Diclofenaco para perros: uso y dosis

El diclofenaco para perros solo debe suministrarse bajo prescripción de un veterinario. Nunca automediques a tu mascota, pues el remedio puede ser mucho peor que la enfermedad.
Diclofenaco para perros: uso y dosis
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 10 octubre, 2021.

Escrito por Maria Jose Restrepo Gallardo, 10 octubre, 2021

Última actualización: 10 octubre, 2021

Es importante tener claro qué medicinas pueden mitigar o aliviar los malestares de tu canino y cuál es la forma correcta de administrárselas. Por tal razón, este artículo habla acerca del diclofenaco para perros, un fármaco que es utilizado en diferentes situaciones para combatir el dolor de tu animal de compañía.

Aquí te informamos sobre el uso, las limitaciones, las dosis y las diferentes presentaciones del diclofenaco. Asimismo, resaltamos la importancia de utilizarlo solo bajo prescripción y supervisión del veterinario. Ten en cuenta que la salud de tu perro es un tema muy delicado.

¿El diclofenaco es tóxico para perros?

El diclofenaco forma parte de los AINEs, unas drogas analgésicas antipiréticas antiinflamatorias no esteroides que se usan para aliviar el dolor. Este fármaco se utiliza para tratar molestias en los canes, sobre todo si son complicaciones óseas o de las articulaciones.

Aunque no es tóxico para los perros, este medicamento debe usarse con precaución y de acuerdo con las indicaciones de un profesional.

Un perro mira a una pastilla.

Usos del diclofenaco en perros

Este producto suele utilizarse para calmar dolores, inflamaciones e, incluso, para tratar la fiebre de tu amigo canino. Además, en ocasiones se usa para atender problemas oftalmológicos como la uveítis canina. Asimismo, puede ser una opción previa o posterior a una cirugía en los ojos.

Hay especialistas que recetan el diclofenaco junto con el complejo vitamínico B. Esto es de utilidad cuando se cree que hay carencias nutritivas en tu animal de compañía o se intenta mejorar su estado general de salud. Las vitaminas B son importantes para el procesamiento de las proteínas, la producción de anticuerpos y el mantenimiento de la función neurológica.

Este fármaco puede utilizarse en procesos infecciosos del sistema respiratorio y por su efecto antiinflamatorio contribuye a la curación de lesiones muscoesqueléticas y gastrointestinales. Del mismo modo, es posible que ayude en afectaciones como cólicos, toxemia, artritis, traumatismos y tendinitis.

Alternativas y limitaciones del medicamento

Sin embargo, este producto no es la única opción antiinflamatoria que contemplan los profesionales de la medicina veterinaria. Hay otras alternativas que, como el diclofenaco, actúan de forma efectiva frente al dolor en los huesos o articulaciones de los caninos. Por ejemplo, el meloxicam o el carprofeno son útiles y reportan menos efectos secundarios.

Es importante seguir al pie de la letra las indicaciones sobre el uso del diclofenaco para perros. Es probable que este medicamento afecte el aparato digestivo de tu amigo y le genere vómitos, diarrea o úlceras. Por lo anterior, los especialistas suelen prescribirlo junto a un protector estomacal.

También cabe resaltar que el diclofenaco no es una buena opción para los perros que padecen problemas hepáticos o renales. De todas formas, solo un profesional en el tema podrá evaluar si dicho fármaco del grupo de los AINEs le hace bien (o no) a tu animal de compañía.

Dosis de diclofenaco para perros

Como se mencionó anteriormente, solo un veterinario puede determinar cuál es la dosis correcta de diclofenaco para tu amigo de 4 patas, pues este fármaco debe ser aplicado con responsabilidad y control. En este orden de ideas, la dosis dependerá tanto de las características del can como de la patología que presente.

Llevar a tu perro con un profesional apenas notes cualquier afectación en su salud es fundamental, pues él sabrá cómo tratarlo. Por lo general, se intenta conseguir un máximo efecto a la hora de administrar el fármaco, pero con la menor dosis posible de este producto.

Suministrarle grandes cantidades de diclofenaco a tu can puede traerle graves consecuencias. Falta de apetito, alteraciones en la orina, sed extrema, vómitos con sangre y convulsiones son algunos de los efectos secundarios que podría generar una dosis desmedida de este medicamento.

Incluso, en los peores casos este fármaco podría ocasionarle la muerte a tu mascota. Por ello, se resalta la importancia del uso responsable. Es decir, solo debes manejar este medicamento bajo prescripción y siguiendo todas las indicaciones de un profesional en el tema.

Presentaciones del diclofenaco para perros

Por otra parte, cabe mencionar que este medicamento existe en diferentes presentaciones. Una de ellas es el diclofenaco en gel, el cual resulta efectivo, pero poco práctico. No es una opción cómoda ni fácil de usar, pues la aplicación del producto puede volverse un problema debido a la superficie peluda del cuerpo de los caninos.

Asimismo, es posible encontrar el diclofenaco en gotas, que es utilizado para tratamientos oculares y también requiere de control e indicaciones por parte de un especialista. Además existe el diclofenaco inyectable, el cual puede generar una reacción en la zona específica en la que se aplica.

¿Sabes para que sirve el Procox para perros?

Recuerda que el diclofenaco, como sucede con cualquier medicamento, debe ser una droga que se suministre con la aprobación y supervisión de un veterinario. Asegúrate de brindarle a tu mascota la dosis correcta y durante el tiempo que su tratamiento lo requiera. No olvides que la salud es el punto de partida para que tu perro pueda estar sano y feliz.

Te podría interesar...
Apoquel para perros: usos y beneficios
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Apoquel para perros: usos y beneficios

La comezón o prurito en perros es un signo de alarma ante las alergias. ¡Conoce aquí cómo el apoquel para perros puede aliviar este problema!