¿Por qué a los gatos les encanta tirarlo todo al suelo?

Alba Muñiz 31 mayo, 2017

La secuencia seguramente te resultará conocida si convives con uno o más mininos. Cuando todo parecía estar tranquilo, de repente tu mascota se sube a algún mueble de la casa y empieza a desparramar los objetos que allí se encuentran. Y no para hasta que más de uno termina en el suelo. ¿Pero te preguntaste por qué a los gatos les encanta tirar cosas al piso?

Buscando explicaciones a la costumbre felina de derribar distintos objetos

Si eres observador y tienes la suerte de compartir tu hogar con los felinos desde hace tiempo, la respuesta que muy probable elegirás es “porque les da la gana”. Y si, nuestros amigos maulladores tienen una bien ganada fama de ir por la vida seguros de lo que quieren.

Además, con esa gracia y destreza natural que poseen, no pueden alegar torpeza como causa de que cayeran los distintos elementos que se encuentran frente a sus patas delanteras.

Sin embargo, más allá de su gran curiosidad o de que cuando los mininos juegan a correr o perseguirse suelen no dejar nada en pie de lo que se interpone en su camino, ¿qué motivos específicos pueden llevarlos a empujar hasta que cae o directamente lanzar al suelo de un zarpazo alguna cosa a la que quizá le teníamos cierto cariño y ahora está hecha trizas en el piso?

¿Tu minino es de los que lanza objetos desde lo alto de algún mueble? Ensayamos algunas respuestas para explicar por qué a los gatos les encanta tirarlo todo al suelo.

El instinto de caza entre los motivos de que los mininos arrojen cosas al piso

Podemos señalar al menos tres razones para explicar por qué a los gatos les encanta precipitar distintos objetos desde las alturas hacia el suelo.

Una primera interpretación es que estos animalitos, cuando cazan, juegan con sus presas. Si alguna vez has visto a un minino atrapar un roedor o un pájaro, o incluso un insecto, sabrás a qué nos referimos.

Pues bueno, con los pequeños elementos que hay en tu mobiliario pasa lo mismo. Si lo consideran su “caza”, lo golpearán de distintas formas e intentarán lanzarlos con sus patitas varias veces por los aires hasta que bueno, quizá se caigan.

Otras razones de por qué a los gatos les encanta arrojar elementos diversos al suelo

Pero la habilidad gatuna de “manipular” estos pequeños elementos también puede ponerse en práctica si están aburridos. Y esta cuestión de arrojar cosas al suelo parece ser una buena fuente de diversión.

Esto suele suceder si un minino pasa mucho tiempo solo, o si no puedes dedicar una buena cantidad de tiempo a jugar con él.

En estos casos, una posible solución es proporcionarle algunos juguetes seguros para que se entretenga. Rascadores, árboles o simplemente una caja son una buena opción también. O, mejor aún, buscarle un compañero felino de juegos. Eso sí, nada es garantía de que decida seguir arrojando distintas cosas al piso. Y que quizá ahora sume a su nuevo amigo para duplicar las travesuras.

Tirarlo todo al piso, una forma de llamar tu atención

Otra de las causas por las que estos adorables felinos pueden tirar cosas al piso es, sencillamente, para llamar tu atención.

Esa afirmación de que los gatos son unos animales independientes que poco quieren saber de los humanos no tiene mucho que ver con la realidad. Quien convive con mininos sabe cuánto quieren y buscan el contacto con sus dueños.

Y, como además son seres muy inteligentes, tienen más que claro qué hacer para lograr que te fijes en ellos. Una opción en tirar algún elemento. Lo más seguro es que prontamente estés al lado de ellos para averiguar qué ha sucedido. ¿Has visto? Lograron su objetivo en tiempo récord.

Entiende la naturaleza gatuna

En todo caso, debes saber que de nada servirá perder la calma, regañar y, menos aún, pegarle a un gato que ha roto algún elemento de la casa.

Lo que tienes que tratar de hacer, además de tomar las cosas con calma, es intentar entender la naturaleza felina. Y, en la medida de tus posibilidades, tratar de buscar una solución.

Más atención, mimos y juegos seguro harán que tu minino olvide, al menos por un rato, derribar esas pequeñas cosas que, a lo mejor, eran importantes para ti. Pero no tanto como tu mascota, ¿verdad?

 

Te puede gustar