Gato Sagrado de Birmania

Virginia Duque Mirón 14 octubre, 2017

Quizá no hayas escuchado hablar del gato Sagrado de Birmania, pero si te decimos que es un felino, por norma general, blanco con ojos azules, ¿verdad que ya sabes de qué especie te hablamos? ¿Te gustaría saber más sobre este precioso animal? ¡Pues quédate con nosotros!

Veamos qué información tenemos sobre el gato de Birmania. Aquí te la mostramos.

Conoce al gato Sagrado de Birmania

Historia y origen del gato Sagrado de Birmania

Al gato Sagrado de Birmania lo persigue una leyenda que parece explicar su origen. Se dice que hace muchos cientos de años las personas de Khmer construyeron un templo que se utilizaría para adorar a una diosa de oro con ojos de zafiro llamada Tsun-Kyan-Kse.

El sacerdote que cuidaba el templo se llamaba Mun-Ha y pasaba mucho tiempo frente a la diosa, arrodillado y junto a Sinh, el gato del templo. Una noche, unos asaltantes asesinaron a Mun-Ha. Sinh se puso sobre él, pero no quitaba su mirada de la diosa de oro. Mientras lo estaba haciendo, su pelo se transformó en color dorado, sus ojos en azul zafiro y sus patas adquirieron el color de la tierra.

Sigue diciendo la leyenda que todos los gatos del templo sufrieron la misma transformación, y que cuando Sinh murió, tan solo 7 días después se llevó el alma del sacerdote al paraíso.

Cómo llegó el gato Sagrado de Birmania a Europa

Al parecer, un sacerdote entregó una pareja de estos gatos a unos viajeros ingleses, para agradecerles que le hubieran salvado la vida en una ocasión. Desgraciadamente, el macho murió en el viaje, aunque la hembra estaba preñada.

Dos gatos sagrado de birmania
Fuente: D.Maillard

Los primeros ejemplares del gato Sagrado de Birmania que se vieron en Europa, se observaron en Francia, lugar donde se reconoció como raza en 1925. Después de la Segunda Guerra Mundial, la raza casi desaparece, pues solo quedó una pareja, y aunque costó, se pudo sacar adelante al gato Sagrado de Birmania.

Características físicas

  • Tamaño. De tamaño mediano, pero con composición fuerte
  • Cabeza. Es ancha y fuerte, sin ser ni muy redonda ni muy puntiaguda
  • Ojos. Grandes y redondos, de color zafiro y un tanto oblicuos
  • Cuerpo. Alargado y debido a su composición fuerte, podríamos decir que es semipesado
  • Cola. Es de largura media, pero con mucha densidad de pelo y muy largo
  • Pelo. Semilargo con la textura sedosa
  • Colores. Los colores aceptados para el gato Sagrado de Birmania son el blanco al crema, con un tono un tanto dorado en la espalda, y siempre los extremos de las patas serán de color blanco. Colores más oscuros o manchados no son aceptados como pedigree

Carácter del gato Sagrado de Birmania

A pesar de la fama de independientes que tienen los felinos, el gato Sagrado de Birmania es muy sociable y muy fácil de domesticar. Un minino en el que se puede confiar y de carácter tranquilo. Todos aquellos que tienen uno los definen como cariñosos, fieles y buenos compañeros.

No son gatos de una sola persona, y cuando buscan mimos, si no los encuentran en alguien, buscarán a otro. Siempre acuden cuando los llamas y se muestran cariñosos y tiernos. Son medianamente activos, por lo que quizá debas ayudarlos a hacer un poco de ejercicio a través de juegos.

Algo que los caracteriza es que mantienen contacto visual con su dueños, una virtud poco común en el mundo animal. De hecho, al gato Sagrado de Birmania se le compara más con los perros que con los gatos.

Cuidados especiales y salud

Deberás cuidar su pelo cepillándolo a diario, aunque no requerirá mayores cuidados que ese.

Es bueno saber que suelen sufrir, algunos ejemplares, una alteración de un gen que afecta al nervio óptico, y que, además, por otros motivos, también pueden sufrir de cataratas.

¿Ya estás pensando en adoptar un gato Sagrado de Birmania como mascota? ¡Pues hazlo! No te arrepentirás.

Fuente de las imágenes: Claudia Zaino y D.Maillard.

Te puede gustar