El instinto maternal de los gatos… ¿Cómo se comporta la futura mamá?

Jesús · 28 enero, 2015

Si tu gata está embarazada notarás que su comportamiento no es el habitual. Además de aumentar de peso, buscará llamar tu atención y necesitará algo de tiempo para mantener su privacidad.

También estará más cariñosa, pero por momentos algo irritable. No demostrará interés por otras mascotas y descansará durante todo el día. Para que comprendas su comportamiento y no te alarmes, a continuación compartimos algunas ideas para que puedes acompañar a tu mascota durante ese proceso. Así descubrirás el instinto maternal de los gatos.

¡Denme privacidad!

Las gatas preñadas van a buscar un lugar nuevo y seguro donde se encuentren relajadas. Allí pasarán su embarazo, descansando, esperando a sus futuros gatitos. Por lo tanto, si ves que tu gata se oculta en el armario, no es para que te asustes, ella quiere estar tranquila, déjala allí y respeta su intimidad.

Mayor pesadez

gata embarazada 2

A medida que la barriga de tu gata aumenta, comenzará a sentir mayor pesadez y sus movimientos no serán tan dinámicos como lo eran hace un par de semanas. Durante el embarazo las gatas suelen aumentar hasta más de tres kilos. Por lo que ella estará frecuentemente somnolienta y mucho más tranquila.

Cuando tu mascota se encuentre en esta etapa, déjala descansar ya que en las próximas semanas, cuando tenga a sus gatitos, tendrá que estar al tanto de ellos y alerta a sus necesidades.

Disminuye el interés por otros gatos

Tu mascota no tendrá interés por otros gatos, lo único que le importará es dormir y tener privacidad. Si bien quizás pasará algún tiempo en las zonas públicas abiertas de tu casa, su actitud en general será un poco distante. Por lo tanto, si tienes más de un gato en casa, lo mejor es que lo mantengas alejado de tu gata. De esa manera evitas que se estrese, ya que ella no está interesada en interactuar con él.

Instinto maternal y derroche de ternura

Una gata embaraza también busca cariño. Seguramente se frotará en tus piernas y escucharás un frecuente ronroneo. Sentirá más afecto por los humanos. Por lo que debes darle mayor atención.

Demuestra signos de inquietud

En las últimas semanas de su embarazo tu gata se volverá inquieta. Dará paseos por los espacios de tu casa explorando áreas confortables y ocultas donde descansar en intimidad.

Si notas que tu mascota se encuentra demasiado irritable e inquieta, lo mejor es que llames a su veterinario, quizás podría estar atravesando alguna complicación con su embarazo.

Ya vienen…

gata con gatitos

El embarazo en las gatas dura aproximadamente entre 55 y 69 días. Durante el parto, dependiendo la relación que tengas con tu gata, ella te dejará estar cerca o no. Recuerdo cuando mi mascota dio a luz. Horas previas al parto, se sentó en mi falda y pude sentir sus contracciones. Luego se acostó en el sillón de nuestro departamento, uno de sus lugares favoritos, y allí pudimos observar cómo nacieron sus gatitos.

Otro momento emocionante fue ver cómo el padre de los gatitos, a medida que iban saliendo, le ayudaba a limpiarlos y a cortar el cordón umbilical. Definitivamente cada animal tiene algo de tu carácter, por lo tanto, cuando tu gata esté dando a luz seguramente te mostrará qué lugar quiere que ocupes en ese momento.

El cuidado de los gatitos es otro momento imperdible. La mayoría de las gatas cuidan muy bien a sus crías. Durante los primeros días es recomendable que no toques a sus gatitos ya que ellas pueden ser muy celosas de sus pequeños. Ten paciencia, a medida que transcurran las semanas ellas tendrán más confianza y dejarán que los toques sin inconvenientes.

Los gatitos pueden separarse de su madre aproximadamente a los 3 meses de vida. Durante esa etapa ya no dependen tanto de sus progenitora por lo que pueden estar en un nuevo hogar sin mayores inconvenientes.

Si ya no quieres que tu gata vuelva a preñarse es recomendable que la esterilices. Recuerda que las gatas pueden llegar a tener hasta tres camadas por año y el promedio de gatitos en cada parto se puede encontrar entre las 2 y 5 crías.

La operación es muy sencilla, no lleva mucho tiempo y es la mejor forma de evitar los embarazos no deseados. Además la recuperación es muy rápida. Recuerda: luego que nacieron las crías, debes esperar 6 semanas para efectuar la esterilización.