Insomnio en el perro: qué podemos hacer los dueños

Alba Muñiz · 13 junio, 2017

Cuando adoptamos un can, suponemos que cuando crezca o se acostumbre a su nueva casa no llorará de noche y nos dejará dormir. Sin embargo, aunque no sea un problema crónico, como podría pasarnos a nosotros, el insomnio en el perro a veces se hace presente. Te contamos qué puedes hacer para solucionarlo.

Conoce los factores que pueden provocar insomnio en el perro

Para lograr que tu peludo concilie el sueño sin mayores inconvenientes, lo primero que debes hacer es intentar averiguar la causa o el origen de su insomnio.

Entre los motivos más comunes se encuentran:

  • Ruidos. Como sabrás, el perro tiene un oído muy desarrollado y, por tal motivo, por ejemplo, lo afectan sonidos de petardos o truenos. O la música a excesivo volumen que algún vecino escuche hasta altas horas de la noche. Incluso si su cama está situada cerca de una calle muy transitada también en horarios nocturnos, puede molestarlo el bullicio proveniente del exterior.
  • Inconvenientes de salud. Si tu amigo de cuatro patas sufre alguna dolencia que le cause dolor, lo más probable es que no consiga dormir tranquilo.
  • Factores climáticos. Mucho frío, calor o humedad suelen influir en tu mascota al momento de conciliar el sueño.
  • Demasiada comida. A ti también te pasa. Si te excediste en la cena, seguro estarás molesto en la cama y te costará mucho poder pegar ojo. Bueno, a tu can le ocurre lo mismo si come más de lo necesario.
  • Falta de ejercicio. Si el animalito no pasea, juega o se ejercita lo suficiente, lo más probable es que esté nervioso, inquieto o intranquilo. De ahí al insomnio hay un paso.

Son variados los motivos que provocan insomnio en el perro. Pero,  por suerte, hay muchas cosas que los dueños podemos hacer para evitarles este problema a los peludines.

Qué debes hacer para asegurarte de que tu peludo duerma por las noches

Descartados los inconvenientes de salud, para lograr que tu perro pueda dormir tranquilo, ten en cuenta los siguientes temas:

  • Su lugar para el descanso debe esté situado en un sitio tranquilo y limpio. Debe contar, también, con una cama cómoda. Y la temperatura tiene que ser agradable.
  • Dale su alimento al menos una hora antes de que, teóricamente, caiga en los brazos de Morfeo. Además, para evitar cenas copiosas, reparte su alimento en 2 ó 3 comidas diarias.
  • Establece una rutina y trata de cumplirla. Que el peludo tenga horarios establecidos para los paseos, la alimentación, el juego, etc., suele aportarle mucha tranquilidad a su vida que, dalo por seguro, contribuirá a evitar problemas a la hora de irse a la cama.
  • Cerciórate de que realice la actividad física necesaria de acuerdo a sus características. No todos los canes requieren la misma cantidad de ejercicio. Pero un perro que no gasta su energía, se aburre y, entre las muchas consecuencias que esto puede traer, están los problemas de sueño.

Más cuestiones a tener en cuenta para que los canes logren conciliar el sueño

Otras cuestiones que debes considerar para evitar el insomnio en el perro son:

  • Pon reglas claras en su vida. No confundas al peludo con órdenes contradictorias. Y esto vale para todo la familia. Tienen que estar todos de acuerdo para que NO sea siempre NO.
  • Préstale la debida atención. Aparte de los cuidados de salud, higiene y alimentación, un animal de compañía necesita que le dediques un rato a diario para juegos y mimos. Demuéstrale cuánto lo quieres.
  • Evítale o ten bajo control situaciones estresantes: mudanzas, cambios de lugar de muebles, nuevos miembros -humanos o mascotas- de la familia, presencia de extraños en la casa, etc.

El insomnio en perros, un inconveniente que puede y debe solucionarse

Ten presente que un can adulto suele dormir entre 12 y 14 horas diarias. Por las noches descansa unas 8 ó 9 horas. El resto del tiempo dedicado al sueño canino se reparte en siestas a lo largo del día.

Si los problemas de insomnio de tu peludo no se resuelven, consulta al veterinario. O quizá sea necesario que lo trate un especialista en conducta animal.

Lo importante es hallar una solución para el bien de tu mascota y para que tú tampoco pierdas el sueño.