de la cirugía, por la cercanía a los vasos aorta y cava si se trata de un tumor adrenal, la mayoría de los casos se tratan con medicación.

Normalmente, se utiliza un medicamento llamado trilostano por vía oral y de por vida. El trilostano bloquea la síntesis de hormonas esteroideas adrenales. Entre el 70 % y el 90 % de los perros responden favorablemente a este tratamiento con una o dos dosis diarias.

Perro tratado de hiperadrenocorticismo

Existen otros medicamentos y será el profesional el que determine cuál utilizar para cada caso. Es muy importante llevar un control riguroso en el veterinario. La detección precoz también influye en el éxito del tratamiento.

Ahora ya sabes en qué consiste el Cushing, su detección y manejo. Recuerda la importancia de hacer revisiones anuales en el veterinario para comprobar el estado de salud de tu mascota, sobre todo si notas algún síntoma.

  • C. Arenes, M. López, C. Melián, MaD. Pérez-Alenze. Trilostano. Una nueva opción en el tratamiento del hiperadrenocorticismo, 2005. Clin. Vet. Peq. Anim., 25(3): 189-192.
  • Carlos Melián. Diagnóstico del Hiperadrenorticismo. Síndrome de Cushing, 2014. Hospital Clínico Veterinario ULPGC. Clínica Veterinaria Atlántico Las Palmas de Gran Canaria, España.
  • Cortisol - an overview. ScienceDirect Topics. Sciencedirect.com, 2019.
  • Cómo tratar la enfermedad de Cushing en los perros. Fda.gov, 2019.