El Dogo Alemán: el noble gigante 

Dogo alemán en campo

Podemos dar por seguro que el Dogo Alemán es un perro que no pasa desapercibido. Y es que este gigantón forma parte de las razas de canes más grandes del planeta. Pero aunque su enorme tamaño no deja de imponer respeto, hay que señalar que estamos antes un animal noble, amigable y cariñoso con sus humanos.

Algunas consideraciones sobre el origen de la raza

Los estudiosos parecen no ponerse de acuerdo sobre el origen de esta raza. Aunque coinciden en que este maravilloso perro estuvo acompañando al hombre desde haces siglos desempeñando distintas funciones:

  • Guardia
  • Defensa
  • Caza
  • Compañía

Lo cierto es que imágenes similares al también llamado Gran Danés pueden apreciarse en las tumbas de los faraones egipcios y en los bajorrelieves asirios, ilustrando escenas de cacería. Y, en la Edad Media, se observan en estampas y grabados de distintos lugares de Europa.

Se sabe que los romanos tenían perros igual de grandes pero más ágiles que los molosos. Quizá ellos difundieron a los antepasados de esta raza por el viejo continente. Aunque otros investigadores se inclinan a pensar que fueron introducidos en territorio europeo por los alanos, un pueblo nómade procedente de Asia. Por eso los consideran descendientes del Mastín del Tibet.

Una tercera posición indica que el Dogo Alemán es el resultado de la unión entre los molosos -macizos y toscos- con el rápido y grácil Galgo. Así se obtuvo una raza fuerte pero al mismo tiempo ágil, para ser utilizada en la caza mayor y que, con el tiempo, fue mejorada por el cruce con otros perros locales.

Aunque su gran tamaño puede resultar intimidante, el Dogo Alemán es un perro leal y cariñoso y que adora a los niños, lo que lo convierte es un compañero ideal para toda la familia.

Características físicas del Dogo Alemán

A pesar de su corpulencia, el Dogo Alemán es un perro muy ágil. Los machos miden a la cruz entre 80 y 90 centímetros y pesan entre 75 y 100 kilogramos. Las hembras, por su parte, alcanzan entre 72 y 84 centímetros y un peso de entre 50 y 90 kilos.

Autor: Bella y George Burton

Autor: Bella y George Burton

Son animales armoniosos y proporcionados pero de contextura fuerte, musculosa y resistente. Su pelaje es corto, brillante y presenta colores variados: negro, blanco, azul metálico, arlequín, blanco con manchas negras o amarillas.

Como es de suponer, las mandíbulas son anchas y bien desarrolladas. Y su cuello largo y musculoso le otorga un porte erguido. Destacan también sus orejas caídas y de inserción alta y un lomo ligeramente arqueado.

Sus ojos de tamaño mediano y, por lo general de color oscuro, transmiten una mirada vivaz e inteligente.

Un peludo gigante y adorable

¿Quién no recuerda al buenazo de Scooby Doo? Ese entrañable personaje, originado en una serie de dibujos animados, no es ni más ni menos que un Dogo Alemán.

Y es que estos canes de raza gigante, a pesar de su aspecto imponente, suelen ser dóciles y amables.

Por eso, son perros ideales para estar con niños. Leales y fieles como el que más. Aunque con los extraños son reservados y protectores, no son agresivos y suelen no ladrar. Aunque sí lo harán  si ven un peligro que acecha.

Alegres, cariñosos y juguetones, si algo los caracteriza es su inteligencia, que facilita el adiestramiento. Su carácter tranquilo, por su parte, ayuda en las sesiones de entrenamiento.

Cuidados especiales del Dogo Alemán

Dogo Alemán al aire libre

El ejercicio debe ser una parte importante en la vida de estos grandotes. Con el tiempo, sus articulaciones pueden sufrir. Por eso, no deben tener sobrepeso.

Además, una alimentación de buena calidad -acorde a su tamaño pero sin pasarse de la ración aconsejada por el veterinario- contribuirá a su buena salud.

Jugar es el pasatiempo favorito de estos canes a los que no les gusta pasar demasiado tiempo solos. Así que si estás dispuesto a asumir los gastos y el tiempo de dedicación que requiere un animal de estas características, sin duda encontrarás un compañero leal y cariñoso.