Gato manx: cuidados, comportamiento y características

Francisco María García · 20 septiembre, 2018
El gato manx es una de las siete razas que carecen de cola, uno de los rasgos más particulares de este felino

El gato manx es una de las razas de felinos más conocidas del mundo. Estos felinos son particularmente famosos por una característica muy especial y distintiva: no tienen cola. Sin embargo, más allá de eso son animales muy afectuosos y juguetones, ideales para tener en casa.

A continuación, veremos algunos tips, información general y cuidados para mantener en óptimas condiciones a los gatos de esta raza.

Características del gato manx

El gato manx es uno de los felinos más antiguos del mundo. De hecho, se tienen registros de este mucho antes del siglo XVIII. Su origen se remonta a la isla de Man, ubicada en Gran Bretaña. Aunque parezca increíble, el manx es una de las siete razas de felinos que carecen de cola.

Tal y como se comentó anteriormente, la característica más distintiva de estos gatos es la ausencia de una cola larga. Por otra parte, las patas traseras son considerablemente más largas que las delanteras y cuentan con un pecho ancho y espalda más corta. En cuanto al tamaño, los gatos manx son medianos y bastante corpulentos.

La gran mayoría de estos gatos tienen un hueco en la base de la cola, también conocida como rumpy. Sin embargo, algunos otros llegan a tener pequeñas colas que no superan los tres centímetros de largo.

Después de muchos años de investigación, los científicos han descubierto que la falta de cola de estos gatos se debe a la ausencia de un gen dominante que afecta la columna vertebral. Como consecuencia, se pueden llegar a producir graves alteraciones que afectan la salud y bienestar del animal.

Gato manx: comportamiento

En la práctica, si se llegan a cruzar dos gatos sin rabo la camada de gatitos nacerá deforme y morirá al poco tiempo, de ahí que sea imprescindible cruzarlos con gatos con colas.

Comportamiento de los gatos manx

Los gatos manx suelen tener un comportamiento muy dócil y juguetón. Se trata de un animal muy inteligente y muy afectuoso, por lo que resultan ideales para tenerlos en casa. De hecho,  realmente suelen tener predilección por una persona para mostrar todo su cariño.

Si bien es un gato sumamente dócil, es recomendable tener un espacio abierto para su uso y disfrute, de tal forma que pueda jugar libremente y cazar.

Otro aspecto importante a tener en consideración es que estos gatos caminan más parecido a un conejo que a un gato. Por ello, al momento de ir de vacaciones puede que el dueño tenga algunos problemas para que lo acepten en una residencia u hotel para gatos.

En conclusión, el comportamiento de estos gatos es muy bueno. Tienen una gran capacidad de adaptabilidad, son cariñosos en exceso, juguetones, muy inteligentes y se llevan bien con otros animales, especialmente con los perros. También son muy afectuosos con los niños y tienen altos niveles de energía.

Cuidados para los gatos manx

La esperanza de vida de estos gatos es larga, por lo que en promedio viven entre 10 y 15 años. En cuanto a los cuidados que requieren, uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta son los ojos.

Gato manx: cuidados

En este sentido, los gatos manx tienen tendencia a sufrir irritaciones, por lo que se recomienda limpiar sus ojos con frecuencia con una gasa humedecida en agua filtrada.

Una de las grandes ventajas de estos gatos es el pelaje, que no hace falta estarlo cepillando continuamente. Por el contrario, basta con cepillarlo esporádicamente para mantenerlo brillante.

El cuidado de las uñas también es otro de los aspectos más importantes a tener en cuenta. Para ello es recomendable comprarle un afilador y que así sea el propio animal quien las mantenga en el tamaño justo. Sin embargo, otra opción es que se las corte y cuide el propio dueño.

En general, estos gatos no suelen enfermarse con facilidad. Sin embargo, al igual que cualquier otra mascota, es necesario llevarlos al veterinario con regularidad para hacerle chequeos; también cuando se note algún cambio en el estado físico o emocional del felino.

El gato manx es, sin lugar a dudas, una de las mejores mascotas que se pueden tener en casa. Dentro de todas las razas de felinos, estos son particularmente cariñosos y juguetones, además de inteligentes y muy leales con aquellos que lo cuidan y le demuestran su cariño todos los días.