¿Por qué los gatos no beben tanta agua?

Si tienes varias mascotas en casa seguro te habrás dado cuenta de que los gatos no beben tanta agua en relación a los perros. Y cuando lo hacen, suelen ir hasta un grifo abierto. ¿Te gustaría saber el por qué de este hábito? En este post te lo contamos.

Los gatos no beben tanta agua

beber-agua-en-los-gatos

Los felinos tienen dos particularidades en relación al agua. En primer lugar, no les gusta mucho bañarse o mojarse. En segundo, no beben tanta agua como si lo hacen por ejemplo los perros. El origen de los gatos les modificó el metabolismo. Así pueden adaptarse a ingerir pocos líquidos, además de concentrar la orina para disminuir la pérdida de agua en el organismo.

Los antecesores de los gatos viven en zonas desérticas, en lugares donde la escasez de agua es moneda corriente. Al no haber agua, aprovechan los líquidos contenidos en la carne viva de los animales que cazan.

Esto continuó después de la domesticación de los gatos. La ingesta de líquidos es menor porque su organismo está acostumbrado a no necesitar tanta cantidad. Al ser carnívoros estrictos, son poco tomadores de agua, adquieren energías en la proteína de la carne (o en el pienso específico). Otros animales (incluyendo los humanos) consiguen la energía de la grasa y los carbohidratos, por ello precisan beber más agua, pero a los felinos estos dos elementos no les hacen muy bien.

¿Cuánta agua debe beber mi gato?

La cantidad de líquidos que un gato ha de consumir al día dependerá de variados factores, como por ejemplo el peso, el tamaño, la edad, la actividad física que realice, la época del año y hasta el tipo de comida que ingiera (que puede ser seca o húmeda).

Lo aconsejable es que consuman entre 50 y 100 mililitros diarios. Fomentar la ingesta de líquidos es importante para que se mantenga saludable y digiera mejor los alimentos. Si el animal no bebe la suficiente agua, los riñones no tienen la capacidad para filtrar las toxinas y padecer una enfermedad llamada insuficiencia renal.

Las latas de comida húmeda son un complemento perfecto para aquellos gatunos que no suelen beber mucho líquido. Se las puede ir alternando con el pienso sólido para evitar que después sólo quieran comer “de sobre”.

Los gatos no beben tanta agua “estancada”

gato fuente agua

Muchas veces le dejamos a nuestro gato un tazón enorme de agua y él prefiere ir a buscar para beber en otro sitio, como puede ser el lavamanos o la ducha. No comprendemos por qué motivo puede pasar horas bajo el grifo esperando que caiga una gota en su boca en lugar de acudir a un recipiente completamente lleno.

Los dueños de gatos sabemos que son uno de los animales más limpios del mundo y que suelen ser algo exigentes con la comida y bebida. Por este motivo no beben agua que esté en un recipiente y prefieren la que sale del grifo, fresca. Además, si el tazón donde colocamos el agua es de metal, este material suelta un sabor que le desagrada al animal. Como si esto no fuese suficiente, el felino “se da cuenta” de que se han acumulado bacterias y rechaza el líquido.

Algunas soluciones para ello es comprarle una fuente especial que permite circular el agua, o ponerle platos de porcelana o vidrio. También puedes colocar tazones en diferentes lugares de la casa, sobre todo donde suelen permanecer más tiempo. No olvides que los gatos son muy cómodos y prefieren la “ley del menor esfuerzo”. Si el plato está lejos de él, prefiere no beber agua a tener que levantarse.

Por último, te recomendamos que no coloques el agua al lado de la comida o de la bandeja sanitaria. En estado salvaje los felinos alejan las presas de los arroyos, lagos o ríos para que no se contaminen. Algo similar sucede con tu gato en casa.

Categorías: Animales domésticos Etiquetas:
Te puede gustar