La alimentación del perro según la edad

17 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
Al igual que ocurre con los humanos, la alimentación del perro varía a medida que crece

Las necesidades fisiológicas de muchos seres vivos varían a lo largo de su vida. Dentro de estas, la alimentación es una de las más importantes, y es que es necesaria para un correcto desarrollo. Por eso, en este artículo te damos algunas pautas para que sepas como varía la alimentación del perro según la edad.

El perro recién nacido

A la hora de hablar de la alimentación del perro según la edad, la etapa de recién nacido es quizá un momento que juega un papel fundamental. Durante los primeros días –y aproximadamente hasta las 6 semanas de edad– la fuente principal de alimento debe ser la leche materna. Aparte de suministrarle todos los nutrientes necesarios, la leche materna es fuente de defensas y otros componentes vitales para el sistema inmunitario.

En algunas ocasiones, no tenemos acceso a la leche materna. Puede que nuestra primera idea para alimentar al recién nacido sea la leche, y es una buena idea. Pero hay que saber que no todas las leches son aptas para el consumo canino, y es por eso que deberemos recurrir a una fórmula especial comercial. También es importante que, durante esta etapa, estemos atentos a la digestión del recién nacido para confirmar que todo va bien.

Alimentación del perro según la edad: cachorro

Una vez que han transcurrido las primeras semanas, nuestra pequeña mascota podrá empezar a tomar alimento sólido. Pero ten cuidado, porque es recomendable que el alimento sea blando o esté humedecido para facilitar la ingesta.

Alimentación de un cachorro de yorkshire

Durante esta fase, las necesidades energéticas de nuestra mascota son enormes, incluso más que las de un adulto. Por eso, la dieta debe ser rica en varios componentes fundamentales: proteínas, grasas y calcio, que le aportarán energía suficiente para crecer y desarrollarse.

En cuanto al tipo de alimentación, si bien varía dependiendo de la raza y el tamaño del animal, podemos optar por un pienso especial para juveniles, o darle alimentos que contengan los nutrientes arriba mencionados, y que sean fácilmente digeribles: carne o arroz son buenas opciones.

La dosis diaria de alimento debe espaciarse en unas tres tomas diarias. A medida que vayan creciendo, se puede reducir en dos o incluso una toma diaria. Debes tener en cuenta, asimismo, que este cambio de dieta debe hacerse de forma gradual.

Alimentación del perro adulto

Si la alimentamos correctamente, nuestra mascota se desarrollará rápidamente hasta alcanzar la etapa adulta. Aquí la raza juega un papel determinante, ya que los perros de pequeño tamaño alcanzan la madurez a los 12 meses, mientras que los perros de raza grande o gigante tardan entre 15 y 24 meses en ser adultos.

Alimentación de un perro adulto labrador

Cuando son adultos, los requerimientos nutricionales cambian, y la alimentación pasa a convertirse en una dieta de mantenimiento. La cantidad de energía que necesitan es menor que en la fase de cachorro. En esta fase, su ingesta de calorías y de calcio debe disminuir para evitar el sobrepeso. Sin embargo, las proteínas y los hidratos de carbono deben seguir presentes en la alimentación.

Al igual que ocurre con el resto de fases de crecimiento, existen piensos especializados para esta etapa. Si tienes dudas, lo mejor es que consultes a tu veterinario, que te indicará el mejor alimento en función de la raza y el tamaño de tu perro. Por ejemplo, si nuestra mascota es muy activa, quizá es conveniente que su pienso le aporte suficiente energía para mantenerse activo.

¿Cómo alimentar a un perro mayor?

La etapa senior de un perro lleva asociada una serie de factores: menos actividad diaria, una menor tasa de absorción de nutrientes o un sistema inmune más debilitado. Es por esto que la alimentación en esta etapa debe ser aquella especialmente pensada para ellos.

Alimentación de un perro mayor pastor alemán

Debido a que no son tan activos como antes, la alimentación de nuestro perro debe ser baja en calorías y proteínas, para evitar el sobrepeso y el daño en los riñones. El porcentaje en fibra debería ser alto, para facilitarle la digestión y la evacuación.

Es interesante también que el pienso seleccionado contenga minerales y antioxidantes, que los ayudarán a absorber los nutrientes y mantendrán estable su sistema inmune.

  • Dauvergne, C. (2018). La alimentación del perro. Parkstone International.
  • Manteca, X. (2011). Nutrition and behavior in senior dogs. Topics in companion animal medicine26(1), 33-36.
  • Wedekind, K. J., Yu, S., & Combs, G. F. (2004). The selenium requirement of the puppy. Journal of Animal Physiology and Animal Nutrition88(9‐10), 340-347.