Diferencia entre la inteligencia de perros y gatos

13 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Desde siempre ha existido la polémica de si es real una distinción de la inteligencia de perros y gatos, pero ¿existen estudios que avalen estas diferencias?

¿Existe diferencia entre la inteligencia de perros y gatos? Desde que la humanidad se dividió en amantes de perros y de gatos, hemos estado discutiendo sobre cuál de nuestros queridos compañeros es la especie más inteligente. Hoy veremos qué diferencias están documentadas:

El número de neuronas difiere en los cerebros de perros y gatos

Para aquellos que piensan que más neuronas significa más inteligencia, un estudio de 2017 puede dar la respuesta. El estudio demostró que los perros se destacan entre los carnívoros por tener una corteza cerebral notablemente densa.

Los expertos analizaron la capa exterior de la corteza cerebral de una variedad de animales carnívoros, incluidos perros y gatos. La idea del estudio era determinar si animales con una mayor demanda –de la caza de presas– presentaban un mayor recuento de neuronas corticales.

El equipo observó a ocho animales diferentes que comen carne, para los que se analizan a uno o dos especímenes representativos de hurón, mangosta, mapache, gato, perro, hiena, león y oso pardo.

En general, se cree que el recuento de las células en la corteza cerebral puede proporcionar un mejor estimado de la potencia de procesamiento mental.

Según sus resultados, los perros tienen más de 530 millones de neuronas, en comparación con los 250 millones de gatos. Además, los perros tenían la mayoría de las neuronas de cualquier carnívoro, a pesar de que no tenían los cerebros más grandes.

Tales diferencias no existen entre depredadores y presas

En el mismo estudio, los investigadores habían planteado la hipótesis de que los cerebros carnívoros deberían tener más neuronas en su corteza cerebral que sus presas. Resulta que no había mucha diferencia en absoluto.

Así, quedó establecido que la proporción entre número de neuronas y el tamaño del cerebro en la mayoría de los carnívoros era aproximadamente equivalente a aquella de los herbívoros.

Estos resultados sugieren que los animales de presa necesitan aproximadamente el mismo nivel de poder cerebral para escapar que los cazadores necesitaban para atraparlos.

Perro y gato durmiendo juntos

Entonces, al comparar la inteligencia entre perros y gatos, ¿es hora de reconocer a los perros lo que les corresponde?

Aunque la evidencia antes arriba citada no es definitiva, estos hallazgos significan que los perros tienen la capacidad biológica de hacer cosas mucho más complejas y flexibles que los gatos.

Antes de abrir el champán, cabe describir los resultados de otros estudios en perros y gatos que realizan pruebas de ‘permanencia de objetos’. Estas pruebas –un total de seis– miden la comprensión del sujeto en estudio, del hecho de que los objetos siguen existiendo aunque no puedan ser vistos, oídos o tocados.

Así, descubrir los objetos escondidos o desplazados es una muestra de inteligencia sensomotora de los sujetos de estudios. Diferentes grupos de investigación han evaluado pruebas de permanencia de los objetos para gatos y perros; en ellas se utilizan tareas análogas a las empleadas típicamente para bebés humanos.

Este tipo de estudios han demostrado que ninguna de las especies –perros o gatos– han podido resolver correctamente todos los problemas del ensayo cuando el objeto era un juguete.

Perro y gato descansan juntos

Sin embargo, el desempeño de ambas especies mejora cuando el objeto que se usa es una golosina.

Hasta ahora, los resultados obtenidos indican que la inteligencia en perros y gatos les permite comprender la permanencia del objeto de modo similar, con lo que alcanzan un nivel 5. El nivel 6, el máximo, parece que solo es alcanzado por ciertas especies de simio como los monos capuchinos.

¿La inteligencia de perros y gatos se asocia a su capacidad de entrenamiento?

Primero, es necesario aclarar que es un error pensar que los gatos no son entrenables. ¡Muchos lo son!

Sin embargo, los gatos a menudo expresan su opinión. Recuerda: la diferencia de carácter. Los gatos no tienen, naturalmente, la misma obediencia que los perros. Los felinos son independientes.

Es importante mantener todas las sesiones de entrenamiento gatuno muy cortas pero constantes. Es posible que deba enfocar el entrenamiento de manera diferente con perros y gatos, pero ambas especies disfrutan de los premios como una forma de elogio por su arduo trabajo.

Si bien los perros y los gatos son muy diferentes, por supuesto que ambos son excelentes compañeros. Todo lo que necesitan es amor y cuidado.

  • Jardim-Messeder, D., Lambert, K., Noctor, S., Pestana, F. M., de Castro Leal, M. E., Bertelsen, M. F., ... & Herculano-Houzel, S. (2017). Dogs have the most neurons, though not the largest brain: trade-off between body mass and number of neurons in the cerebral cortex of large carnivoran species. Frontiers in neuroanatomy, 11, 118.
  • Gagnon, S., & Doré, F. Y. (1992). Search behavior in various breeds of adult dogs (Canis familiaris): object permanence and olfactory cues. Journal of Comparative Psychology, 106(1), 58.
  • Dumas, C. (1992). Object permanence in cats (Felis catus): An ecological approach to the study of invisible displacements. Journal of Comparative Psychology, 106(4), 404..
  • Triana, E., & Pasnak, R. (1981). Object permanence in cats and dogs. Animal Learning & Behavior, 9(1), 135-139.