El gato del bosque, un animal todavía muy poco conocido

Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
28 abril, 2019
Antes de decir adoptar a un gato del bosque, es fundamental conocer mejor los cuidados que necesita para llevar una vida feliz y sana

A pesar de su notable belleza, el gato del bosque de Noruega sigue siendo una raza felina poco conocida fuera de la región escandinava. Además de su aspecto algo salvaje y su temperamento dócil, este minino revela una historia tan interesante que parece volverlo aún más atractivo.

Orígenes e historia del gato del bosque

El gato del bosque es un personaje frecuente de la tradicional mitología escandinava, y es que figura en numerosas leyendas típicas de la región. Una de las historias míticas más reconocidas afirma que estos mininos eran los únicos capaces de tirar del carruaje de la diosa Freya, un trabajo que ni siquiera el dios Thor podría realizar.

Mitos aparte, existen evidencias que apuntan a que el gato del bosque de Noruega sería una de las razas felinas más antiguas del mundo. Uno de los primeros relatos sobre su existencia fue redactado en 1599 por Peter Friis, un fraile danés que elaboró una detallada descripción sobre los tres tipos de linces presentes en los bosques de Noruega.

Al tratarse de una raza tan antigua, poco se sabe con precisión sobre sus orígenes. No obstante, lo más probable es que sus antepasados fueran gatos salvajes nórdicos que solían acompañar a los vikingos en sus viajes marítimos, con la principal finalidad de controlar y prevenir la proliferación de roedores en las embarcaciones.

A pesar de su antigüedad, la raza solo ha obtenido su primer reconocimiento en la década de 1930, y su estándar oficial solo fue publicado por la Fédération Internationale Féline en los años 70.

Gato del bosque de Noruega: características

A pesar de este aparente anonimato, el gato del bosque continúa siendo una raza poco conocida fuera de Europa. Y eso que algunas teorías apuntan a que podría haber influenciado en la creación del maine coon, uno de los mininos más populares en todo el mundo.

Características del gato del bosque de Noruega

El gato del bosque es un minino robusto y de talla grande que puede llegar a pesar hasta nueve kilos en su edad adulta. Su cuerpo destaca por una privilegiada musculatura que se combina con huesos largos y garras fuertes; esto le permite gran flexibilidad y precisión en sus movimientos, además de una notable capacidad de escalar.

Sus rasgos físicos más destacados son la cabeza triangular, los cuartos traseros altos, la cola larga y los pinceles en sus orejas, que le otorgan un aspecto muy similar al de un lince.  

El manto del gato del bosque de Noruega es largo y abundante, y está constituido por una doble capa de pelos. La camada interna es lanosa, densa y está bien adherida al cuerpo, lo que protege al felino del frío y de las adversidades climáticas. La capa externa es más suave, larga y sedosa, y puede mostrar colores sólidos o patrones.

Los colores reconocidos por el estándar oficial en su pelaje comprenden: azul, negro, rojo, plateado, dorado, crema, azul crema, marrón y rojo. También se aceptan los ejemplares de manto atigrado, bicolores y tricolores.

Carácter y temperamento

A pesar de su aspecto un tanto salvaje, el gato del bosque revela un temperamento atento, sociable e inteligente. En su núcleo familiar, suele mostrarse juguetón, paciente y cariñoso; además, es muy guardián en relación a sus dueños y su hogar. También es un felino activo al que le encanta correr libremente, escalar y dar paseos al aire libre.

Gracias a su natural instinto protector, estos mininos pueden comportarse de forma territorial: se pueden mostrar desconfiados ante la presencia de desconocidos. Por ello, deben ser socializados desde cachorros para aprender a relacionarse con los demás individuos y estímulos de su entorno.

Gato del bosque de Noruega: carácter

Cuidados del gato del bosque de Noruega

Los gatos del bosque solo experimentan una muda al año, lo que facilita el mantenimiento de su pelaje y la higiene del hogar. Así mismo, se aconseja cepillarlo al menos dos veces a la semana para evitar el cúmulo de suciedades y pelos muertos, así como la formación de nudos en su manto.

La higiene bucodental también será clave para prevenir el sarro y las consecuentes enfermedades odontológicas, como la gingivitis. Lo ideal es cepillar los dientes de tu minino de dos a tres veces por semana para combatir la acumulación de residuos alimenticios entre sus dientes y encías.

Como mencionamos, la socialización será un aspecto clave en la crianza del gato del bosque, para así evitar problemas de conducta y accidentes asociados al instinto territorial.

Salud y esperanza de vida

El gato del bosque suele ser un animal fuerte y resistente, que difícilmente se enfermará cuando recibe los debidos cuidados. Sin embargo, puede sufrir algunas enfermedades hereditarias o afecciones comunes en los gatos, tales como:

  • Bolas de pelo en el tracto gastrointestinal
  • Cardiomiopatía hipertrófica
  • Displasia de cadera
  • Infecciones en el tracto urinario
  • Glucogenosis tipo IV
  • Alteraciones en la retina

La asombrosa esperanza de vida del gato del bosque de Noruega se calcula entre 14 y 18 años. Se puede extender si el minino recibe una adecuada medicina preventiva a lo largo de toda su vida.