Cómo un perro le salvó la vida a su dueño con obesidad

Siete años atrás, Eric O’Grey había recibido un ultimátum de su médico. Y es que si no modificaba algunas cuestiones fundamentales, lo mejor que podía hacer era comprarse un ataúd. El hombre, de mediana edad, pesaba 154 kilos y sufría diversas enfermedades relacionadas con el sobrepreso. Pero todo cambió cuando decidió adoptar a Peety. Y así fue como un perro le salvó la vida.

Una historia de rescate mutuo

Esta historia real fue recogida en un video realizado por la organización Rescate Mutuo, con el objetivo de demostrar que, cuando se adoptan animales, las vidas de las personas también se pueden transformar. Y bajo el título Eric y Peety, se cuenta cómo hombre y perro se ayudaron recíprocamente.

En 2010 a O’Grey le advirtieron que si no tomaba medidas para revertir su obesidad, le quedaban como mucho 5 años de vida. El hombre padecía:

  • Diabetes tipo II
  • Colesterol elevado
  • Presión arterial alta

Además, gastaba fortunas en medicamentos que poco y nada hacían para mejorar su delicado estado de salud.

Te contamos cómo un perro le salvó la vida a su dueño con obesidad. Y vicerversa. Esta es una historia de rescate mutuo.

El encuentro de Eric y Peety

La gota que colmó el vaso fue cuando Eric, que trabajaba en el área de ventas de una empresa en San Francico (EE.UU), se sintió humillado cuando un hombre le reclamó que iba a perder un vuelo por su culpa. Y es que O’Grey estaba tan obeso que la azafata no encontraba un cinturón de seguridad de su tamaño.

Allí decidió que tenía que hacer algo para modificar las cosas. Entonces se puso en manos de una nutricionista, que aparte de darle atinados consejos para una alimentación saludable, le recomendó que adoptara un can. La idea era que la mascota lo incentivara, entre otras cosas, para salir a caminar a diario.

Así fue que Eric se acercó a Humane Society Silicon Valley. Y les pidió a los responsables del refugio “un perro obeso de mediana edad”. Sin duda, quería una mascota que tuviera algo en común con él. Y entonces apareció Peety.

Peety, un can que padecía diversos problemas

El animal tenía también sus inconvenientes de salud:

  • 12 kilos de sobrepeso
  • Artritis
  • Alergias en la piel

Pero también arrastraba una gran tristeza, fruto de la indiferencia con que lo había tratado su último dueño, que terminó abandonándolo.

Las primeras horas juntos para Peety y Eric fueron extrañas. Ninguno de los dos supo bien qué hacer. Pero al poco tiempo se convirtieron en amigos inseparables, a medida que la vida de ambos cambiaba para mejor.

Así el perro le salvó la vida a su dueño (y viceversa)

Fuente: mutualrescue.org

El hombre y su mascota empezaron a caminar media hora todos los días y a alimentarse de forma adecuada. Un año más tarde, Peety había bajado 11 kilos y Eric, 64. Pero, además, su diabetes había desaparecido y ya no fue necesario que se atiborrara de medicamentos.

Aunque quizá lo más importante es que tanto humano como can pudieron salir de su caparazón. Y que se transformaron en seres felices. El perro recuperó el orgullo perdido y el hombre aprendió lo que es la lealtad y que alguien te quiera sin importarle tu aspecto o tus defectos. Así Eric cuenta que encontró la motivación para ser una mejor persona.

Si quieres conocer más detalles sobre la historia de estos dos supervivientes que lograron salvarse el uno al otro, te dejamos este vídeo.

Jake, el nuevo amigo de Eric

Pero como nada dura para siempre, después de algunos años de felicidad, la vejez y una enfermedad terminaron con la vida de su perro.

Para ese momento, Eric, que se había prometido comenzar un entrenamiento para correr maratones, se sintió devastado. Sin embargo, todas las experiencias vividas junto a Peety no habían sido en vano.

Fue entonces que se dirigió a una protectora de animales de Seattle, donde reside actualmente, y adoptó a Jake, que acababa de ingresar en el refugio.

Con su nuevo amigo, O’Grey corre a diario para mantenerse en forma y participar así de distintas maratones. También se reencontró con su novia de la secundaria y acaba de casarse. Sin duda, la existencia de Eric tuvo un vuelco increíble. Y Peety tuvo mucho que ver con eso. El perro le salvó la vida. Y este humano lo tiene muy en claro. Y no deja de agradecérselo.

Fuente de las fotos: mutualrescue.org

 

Guardar