El dodo: la historia de un ave extinta

Ana Díaz Maqueda · 28 junio, 2019
El dodo es una de las aves cuya extinción ha despertado más curiosidad por parte de los científicos; actualmente, no se sabe con seguridad qué ave era el dodo

Se ha escrito más sobre el dodo (Raphus cucullatus) que sobre cualquier otra ave del mundo. Desgraciadamente, muchos de los datos que han llegado hasta nuestros días provienen de leyendas e ilustraciones que, si bien son espectaculares, han derivado en errores sobre lo que fue realmente este animal y cómo se produjo su extinción.

La apariencia física del dodo

El dodo era un ave columbiforme –como las palomas­– no voladora, endémica de la isla Mauricio, en el océano Índico. De ella solo se han encontrado restos óseos, dibujos e historias.

A través de los datos recopilados, los investigadores creen que era un ave de gran tamaño y pesada: podían alcanzar el metro de altura y pesar entre 13 y 25 kilogramos. Sus fémures, tibias y tarsos eran largos, por lo que los dodos debían tener unas patas muy musculosas. Por otro lado, los huesos de las alas muestran que esas extremidades estaban muy reducidas, así que no podían volar.

Los restos óseos, también muestran que el dodo tenía un gran pico, de unos 20 centímetros de longitud. Su forma nos revela que era un ave principalmente granívora ­–se alimentaba de grandes semillas y frutos­–. Es muy probable que su alimento favorito fueran las semillas del árbol tambalacoque (Sideroxylon grandiflorum).

Un estudio publicado en el Zoological Journal of the Linnean Society ha demostrado que los dodos tenían un bulbo olfativo muy desarrollado. Como consecuencia, ahora sabemos que los dodos tenían un sentido del olfato extremadamente desarrollado y, probablemente, esto les servía para encontrar semillas enterradas profundamente en el suelo, que desenterraban con sus fuertes patas.

Raphus cucullatus

¿Cómo y por qué se extinguió el dodo?

El ser humano tardó menos de 100 años en acabar con el dodo. Desde su llegada a la isla en el siglo XVI, los seres humanos dieron caza a esta y otras aves que, de forma natural, no tenían depredadores. Por lo tanto, tampoco contaban con medios para defenderse.

Parece ser que el dodo era un ave muy mansa, fácilmente capturable y no demostraba temor hacia los nuevos colonizadores de la isla. Por esto, los marineros cazaban dodos fácilmente, lo que los llevó a la extinción.

El último avistamiento fiable del que se tiene constancia fue en 1662. Posteriormente, otros reportes pueden referirse a un ave similar y confundible con el dodo, el rascón rojo (Aphanapteryx bonasia). A pesar de esto, las técnicas estadísticas para la predicción de la probabilidad que tiene de extinguirse una especie, publicadas en la revista Science, indican que es muy probable que el dodo resistiera hasta el año 1690.

Comportamiento del dodo

Otras aves en la misma situación

El dodo no es la única ave incapaz de volar extinta por causas humanas. De hecho, la lista de aves que han desaparecido de la Tierra en periodos de tiempo inferiores a un siglo, desde que se cruzan en el camino del hombre, es mayor al centenar. A continuación, os mostramos una pequeña serie de ejemplos de algunas de las aves ya extintas por las mismas causas que el dodo.

  • Rascón rojo (Aphanapteryx bonasia)
  • Ave elefante (Aepyornis maximus)
  • Moa gigante de la isla Sur (Dinornis robustus)
  • Moa costero (Euryapteryx curtus)
  • Kiwi común (Apteryx australis)
  • Emú de la isla King (Dromaius novaehollandiae ater)
  • Emú de la isla Kangaroo (Dromaius baudinianus)
  • Avestruz arábigo (Struthio camelus syriacus)
  • Ánade de la isla Ámsterdam (Anas marecula)
  • Ganso de la isla Norte (Cnemiornis gracilis)
  • Alca gigante (Pinguinus impennis)
  • Aptornis de la Isla Norte (Aptornis otidiformis)
  • Rascón de Hawkins (Diaphorapteryx hawkinsi)
  • Calamón de Santa Helena (Aphanocrex podarces)

La extinción de las especies no solo es dañina para el organismo implicado. Cada especie juega un papel fundamental en la ecología global, por pequeño que sea. Las consecuencias de tan numerosas extinciones pueden afectarnos a todos y cada uno de los seres que habitamos el planeta.

  • BirdLife International 2016. Raphus cucullatus. The IUCN Red List of Threatened Species 2016: e.T22690059A93259513.
  • Gold, M. E. L., Bourdon, E., & Norell, M. A. (2016). The first endocast of the extinct dodo (Raphus cucullatus) and an anatomical comparison amongst close relatives (Aves, Columbiformes). Zoological Journal of the Linnean Society, 177(4), 950-963.
  • Hume, J. P. (2006). The history of the Dodo Raphus cucullatus and the penguin of Mauritius. Historical Biology, 18(2), 69-93.
  • Livezey, B. C. (1993). An ecomorphological review of the dodo (Raphus cucullatus) and solitaire (Pezophaps solitaria), flightless Columbiformes of the Mascarene Islands. Journal of Zoology, 230(2), 247-292.