Aumentan los ataques de bisontes a personas

Este artículo fue redactado y avalado por el veterinario Eugenio Fernández Suárez
· 31 enero, 2019
Entre el 2000 y el 2015 se han registrado 25 ataques de bisontes que hirieran a personas

El bisonte americano es todo un símbolo en Estados Unidos: cercano a la extinción, este animal se ha recuperado poco a poco gracias a su protección, y hoy en día puede verse en la naturaleza en todo su esplendor. Sin embargo, en los últimos años han aumentado los ataques de bisontes a personas. ¿A qué se puede deber esta triste noticia?

Estos imponentes animales fueron cazados hasta casi su extinción. Sin embargo, ahora parece que tienen otra amenaza: los turistas de parques nacionales se acercan mucho a los animales, que terminan por atacarlos.

Los bisontes de Yellowstone

Si hay un paraje natural que destaque en Estados Unidos, ese es el parque nacional de Yellowstone. Este lugar tiene el honor de ser el primer parque natural del mundo, además de uno de los últimos refugios del bisonte americano (Bison bison).

Los bisontes son mamíferos rumiantes artiodáctilos, grandes animales que viven en las estepas de América y Europa. Son ejemplares que, aunque considerados prehistóricos, aún perduran en la actualidad.

Manada de bisontes

Junto con el bisonte europeo, esta otra especie representa a los bisontes, y Yellowstone se ha convertido en su santuario, un parque que es visitado por más de tres millones de personas cada año.

Sin embargo, estos animales no siempre son pacíficos gigantes, y en el parque de Yellowstone es donde más accidentes producen. Un estudio ha analizado los incidentes que se produjeron entre el año 2000 y el año 2015, durante los cuales 25 personas fueron heridas.

Estos ataques de bisontes se produjeron durante las fechas y en las localizaciones más turísticas del parque, a una distancia de poco más de tres metros. La mayoría de las personas atacadas –el 80 %– se aproximaron ellas mismas a los bisontes.

Otro de los datos que llamó la atención del estudio fue la actividad que realizaban estas personas antes de ser atacadas. La mitad de los atacados admitieron que se habían acercado a los bisontes para sacarse un selfie con ellos o sacarles una foto de cerca.

Bisonte agresivo

El parque nacional de Yellowstone posee cartelería educativa para evitar estos incidentes, pero parece claramente insuficiente: aunque la distancia de seguridad se establece en un mínimo de 23 metros, la mayoría de ataques de bisontes son a personas que voluntariamente rompen esa distancia, algo que ocurre con otras especies como los gorilas.

Curiosamente, un estudio realizado entre 1980 y 1999 da datos distintos: en este caso, la distancia media de las personas a los bisontes era casi del triple: mientras que en la década de los 80 los incidentes ocurrían a nueve metros, ahora ocurren a tres, por lo que los turistas nos acercamos más a los bisontes.

De igual manera, el hacer fotos como motivación ha aumentado bastante con los años. Otro dato interesante es que la mayoría de incidentes ocurrieron cuando varias personas estaban rodeando al animal, y es que este tipo de ambiente nos puede incitar a pensar que tocar animales salvajes está bien.

Esta investigación parece invitar a tratar con aún más cautela la presencia de turistas en los parques nacionales, y recordar que, aunque los selfies nos hagan acercarnos cada vez más a los animales, debemos tener cautela.

  • Cherry, C., Leong, K. M., Wallen, R., & Buttke, D. (2018). Risk-enhancing behaviors associated with human injuries from bison encounters at Yellowstone National Park, 2000–2015. One Health.