La alimentación de un perro mayor

Francisco María García · 2 agosto, 2017

El cuerpo de nuestro perro, al igual que el de los seres humanos, tiene necesidades diferentes para cada etapa de su vida. Es por ello que se debe adecuar su alimentación, según sus necesidades anatómicas. Muchas personas saben que la alimentación de un perro mayor es diferente a la de un perro joven. Sin embargo, son pocos los que implementan los cambios necesarios.

Consejos para mejorar la alimentación de un perro mayor

Disminuir las grasas

El perro, a lo largo de su vida, va necesitando menor cantidad de grasa, porque su cuerpo cada vez puede gastar menos energía. Por esta razón es muy importante disminuir la cantidad de grasa que toma. Al reducirse la actividad física, y cambiar el metabolismo, el can no quema la misma cantidad de grasa.

Una de las enfermedades más comunes, causadas por la mala alimentación de un perro mayor, es la obesidad. Puede ser mortal para nuestros canes, y originar paros cardíacos y diabetes, entre otras afecciones para su salud.

Incrementar las proteínas

Debido a los problemas musculares y las enfermedades degenerativas que suelen sufrir los perros mayores, se recomienda aumentar la cantidad de proteínas. Se trata de contrarrestar los efectos de estas afecciones. Además, ayudan a que su organismo transforme los alimentos en porciones más pequeñas, para poder extraer todos sus nutrientes.

Vitamina C

El perro, al igual que los humanos, suele padecer de algunas enfermedades neurológicas con el paso de los años. Por esta razón, se suele aumentar el consumo de vitamina C. Así se consigue que las neuronas se relajen, previniendo el Alzhéimer, la pérdida de memoria y los diferentes problemas relacionados.

También se aumentar el consumo de lípidos, como la fosfatidilserina, que ayuda al buen funcionamiento del sistema neurológico de nuestra mascota. Evitar este tipo de enfermedades mejora la calidad de vida del perro, haciendo que tenga una vida más duradera.

Triptófano

A medida que pasan los años, es muy posible que nuestro perro padezca de cambios en su estado de ánimo. Es frecuente que tenga ataques agresivos, periodos de depresión, o de ansiedad, en los que puede perder el apetito. Por esta razón, los veterinarios recomiendan aumentar el consumo de Triptófano.

Se trata de un ingrediente que ayuda a controlar los estados ánimo. De esta forma, se estabilizan las conductas inusuales que puede presentar nuestro perro, causadas por la vejez. Se recomienda consultar con un especialista. Será él quien establezca si estos cambios de humor se pueden tratar a través del alimento, o necesitan un tratamiento más fuerte.

Ejercicio

La resistencia física del perro mayor ya no es igual. Su metabolismo se ha vuelto más lento. Por ello es importante idear una rutina efectiva de ejercicios, para que pueda quemar mejor las calorías, y se mantenga activo. Además, ello ayuda a mantener los músculos fuertes, previniendo las enfermedades degenerativas.  

Agua

Es importante que nuestros perros se mantengan hidratados, sin importar su edad. Cuanta más edad tenga el perro, más agua deberá beber, entre otras cosas, porque va a deshidratarse con mayor rapidez. Además, el consumo adecuado de agua ayuda a prevenir degeneraciones neurológicas.

Aperitivos

Cuando los perros llegan a los 7 años de edad, se deben reducir las ingestas de croquetas y otros aperitivos. Este tipo de productos tienen altos porcentajes de grasas y colorantes, que pueden traer repercusiones en su salud.

Observación

Es importante mantener en observación a los perros mayores, sobre todo su peso. La influencia de la alimentación es decisiva.

Cambiar el alimento

Los cambios en la alimentación deben hacerse con calma, introduciendo poco a poco el nuevo alimento a su dieta. Esto se realizará de una forma progresiva, mezclando la comida vieja con la nueva, y dándosela por un periodo de 7 días. De esta forma, el perro se podrá acostumbrar al nuevo alimento, y no le afectará tanto el cambio.

El veterinario

 El veterinario es un factor decisivo en la salud de un perro. Es importante consultar con él cuáles son los cambios que debes implementar en la dieta de tu can. La visita a la clínica veterinaria debe ser periódica.

Una mala alimentación en el perro mayor puede originar nocivas consecuencias para su salud. Es el caso del descontrol en su metabolismo, causando enfermedades como la obesidad, la depresión, la ansiedad, o el estrés.