Diferencias de comportamiento entre el lobo blanco y el lobo pardo

El lobo blanco y el lobo pardo ibérico son 2 subespecies de lobos que viven en zonas muy diferentes del planeta. Por ello, tienen conductas diferentes.
Diferencias de comportamiento entre el lobo blanco y el lobo pardo
Silvia Conde

Escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde el 25 mayo, 2021.

Última actualización: 25 mayo, 2021

El lobo blanco (Canis lupus arctos) y el lobo pardo (Canis lupus signatus) son 2 subespecies de lobos (Canis lupus), que habitan lugares diferentes del planeta. Ambos cánidos están protegidos y son endémicos de su lugar de origen.

El lobo se divide en varias especies del género Canis y estas a su vez en más de 30 subespecies de lobos repartidos por todo el planeta. Aun así, su número en general decrece, por lo que es muy importante su conservación.

El lobo ártico, lobo de las nieves o lobo blanco

El lobo blanco (Canis lupus arctos) habita en las islas árticas de Canadá y las costas este y norte de Groenlandia. Más allá de los 68 grados de latitud, los inviernos son largos, fríos y oscuros. Su hábitat, la tundra, es uno de los más duros que existen para cualquier mamífero.

Con estas condiciones tan adversas, los lobos árticos son la única especie de lobo que en la actualidad puede encontrarse en libertad en todo su entorno original. Su interacción con el hombre ha sido casi nula.

Habituado a este clima tan extremo y una gran extensión sin depredadores cerca, el lobo blanco puede llegar a recorrer grandes distancias —más de 2000 kilómetros— en busca de sus principales presas, que son los caribúes y los toros almizcleros. Este depredador nato es incansable.

Un lobo blanco en comparación con un lobo pardo.
Un lobo blanco.

¿Cómo es la vida del lobo blanco?

Al igual que otros lobos, el lobo blanco se organiza en manadas, lideradas por una pareja reproductora. Los ejemplares cazan juntos y se refugian en cubiles que escarban en cuevas poco profundas, recovecos, salientes o depresiones en el suelo. Buscan las zonas más secas para evitar que el hoyo que crean quede obstruido por el hielo.

Los lobos blancos viven en grupos familiares y ambos progenitores se encargan del cuidado, alimentación y aprendizaje de las crías. Durante el invierno, estos cánidos permanecen en el cubil y, cuando las crías son mayores, cambian a hábitos nómadas, para encontrar nuevas áreas de caza y refugio.

El cambio climático es las principal amenaza a las que se ve expuesta esta especie, que se encuentra cada vez más al norte del territorio Ártico.

El lobo pardo o lobo ibérico

El lobo pardo o lobo ibérico (Canis lupus signatus) es una subespecie de lobo endémica de la península ibérica. Su pelaje pardo cubierto por manchas oscuras es característico —y por lo que se le atribuye su nombre—.

Vive en manadas de entre 5 y 10 miembros, que se encargan del cuidado y protección de las crías, incluso cuando son jóvenes lobatos. Cada manada de lobos tiene su territorio delimitado, pero la reducción de su hábitat hace vulnerable a esta especie y sus áreas de distribución coinciden con zonas pobladas por ganaderías.

De hecho, el conflicto entre el lobo como depredador salvaje y la producción ganadera es un problema real que pone a este cánido en el punto de mira de ganaderos y conservacionistas.

El lobo ibérico, una especie en peligro

En el momento en que una manada se hace demasiado numerosa para que el territorio que ocupa, uno o más individuos se separan de ella para formar su propia agrupación, en busca de un nuevo territorio donde tener a sus crías.

Se dan también casos en los que individuos solitarios vagan por las montañas, en busca de su sustento y de otros congéneres dispuestos a crear una nueva manada.

La dieta del lobo ibérico es diferente a la del lobo blanco, pues este se alimenta de grandes y pequeños mamíferos: jabalíes, corzos, muflones, ciervos, ovejas, conejos, ratones, carroña e incluso reptiles y aves.

Al igual que el lobo ártico caza en manadas, su táctica de depredación consiste en agotar a la presa, persiguiéndola hasta que llega a capturarla. Los lobos se alimentan de la presa en un orden establecido por la jerarquía del grupo.

Un ejemplar de lobo pardo.
Un par de lobos pardos.

La conducta del lobo blanco y el lobo pardo son bastantes parecidas, al igual que otras subespecies de cánidos. Sin embargo, el comportamiento del lobo pardo se está viendo bastante limitado por su reducida distribución. De nuevo, el ser humano propicia esta conducta, más allá de lo dictaminado por la propia especie animal.

It might interest you...
La realidad sobre los ataques de lobos a humanos
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
La realidad sobre los ataques de lobos a humanos

Analizamos la estadísticas sobre los ataques de lobos a humanos e intentamos descubrir si estos cánidos son tan peligros como nos han hecho creer.



  • National Geographic. Lobo de las nieves.
  • National Geographic. Inside the harsh lives of wolves living at the top of the world, 2019.
  • Ronan Donovan. Documental "El reino del lobo blanco", 2019.
  • «Canis lupus signatus». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN, 2014.
  • Faunaiberica.org