Estrés en los gatos durante el confinamiento

8 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
Los gatos son animales muy sensibles a los cambios en su entorno, lo que puede generarles estrés y malestar. Es necesario identificar las señales emocionales del felino para poner remedio a situaciones estresantes.

No es común que un gato salga a la calle, pero seguro que has notado un cambio en su rutina ahora  que la casa nunca está vacía debido a la cuarentena. Con más tiempo libre que dedicar a la mascota,  este es un buen momento para aprovechar y mejorar su espacio en casa. Te damos algunas claves para prevenir el estrés en gatos.

¿Cómo detectar el estrés en los gatos?

El estrés en gatos puede provocar problemas de salud: afecta al sistema inmune, y puede llegar a producir trastornos en la alimentación y alopecias.

Un gato con estrés puede mostrarse muy reactivo, nervioso y agitado. Su conducta normal puede cambiar y arañar sitios que antes no arañaba, hacer sus necesidades fuera del arenero, marcar, realizar comportamientos compulsivos, exceso de vocalizaciones e hiperactividad entre otros.

La posición del cuerpo, las orejas, el tamaño de las pupilas, los bigotes y la cola son indicativos del estado anímico del animal. Estas señales pueden darte una pista de su nivel de estrés.

Interpretar las emociones de inquietud en mamíferos es sencilla, ya que presentamos abundante musculatura facial que representa nuestro estado de ánimo.

Un gato frustrado o con ansiedad tiene las pupilas dilatadas y sus orejas y bigotes apuntan hacia delante, manteniendo el cuerpo tenso y encogido con la cola quieta o con la punta moviéndose de un lado a otro. Además pueden maullar constantemente y caminar de un lado a otro repetitivamente. Estos movimientos repetidos se denominan estereotipias.

Si detectas alguna de estas señales de forma prolongada lo primero que debes hacer es descartar un posible problema de salud con el veterinario.Una vez asegures que este cambio en la conducta no esconde ninguna patología, averigua qué puede estar causando estrés en tu mascota para eliminar la causa y empezar a tratar el problema.

Causas de estrés en felinos

A continuación te enumeramos las causas más comunes de estrés en gatos domésticos:

  • Cambios durante el confinamiento. Una casa habitada 24 horas al día es una situación nueva a la que no está acostumbrada el felino. Aunque disfrute de la compañía humana es importante dejarle su espacio, pues los gatos son animales muy independientes y cuando soliciten atención la pedirán.
  • Poco enriquecimiento ambiental. Este problema es común en muchos hogares con gatos. La falta de estimulación produce estrés en los animales domésticos. Es importante cubrir todas sus necesidades físicas y mentales para mantener al felino sano y feliz: un rascador adecuado, juguetes para activar su instinto de caza y que haga ejercicio o una ventana por donde mirar son algunos de los elementos que enriquecen su medio.
  • Recursos insuficientes. Este problema se da en casas en las que conviven más de un gato. Si no hay suficientes recursos para ambos animales pueden crearse problemas de competencia por ellos o por la atención de sus propietarios. Lo ideal es tener suficientes juguetes, comederos, fuentes, sitios de descanso y rascadores para ambos. En cuanto areneros, lo recomendable es tener tantos como gatos haya en casa más uno adicional.

¿Cómo evitar el estrés en gatos?

Eliminar la causa del estrés es la mejor solución para mejorar la vida del felino, pero también hay unos cuántos trucos que puedes poner en práctica mientras identificas el origen del problema:

  • Estimula el juego. Es una buena forma de mantener en forma al felino al mismo tiempo que compartís un tiempo juntos.
  • Aumenta el enriquecimiento ambiental. Con nuevos lugares de refugio (puedes colocar cajas de cartón, los gatos las adoran), rascadores de varias alturas bien anclados al suelo o acceso a una ventana (siempre protegida para prevenir caídas).
  • Utiliza feromonas de apaciguamiento. Se comercializan en un difusor enchufado a la corriente y existen varios tipos: de relajación, para reducir enfrentamientos y para redirigir los arañazos.

El estrés en gatos puede llegar a cronificarse con el tiempo si no se soluciona, causando graves problemas de salud. Como tutores, hay que tener en cuenta que se tratan de animales cazadores y muy activos en ciertos momentos del día. Por ello es importante resaltar que los gatos necesitan estímulos suficientes en su vida diaria, no solo durante la cuarentena.