Hasta el más pequeño caniche es un lobo de corazón

Virginia Duque Mirón 16 octubre, 2015

Al observar a los perros, ¿has notado un parecido con alguna otra raza animal? ¡Seguro que estás pensando con los lobos! Así es, acertaste, los perros son descendientes de esa feroz raza. Hay muchas actitudes que los perros aún guardan de los lobos y otras que casi han desaparecido por la domesticación.A pesar de parecer tan distintos, pues no se puede estar cerca de un lobo ni pedirle que se siente, lo cierto es que los perros guardan muchas similitudes con ellos a pesar de las diferencias. Sopesemos ambas.

Perros y lobos, tan similares y distintos

lobo

Hay perros más similares a los lobos por su aspecto físico, pero otros muy diferentes, como el caso del caniche. No obstante, todos los perros tienen características lobunas, incluso el más tierno de los caniches. Esas similitudes se pueden ver en la forma de comunicarse y en los gestos para transmitir emociones.

Los perros menos domesticados, o dicho de otra forma, que tienen menos contacto con las personas, guardan muchas más similitudes con los lobos, pues son salvajes.

“Los perros domésticos, sobre todo los canes que viven en pisos, con un estrecho contacto con su dueños, tienden a desarrollar comportamientos adaptados a su entorno humano, que se alejan del de los lobos” 

    -Miguel Ibáñez, experto en comportamiento animal-

Diferencias entre perros y lobos

La diferencia más característica es que los lobos son desconfiados y huidizos ante los humanos, como una cuestión de supervivencia. Los perros tienen el cerebro más pequeño y mejores capacidades sociales, lo que les permite adaptarse a los humanos. Sumado a eso, se han encontrado diferencias genéticas que permiten a los perros digerir alimentos ricos en hidratos, al contrario de los lobos que no tienen esta capacidad que hace más fácil convivir con humanos.

Similitudes entre perros y lobos

  • Entre las similitudes más visibles está el sentido del oído y el olfato, los cuales ambos tienen muy desarrollados.
  • Capacidad de visión en la oscuridad. Ambas especies tienen una gran capacidad de visión en la oscuridad, ya que la necesitan para sobrevivir y cazar, en el caso de los lobos, pero que los perros han mantenido.
  • Necesidad de compañía. En ambos casos necesitan estar en manada, la compañía de otros, para los lobos, otros congéneres, para los perros seres humanos.
  • Necesidad de un líder en la manada. Los lobos se caracterizan por ir en manadas y siempre tienen un líder que las dirija. Para los perros domésticos, su dueño es su líder, siempre y cuando este se demuestre como tal. Si su dueño no le desmuestra quién es el líder, él acaparará ese papel.

Cómo surgieron los perros domésticos

Northern Inuit lobo

Los perros domésticos surgieron hace unos doce mil años, cuando surgió la agricultura. Los humanos se apropiaron de perros salvajes, casi lobos, e hicieron que fueran vigilantes de los campos y el ganado. A cambio, los humanos les proporcionaban alimento y comida.

De ahí surgió una amistad que ha perdurado a través de los siglos. Los perros han evolucionado formando casi 400 razas diferentes y llegando a convertirse en el mejor amigo del hombre. Sus ancestros, los que llegaron con la agricultura, les han transmitido que los humanos los cuidarán y alimentaran a cambio de su lealtad y trabajo.

El trabajo de los perros, con el paso del tiempo, también ha ido tomando diferentes formas, pues ya no solo trabajan como pastores y vigilantes, sino como terapeutas, perros de asistencia, lazarillos, antidrogas… Ellos se han ido adaptando para seguir siendo nuestros amigos y mostrarnos su fidelidad. Cabe pansar, ¿les demostramos nosotros la nuestra?

Así que si tu dulce bola blanca y rizada, sí, ese caniche que tienes como mascota, un día enseña los dientes y se pone agresivo, tranquilo, recuerda de dónde proviene. Pero tu amor y lealtad podrá apagar muchos resquicios negativos que tu animal siga teniendo. Cualquier can es un lobo de corazón, pues son sus orígenes.

Te puede gustar