Los beneficios del aceite de oliva para perros

Perro akita en la playa

Lo llaman oro líquido y es raro encontrar a un ser humano que no le guste. Sí, hablamos del aceite de oliva. Un elemento que, además de sabroso, es beneficioso para la salud en muchos aspectos. ¿Sabías que también es bueno el aceite de oliva para perros?

En este artículo queremos hablarte de ello y contarte cómo usarlo para beneficiar a tu mascota.

Cuáles son los beneficios del aceite de oliva

El aceite de oliva se ha ganado la fama de “sano”por ser monoinsaturado y con un alto contenido en antioxidantes. Puede aportar a tu perro Omega3 y vitamina E, así como grasas saludables que incrementan su colesterol bueno.

Ayuda a controlar el colesterol malo, a mejorar las articulaciones y músculos, e incluso científicos afirman que previene el cáncer.

Perro corriendo por la playa con una pelota

Sin embargo, a pesar de sus múltiples propiedades, no se debe abusar de él debido a que tiene un gran efecto laxante.

Cómo debes dar el aceite de oliva a tu perro

Como es de imaginar, no será muy probable que tu perro quiera tomar el aceite como si de agua se tratara, por lo que tendrás que ingeniártelas para que lo consuma de forma más camuflada.

Lo primero que debes hacer antes de comenzar con las tomas es hablar con tu veterinario y que te indique qué cantidad es recomendable y no peligrosa para tu animal.

Lo normal es la siguiente tabla:

  • Perros de hasta 10 kilos: Media cucharada pequeña al día
  • Canes de once a treinta kilos: Una cucharada pequeña al día
  • Perros de mayor tamaño: Cucharada y media al día.

Sabido esto, podemos pasar a darle las tomas necesarias a nuestra mascota.

Una de las mejores maneras es mojar el pienso con este, ya que el alimento tomará un sabor que agradará a tu mascota. Además, lo humedecerá, haciéndolo más suave al paladar y más fácil de comer.

También podrías aplicarlo sobre una tortita de arroz, alimentos de cereales para perros o en latas de comida. El tránsito intestinal de tu can comenzará a funcionar correctamente de inmediato, siempre y cuando no excedas la dosis, lo cual puede ocasionarle diarrea.

A qué ayuda el aceite de oliva a tu mascota

Además de su interior, el aceite de oliva puede mejorar el exterior de tu perro. Por ejemplo, es un fantástico regenerador dérmico. Si ves reseca alguna parte de la piel de tu mascota, pon aceite de oliva sobre las zonas afectadas y verás cómo se mejora. Esto sucede porque regenera las células debido a su efecto antioxidante, y da vida a su epidermis.

El único inconveniente en este caso es que el perro podrá manchar muebles, suelo y paredes, aunque si tu mascota vive en su propia caseta, no será un problema.

No obstante, si no quieres que te pringue todo, pero deseas que mejore su piel, puedes usar aceite de rosa de mosqueta, que es absorbido más rápidamente y no manchará. Eso sí, bajo ningún concepto puede ingerirlo.

Perro en el cesped

El pelo de tu perro también se verá beneficiado por el uso del aceite de oliva. Brillará más, estará más sedoso y mucho más suave.

Como ves, son muchos los beneficios de este elemento natural sacado de la madre naturaleza. No dejes de dárselo a tu perro, pero recuerda: siempre en las dosis correctas.

En pocos días notarás mejoras en su salud, su tránsito intestinal, su piel y su pelo. Por supuesto, sigue las recomendaciones del veterinario en cuanto a las cantidades, pues la tabla que nosotros hemos mostrado es una generalización. Cada perro es un mundo y puede tener necesidades especiales.

¿Quién dijo que los perros no pueden comer aceite de oliva?