El disparo a un oso por culpa de que los turistas lo alimentaban

Este artículo fue redactado y avalado por el veterinario Eugenio Fernández Suárez
1 julio, 2019
El disparo a un oso en Estados Unidos pone en evidencia al turismo irresponsable

El disparo a un oso negro en Estados Unidos ha levantado la polémica por considerarse cruel, pero lo cierto es que la responsabilidad es de aquellos que han llevado al animal a esta situación.

El disparo a un oso negro por la estupidez humana

Los hechos ocurrieron hace dos semanas en el estado de Oregón. Un oso negro de apenas dos años estaba comenzando a tener comportamientos muy raros que ponían en peligro la seguridad de los turistas y del animal.

La razón del disparo a un oso de estas características es que el animal se acercaba demasiado a las personas sin ningún miedo, lo que hacía al animal un tanto impredecible. Esta conducta se debe al turismo irresponsable que realizan ciertas personas y que ha desembocado en el disparo a un oso.

Ursus americanus

La alimentación de animales salvajes, tras el incidente

En concreto, lo que ha estado propiciando este suceso ha sido que los visitantes del parque natural suelen intentar interaccionar con los animales salvajes de cualquier forma. Entre otras cosas, les atraen con comida, en muchas ocasiones para intentar sacarse los famosos selfies.

Los responsables del parque nacional se plantearon la relocalización de este animal en otro lugar para intentar evitar el disparo a un oso como este, pero finalmente no ha sido posible y se ha decidido abatir al animal.

Desde el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos se anima, a raíz de estos hechos, a no alimentar ni intentar atraer animales salvajes cuando vamos a dar un paseo por la naturaleza. Estos comportamientos los hacen dependientes del ser humano y menos temerosos, lo que reduce su esperanza de vida e independencia, además de llevarnos a situaciones como estas.

Oso americano negro

Algo común en Estados Unidos

No es la primera vez que los osos negros protagonizan incidentes de este tipo en Estados Unidos. De hecho, un parque nacional llegó a cerrarse al público debido a la insistencia de los turistas a la hora de realizarse selfies con los animales.

Hechos similares están ocurriendo con los bisontes de Yellowstone, y es que parece que aumentan los ataques de bisontes a personas debido al intrusismo de estas en la vida de estos grandes mamíferos, que terminan por golpear al turista irresponsable.

Esto nos alerta de nuevo del peligro de las interacciones irresponsables con animales, y es que aquellos que quieren observar fauna salvaje deberían tener respeto y realizarlo desde la distancia, sin modificar sus comportamientos naturales, lo que evitaría episodios como estos.

Problemáticas como esta no solo se dan en el continente americano, y es que conflictos como los de los macacos en la India ponen el foco sobre cómo debemos realizar un turismo responsable para evitar la muerte de animales inocentes.

No tenemos ni que irnos tan lejos. El caso del jabalí urbano en Barcelona es otro ejemplo de cómo las conductas irresponsables del hombre pueden modificar los comportamientos de los animales salvajes hasta llevarlos a un conflicto con el propio ser humano.