Gato Snowshoe

Alba Muñiz · 19 diciembre, 2017
Esta raza de gato destaca por sus ojos azules y pelaje muy blanco, que además no requiere de grandes cuidados

Un gato de luminosos ojos azules y con hermosas patas blancas, como si calzara zapatos de nieve. Y con una particular ‘V’ invertida, también blanca, en su cara. Así es el Snowshoe, un minino surgido del cruce entre las razas Siamés y American Shorthair y que hoy goza de gran popularidad.

Conoce cómo surgió el Snowshoe

Originada en Philadelphia (USA) a finales de años 60, esta raza felina fue ideada por una criadora profesional, Dorothy Hinds-Daugherty. La mujer buscó, y logró un minino con patas blancas y con una singular ‘V’ invertida del mismo color en el rostro.

Hinds-Daugherty también se empeñó el mantener el esquema colorpoint, con coloración más oscura en la cara, orejas y cola. De esta manera, surgió este precioso felino que, además, tiene el cuerpo alargado de los Siameses y un físico musculoso como los americanos de pelo corto.

Sin embargo, buena parte de la historia de este animal no fue registrada. Por tal motivo, se desconoce la forma en que se consiguió, entre otros detalles, que se mantuvieran sus singulares patas blancas. Sí se sabe que, en un principio, muchos criadores tuvieron dificultades para desarrollar los dibujos originales.

gato-snowshoe-ojos

A pesar de todo, a mediados de la década de 1970 este gato ya había sido oficializado en su país de origen, y poco tiempo más tarde fue reconocido en toda Europa. Y, aunque se trate de una raza reciente, el Snowshoe hoy goza de una gran popularidad.

Te presentamos al Snowshoe, un gato que destaca por tener sus cuatro patas blancas, como si calzara zapatos de nieve. Pero esta reciente raza felina llama la atención, además, por una particular ‘V’ invertida, también blanca, en el rostro, y por una luminosa mirada azul.

Otras características físicas de esta hermosa raza

El Snowshoe es un animal atlético, proporcionado, musculoso y elegante. Entre sus características físicas debemos señalar:

  • Tamaño: mediano.
  • Peso: entre tres y cinco kilogramos.
  • Cabeza: triangular y con rasgos redondos.
  • Mentón: fuerte y pronunciado.
  • Cuello: firme y erguido, que le otorga un aspecto grácil.
  • Ojos: ovalados y grandes. De color azul y mirada penetrante.
  • Orejas: medianas o grandes y de base ancha.
  • Patas: medianamente anchas y con pies redondeados.
  • Cola: de base ancha, se va afinando hacia la punta.
  • Pelaje: corto, denso y brillante. No posee pelusa lanuda y es muy suave al tacto.
  • Colores: solid points y tabby points, con las marcas bien definidas y en armonía con el tono del cuerpo, que es siempre más claro.

Snowshoe, un bonachón que maúlla mucho

Al igual que el Americano de pelo corto, el Snowshoe tiene un carácter pacífico, tranquilo y afable. Activo, inteligente y curioso, es un animal que disfruta explorando su entorno y jugando con su dueño.

Este bonachón y cariñoso felino resulta ideal para la vida en familia y se adapta muy bien a la convivencia con niños pequeños y otras mascotas. Por lo general, suele elegir a un integrante de su grupo humano para demostrarle un mayor afecto.

Pero como nada es perfecto, heredó de los siameses sus maullidos frecuentes, que pueden resultar molestos tanto a propios como a extraños. Los machos, además, poseen una personalidad fuerte y se muestran bastante territoriales.

Un minino que no necesita cuidados específicos

Con una esperanza de vida que va entre los 10 y los 18 años, este hermoso animal no presenta graves problemas de salud. Es una raza sana y fuerte a la que no se le conocen enfermedades específicas.

Por otra parte, el Snowshoe es un gato que no requiere de grandes cuidados cotidianos. Un cepillado semanal con un peine de cerdas suaves bastará para mantener en buen estado su pelaje.

Adicionalmente, si lo prefieres, un baño al mes con un champú para mininos de pelo corto será más que suficiente para que se vea siempre esplendoroso. Siempre es conveniente cuidar la higiene.

Como con toda mascota, una alimentación acorde a sus características, visitas periódicas al veterinario y cumplir con el esquema de vacunación y desparasitación, te asegurarán que tu Snowshoe viva sano y contento.