El Fox Terrier de pelo liso

Aitana Bellido · 1 diciembre, 2017

El Fox Terrier de pelo liso es un animal compacto que antiguamente se utilizaba para la caza de zorros. Esta intrépida y divertida raza puede vivir tanto en el campo como en la ciudad. A continuación te contamos más.

Orígenes del Fox terrier de pelo liso

Tanto la variedad de pelo liso como la de pelo alambrado tienen origen británico. Su principal cometido allá por el siglo XIX era acompañar a otros perros rastreadores en las cacerías de zorros de la época. Esta raza desciende del Bull Terrier y del Black and Tan (actualmente denominado Manchester) y no se estandarizó hasta 1876.

Su característica planta refinada le permitió conservar la pureza de linaje hasta nuestros días. Su gran resistencia física le convierte en el perro ideal para cazar roedores, conejos y, tal y como lleva haciendo desde hace siglos, zorros.

Características y morfología

El Fox terrier de pelo liso es un perro activo que combina un tamaño mediano con una potencia y una resistencia física sobresalientes. La Federación Cinológica Internacional lo posiciona en el grupo 3 de los Terriers, sección 1, de talla grande y mediana.

El cuerpo del Fox Terrier de pelo liso es corto y recto, y gracias a él es capaz de erguirse con la elegancia y destreza que le confiere un tronco potente pero compacto. Antes, como a muchos perros de caza, se le solía amputar la cola, si bien la ratificación por parte del gobierno español del Convenio europeo de protección de animales de compañía ha penalizado esta práctica.

En cuanto al pelaje del Fox Terrier, este es liso, corto, duro, liso y abundante. Según los estándares de raza, tanto el vientre como la cara interna de los muslos deberían estas recubiertos por él. En cuanto al color, esta raza suele ser mayoritariamente blanca. Puede presentar manchas negras o color fuego; los criadores no aprecian las atigradas en absoluto.

Las dimensiones de este perro, como ya hemos mencionado, son de tamaño mediano. Los machos no superan los 39 centímetros de altura y las hembras, como suele ser habitual, son un poco más pequeñas. En cuanto al peso, los machos oscilan entre los 7,5 y los 8 kilos; las hembras, entre los 7 y los 7,5 kilos.

Fox terrier de pelo liso
Fuente: Larissa Lobo

Ejercicio y cuidados

El Fox Terrier de pelo liso es un perro activo que siempre está alerta, por lo que puede resultar de buenas a primeras algo nervioso o excesivamente excitable. Y es que tenemos que tener en cuenta su pasado como perro cazador, y recordar que las caminatas largas ayudarán a tranquilizarle.

Las modalidades de ejercicio competitivas para perros, como Agibility, se adecuan perfectamente a la inteligencia y a las necesidades físicas de esta raza. Es un perro ideal para familias, especialmente aquellas que cuentan con una casa con jardín, aunque debemos vigilar su tendencia a cavar hoyos, uno de sus pasatiempos favoritos.

Además, le encanta jugar con los niños, pero con cierta rudeza, así que quizá se debería mantener fuera del alcance de los más pequeños. Lo que más les gusta es jugar a perseguir animales o cualquier cosa que les llame la atención; por eso no debemos dejarlo suelto en zonas con tráfico, ya que es fácil que le atropellen.

En cuanto al mantenimiento de su pelaje, es relativamente fácil de limpiar y cepillar: un cepillo estándar o un guante a tal efecto servirán unas dos veces por semana. Por extraño que parezca, es más fácil eliminar cualquier resto de suciedad cuando tiene el pelo seco. 

Enfermedades y esperanza de vida

El Fox terrier de pelo liso vive una media de 14 años. A la hora de considerar la compra o adopción de un perro como este, una de las cosas más importantes a tener en cuenta es la presencia de enfermedades hereditarias en el linaje. Además, debemos considerar que son necesarias como mínimo dos visitas anuales al veterinario.

¿Qué enfermedades deberíamos prevenir y/o tener en cuenta en un futuro?

  • Cataratas. Con la edad, es muy común que el cristalino de esta raza padezca lesiones.
  • Sordera. Es habitual que se dé este problema en aquellas razas en las que predomina el color blanco. En ocasiones, esto se dará de forma hereditaria y no habrá forma de prevenirla.
  • Dermatitis atópica. Esta enfermedad no tiene cura y es común en canes de pelo corto.

Fuente de las imágenes: Alephalpha y Larissa Lobo.