Gato Ocicat, un minino de aspecto salvaje

¿Te gustaría tener un minino con aspecto de felino salvaje que a la vez sea mimoso y juguetón? Pues así es el gato Ocicat, una mascota que recuerda al ocelote (de ahí su nombre), pero que es ideal para vivir dentro de una casa y en compañía de otras mascotas. Aquí te contamos todos los detalles sobre esta hermosa raza creada en Estados Unidos en la segunda mitad del siglo XX.

Un gato nacido del cruce de cinco razas

El Ocicat surge de la fusión de varias razas gatunas:

  • Siamés
  • Mau Egipcio
  • Oriental
  • Abisinio
  • Americano de pelo corto

En la década de 1960 algunos criadores estadounidenses impulsaron cruces selectivos en busca de un minino de apariencia salvaje. Así llegaron a este hermoso y esbelto animal, que presenta patrones moteados en su pelaje y que hoy es muy popular en su país de origen y en otros de Latinoamérica. Sin embargo, es poco conocido en Europa.

La raza fue reconocida oficialmente por The International Cat Association (TICA) en 1987 y por la Federación Internacional Felina (FIFe) en 1992.

Hoy te presentamos al Ocicat, un minino cariñoso e ideal para vivir dentro de una casa, pero con todo el aspecto de un felino salvaje. El ‘gato ocelote’ es el resultado del cruce de cinco razas. Así se logró un animal elegante, atlético, de pelaje moteado y de carácter vivaz, juguetón y que convive muy bien con niños, ancianos y con otras mascotas.

Características físicas del Ocicat

Junto al Mau Egipcio y al Bengalí, el Ocicat forma parte de las razas de mininos de aspecto más salvaje.

Entre las características físicas de este ‘gato ocelote’, elegante y atlético, cabe señalar:

  • Cuerpo: musculoso, largo y delgado. De huesos robustos.
  • Peso: Entre cuatro y seis kilos los machos y entre dos y cuatro las hembras.
  • Cabeza: de tamaño mediano, forma ligeramente triangular y contornos redondeados. Es más ancha que larga. El hocico es corto.
  • Ojos: grandes y ovalados. Algo oblicuos. De variados colores, a excepción del azul.
  • Nariz: ancha y mediana.
  • Orejas: son largas, rectas y con unos pelillos como los que tiene el lince.
  • Patas: Musculosas y fuertes. De longitud media.
  • Cola: fina pero fuerte y larga. Presenta ‘anillos’ y punta de tonalidad oscura.
  • Pelaje: corto, fino, denso y sedoso.
  • Colores: negro, chocolate, canela, plata, azul y lila (siempre en patrones moteados).
Gatos ocicat
Fuente: ToB

Conoce su personalidad y comportamiento

Sociable, fiel y compañero, y es que pese a su imagen de felino salvaje es un gato con poca agresividad. Por eso es ideal para convivir con ancianos, niños y otras mascotas.

Equilibrado y activo, el Ocicat siempre está dispuesto a jugar y a recibir mimos, ya que es muy apegado y cariñoso con sus dueños. También, como todo buen buen minino, además de ser muy inteligente y curioso, le encantan las alturas. Lo ideal es que le procures juguetes de su agrado, para así preservar intactos los muebles y cortinas de tu casa.

Ten en cuenta que es muy maullador, al estilo del Siamés, y que no le gusta para nada quedarse solo por demasiado tiempo. Así que hay que pensarlo muy bien antes de elegir a este gato como mascota si los dueños pasan muchas horas fuera del hogar. Incluso, suele ser amigable con los extraños, por lo que que no tendrás problemas cuando recibas visitas.

Cómo cuidar a un Ocicat

Esta raza gatuna no requiere de cuidados especiales. Eso sí, en época de muda se recomienda cepillar su pelo un par de veces por semana. Báñalo solo cuando sea necesario, pues los mininos son expertos en acicalarse y estar siempre espléndidos.

Por otra parte, el hecho de que se utilizaran cinco razas para su creación hace que el animal no presente problemas endogámicos y que goce de buena salud.

De todas formas, como con toda mascota, debes procurarle una alimentación adecuada y de calidad. Tampoco olvides cumplir con el calendario de vacunación y de desparasitación. Por último, llévalo al veterinario de forma periódica para hacerle un control de rutina.

Fuente de la imágenes: ToB

Te puede gustar