El Collie barbudo

Aitana Bellido · 24 noviembre, 2017

El pelaje de este perro pastor de origen escocés le confiere un aspecto entrañable y soñador.  En sus inicios, el Collie barbudo se utilizó principalmente como perro de pastoreo. Típico can familiar, su aparición en diversas películas infantiles y su característica mirada afable hacen que el Collie barbudo goce de gran popularidad en la actualidad.

Orígenes del Collie barbudo

Este perro ha estado presente en Escocia y el norte de Inglaterra desde hace más de 500 años; o, al menos, ejemplares con características similares a las que conocemos hoy. Se cree que desciende de unos ejemplares que fueron abandonados en las costas escocesas; y su descendencia con ejemplares nativos dio lugar al Collie barbudo actual.

En la época victoriana, se utilizó no sólo como perro de pastoreo, sino también para concursos caninos y espectáculos. No fue hasta 1912, sin embargo, cuando se delimitaron los estándares de raza del Collie barbudo, pues aunque similar al perro pastor Polish Lowland, era patente que diferían.

A pesar de su reconocimiento como raza, su población se vio mermada hasta casi desaparecer y, en torno a 1940, su número mejoró gracias a G. Olive Wilson. Esta mujer buscaba un cachorro de perro ovejero de Shetland, pero un granjero le dio un pequeño Collie barbudo. Dado que se preocupó de buscar una pareja con las mismas características, la raza volvió a prosperar.

Perro collie barbudo en el campo

Características y morfología

Según la Federación Cinológica Internacional, el Collie barbudo pertenece al grupo uno de perros pastor y perros boyero. A pesar de su abundante pelaje, su tamaño es mediano y, de hecho, se aconseja que no tenga sobrepeso y que muestre ‘mucha luz debajo del cuerpo’.

El Collie barbudo es un perro activo y delgado, y es más bien largo que alto. La altura ideal en machos oscila entre los 53 y 56 centímetros; en las hembras, entre los 51 y 53 centímetros. Su peso es de entre 20 y 30 kilos. Si estás pensando en adquirir un Collie barbudo para una vivienda urbana, ten en cuenta que es muy expresivo y ladra con frecuencia.

Lo más destacable de esta raza es, por supuesto, su manto. Tiene una capa de pelo doble: la interna debe ser lanosa y apretada; la externa, lisa y fuerte. No debe presentar nudos ni rulos, aunque es normal que tenga alguna ondulación. La gama de colores varía, pero los tonos más comunes son:

  • Gris pizarra
  • Bayo rojizo
  • Negro
  • Azul
  • Distintos tonos de gris, marrón y arena

El color blanco aparecerá diseminado por todo su cuerpo, como por ejemplo en la punta de la cola, el pecho y el cuello. Los estándares de raza determinan que el blanco no debe aparecer encima de las articulaciones tibio-tarsianas, ni detrás de los hombros. 

Ejercicio y cuidados

El Collie barbudo es un perro vivaz, alerta y seguro de sí mismo. Su esperanza de vida se sitúa entre los 12 y 14 años. Como perro de trabajo es estable e inteligente y es especialmente afable y cariñoso, así que cualquier signo de agresividad o nerviosismo puede ser señal de que algo no va bien.

Para mantener en forma al Collie barbudo se recomienda al menos una hora de ejercicio diaria. No debemos olvidar que el Collie barbudo, a pesar de su apariencia de perro cariñoso y familiar, es un perro pastor. Como tal, y sobre todo si queremos que trabaje con rebaños, se aconseja que siga unos métodos de entrenamiento.

En cuanto a los cuidados más específicos de esta raza, siempre debemos tener en cuenta su característica estrella: el pelo. Señalar que un cepillado semanal es lo mínimo que necesita y que, ante la presencia de cualquier anomalía, se recomienda consultar con un veterinario.

Si nuestro Collie barbudo lleva una activa vida en el campo, necesitará llevar un collar antiparásitos y estar libre de barro y otros elementos. Y es que su envergadura se debe a la densidad de su doble manto, que puede ser el hogar predilecto para los parásitos. 

Algunas de las enfermedades más comunes, como la displasia de codo o de cadera, también afectan a esta raza. Sin embargo, no se asocian trastornos hereditarios o relacionados de forma específica con el Collie barbudo. Se recomienda una estimulación física y mental para que nuestro Collie barbudo, como cualquier otro perro, esté sano y feliz.