La administración Trump pone fin a la protección de los lobos

9 noviembre, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
El medio ambiente vuelve a estar en el punto de mira de la Administración Trump. Ahora son los lobos los que están en peligro.

Una terrible noticia para el mundo de la conservación llega cuando unos funcionarios de la administración del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, deciden poner fin a la protección de los lobos grises en el país. ¿Qué intereses tiene el gobierno de Trump? ¿Por qué se benefician al permitir la caza de lobos?

Estos animales son cruciales para mantener el equilibrio en el ecosistema, por su papel como superdepredadores o especie paraguas. Los lobos impiden la proliferación de otros carnívoros más generalistas y mantienen las manadas de herbívoros bajo control, hecho que evita la desaparición de vegetación masiva en ambientes naturales.

¿Dar vía libre a la caza de los lobos supondrá un beneficio para otras especies como anuncian los funcionarios? ¡Descubre la noticia a continuación!

El fin a la protección de los lobos en Estados Unidos

A finales de octubre del año 2020, la administración Trump ha llevado a cabo su última acción contra el medio ambiente: poner fin a la protección federal de los lobos. Como consecuencia, se permitirá la caza recreativa de la especie en tres Estados: Michigan, Minnesota y Wisconsin.

Los funcionarios de la administración que han dado carta blanca a esta acción sostienen que las poblaciones de lobos que existen en las Montañas Rocosas, en los Grandes Lagos y en la región noroeste del país son suficientes para mantener a la especie. Según ellos, no es necesario que estén en todos lados ni que deban poblar todas las regiones históricas.

Por supuesto, estas declaraciones carecen totalmente de base o rigor científicos. Según los especialistas en el tema, como el ex director del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos Dan Ashe, estamos ante una acción más política que ecológica.

Esta decisión, tomada tan cerca de las elecciones en Estados Unidos, supondría ganar votos claves para la actual administración en estos tres Estados. De hecho, se estimaba que atraería a votantes rurales, como ganaderos y cazadores. Por suerte, esto no parece haber servido de mucho.

Las poblaciones de lobos en Estados Unidos

Los lobos grises llevan en Norteamérica entre 50 y 60 millones de años. Cuando los primeros colonos llegaron al continente, comenzaron su expansión, y con ella, la eliminación de muchas especies. En el siglo XX, casi todos los lobos del territorio habían sido cazados.

En 1920 se dio caza al último ejemplar que quedaba en el macroecosistema del Parque Nacional Yellowstone, lo cual alteró casi irreversiblemente la funcionalidad del mismo. Por suerte, entre los años 1995 y 1996, se reintrodujeron algunos lobos en el Parque.

Desde entonces, el resto de especies del parque se han equilibrado y el número de herbívoros se ha reducido hasta el valor óptimo que puede soportar el ecosistema —sin necesidad de cacerías—. Los resultados de esta reintroducción mostraron la necesidad que tienen los ecosistemas de tener especies reguladoras.

No todas las generaciones actuales conocen que el lobo gris estuvo, una vez, al borde de la extinción en Estados Unidos. En los años treinta, el gobierno del país patrocinaba campañas de trampas y envenenamiento para intentar acabar con estos fascinantes mamíferos. 

Hasta la década de los sesenta, solo algunas poblaciones de lobos quedaban en el país, en regiones como las Montañas Rocosas o en las zonas del noroeste. Fue entonces cuando, en aquellos años, comenzaron a aparecer protecciones federales para salvar al lobo e impedir su caza.

En los años setenta, el lobo por fin fue considerado como una especie en peligro crítico de extinción, menos en estos tres Estados —Michigan, Minnesota y Wisconsin—, donde parece que sus habitantes siguen buscando la forma de no tener lobos en sus tierras.

El futuro del lobo gris tras la pérdida de protección

Aunque la nueva normativa solo recaiga sobre los tres Estados mencionados, cuando esto ha ocurrido en otros momentos de la historia reciente, todas las poblaciones de lobos se han visto afectadas.

Al restringirse las normativas federales, los cazadores furtivos parecen tomarse aún más libertades y van a la caza del lobo en otras zonas geográficas. Esto ya ocurrió, por ejemplo, en el año 2014, al reducirse las protecciones federales.

Fin a la protección de los lobos.

Lo que deja claro esta espeluznante noticia es que muchos Gobiernos son capaces de jugar con el medio ambiente con tal de ganar votantes. La ciencia ya ha demostrado la importancia y el papel fundamental de este tipo de especies y, aún así, muchos políticos hacen caso omiso a las indicaciones del expertos.

Ahora, los Gobiernos deberían buscar las estrategias necesarias para que lobos y humanos puedan convivir. La solución no es levantar restricciones, sino enseñar a la población a respetar a la naturaleza para que estas no sean necesarias en primera instancia.

  • Associated Press. (October, 2020). Trump officials end gray wolf protections across most of U.S. NBC News. Disponible en: https://www.nbcnews.com/politics/politics-news/trump-officials-end-gray-wolf-protections-across-most-u-s-n1245374
  • Boitani, L., Phillips, M. & Jhala, Y. 2018. Canis lupus (errata version published in 2020). The IUCN Red List of Threatened Species 2018: e.T3746A163508960. 
  • Stahler, D. R., Smith, D. W., & Guernsey, D. S. (2006). Foraging and feeding ecology of the gray wolf (Canis lupus): lessons from Yellowstone National Park, Wyoming, USA. The Journal of nutrition, 136(7), 1923S-1926S.