Hipotiroidismo, causas y tratamiento

Camila O.Thomas · 11 marzo, 2019
El hipotiroidismo en perros es un desequilibrio hormonal relativamente común; Debido a un tumor o a una alimentación inadecuada, las glándulas tiroides de tu perro pueden dejar de funcionar correctamente

El hipotiroidismo canino es una enfermedad que produce un mal funcionamiento en las glándulas tiroides. Estas glándulas están ubicadas a los dos lados de la tráquea del perro.

La glándula Tiroides produce las hormonas llamadas tiroideas. Un hecho importante, y que casi todo el mundo desconoce, es que existen dos partes de la hormona tiroidea: la T3 y la T4.

La T3 es la parte activa y es producida en su mayoría por la glándula tiroides. El resto es producido por los demás tejidos del cuerpo. Por otro lado, la T4 es la parte inactiva de la hormona: se encarga de circular por el torrente sanguíneo. Al momento que la T4 es asimilada por los tejidos, se convierte en T3.

La T4 es producida por la glándula pituitaria, que se encuentra en la base del cerebro. Esta glándula produce una hormona denominada HET, encargada de estimular la tiroides para que produzca más T4.

La hormona tiroidea se encarga de controlar el metabolismo de los órganos y sistemas de tu perro. También de estimular el desarrollo, crecimiento y maduración del sistema nervioso central.

El hipotiroidismo puede considerarse como un desequilibrio hormonal relativamente normal en perros. Sin embargo, la producción insuficiente de la hormona tiroidea no es algo que se deba tomar a la ligera.

Todos los perros pueden desarrollar hipotiroidismo, pero es más común en los ancianos o de mediana edad. Entre las razas más propensas a desarrollar hipotiroidismo se encuentran: schnauzer miniatura, perro salchicha, golden retriever y el doberman.

Causas de la enfermedad y síntomas

Existen numerosas razones por las cuales tu perro podría desarrollar hipotiroidismo. Las tres razones más comunes son: por un tumor, por su sistema inmunológico o por una dieta baja en yodo.

Tu perro puede padecer un tumor, pero no siempre es maligno. En casi todos los casos de problemas de la glándula tiroides debido a un tumor, se trata de un tumor sebáceo.

Hipotiroidismo: síntomas

Este tumor o quiste sebáceo se puede extirpar con una rápida y sencilla operación quirúrgica. Algunas veces, si el tumor ha invadido la glándula, también es necesario extirparla entera o parte de ella.

El sistema inmunológico también puede jugar en contra de la salud de tu perro. Cuando la glándula tiroides es atacada por el sistema inmune, trabaja de más. Así, la glándula se agota y deja de funcionar.

Otra causa de esta enfermedad puede ser que la alimentación sea muy  baja en yodo. La glándula tiroidea utiliza el yodo para sintetizar sus hormonas. Si tu mascota no consume suficiente, su tiroides es incapaz de cumplir su cometido.

Además de las anteriores, tu perro puede adquirir esta enfermedad por una condición genética, por una atrofia de la glándula o incluso como un efecto secundario de otro medicamento que le administres.

Pero no debes preocuparte en exceso. Si es detectado a tiempo, el hipotiroidismo se puede tratar y tu perro tendrá una calidad de vida absolutamente normal.

Además de sobrepeso, tu perro puede presentar numerosos síntomas, tales como: caída del pelo, apatía, anemia, niveles elevados de colesterol y falta de equilibrio.

Otro síntoma puede ser engrosamiento de tejidos en zonas como la cabeza e intolerancia a temperaturas bajas. Además, un perro puede presentar problemas oculares y en el sistema nervioso.

Tratamiento del hipotiroidismo

Primero, es sumamente importante asegurarte que tu mascota padece hipotiroidismo. Muchas veces los perros son mal diagnosticados. Hazle un examen de sangre antes de darle ningún tipo de medicamento.

Tratar el hipotiroidismo no es complicado. En la mayoría de los casos, el veterinario prescribe un tratamiento con hormonas tiroideas para compensar su deficiencia.

Hipotiroidismo: tratamiento

La dosis de este fármaco, llamado tiroxina, es decidida únicamente por el veterinario. La dosis del medicamento se determina dependiendo del tamaño de tu perro, su peso y el grado de desarrollo de la enfermedad.

Cuando la causa de hipotiroidismo no es una condición autoinmune, el tratamiento consiste en estimular al tejido tiroideo para que funcione correctamente otra vez.

Con el tiempo, la dosis inicial puede resultar mucha o muy poca. Ambos casos son perjudiciales para la salud de tu perro. Si no consume la dosis adecuada de medicamento, no recibirá un tratamiento correcto, por lo que no mejorará y puede resultar peligroso. 

Si, por otro lado, tu perro padece hipotiroidismo por un tumor o un quiste, este ha de ser extirpado quirúrgicamente. Tras extirpar el tumor, la glándula de tu perro funcionará con absoluta normalidad.

No son solo medicinas

Además de operarlo o darle su medicamento, existen otros cuidados que hay que tener en cuenta. Debes saber que la alimentación juega un papel fundamental para la calidad de vida de tu mascota.

Implementa una dieta que se base en la ingesta de yodo y tirosina. La tirosina es un aminoácido muy importante para el metabolismo e incluso el estado de ánimo de tu mascota.

También debes intentar que tu perro ingiera la menor cantidad posible de alimentos procesados o con químicos. Mientras más natural, más fácil será para su cuerpo metabolizar la comida.

Sumado a todo esto, es recomendable que le hagas periódicamente exámenes de sangre. Esta es una medida muy importante, más aun si está ingiriendo medicamentos a largo plazo.

Lamentablemente, el hipotiroidismo no se puede prevenir. Lo único que puedes hacer es alimentar a tu mascota lo más naturalmente posible y llevarla al veterinario con regularidad desde cachorro.

Melian, C. (2015) Diagnóstico de hipotiroidismo canino e hipertiroidismo felino. Gran Canaria, España. Andrés Megías Mendoza, S.A

Matamoros, C. (2002) Hormonas de utilidad diagnóstica en Medicina Veterinaria. Temuco, Chile. Universidad Católica de Temuco

Marca, M (2009) Hipotiroidismo canino: Revisión y actualización de su diagnóstico. Zaragoza, España. Departamento de Patología Animal.