Diabetes en el hámster: causas, síntomas y tratamientos

19 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
La diabetes en el hámster es una patología de difícil abordaje, pues no existe una cura definitiva para ella. Los cambios en la dieta y la paciencia del tutor serán esenciales para abordarla.

La diabetes en el hámster se puede definir de forma simple como una patología que se caracteriza por la presencia elevada de azúcares en sangre. Ciertos grupos de roedores son modelos para el estudio de la diabetes tipo 2, es decir, aquella variante que no se produce por un ataque autoinmune mal dirigido.

Si un hámster toma demasiada agua, orina en exceso o presenta agitación y temblores, es posible que sufra diabetes. Este evento se ve propiciado generalmente en aquellos animales con obesidad y un estilo de vida demasiado sedentario para su especie. Si quieres conocerlo todo sobre esta enfermedad en roedores domésticos, continúa leyendo.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes se define como una enfermedad crónica e irreversible en la que que se produce un exceso de glucosa en la sangre y la orina. Esto es fruto de una falta de insulina o resistencia a la misma, una hormona polipeptídica que permite el aprovechamiento metabólico de los azúcares por las células del organismo.

Tal y como indica la Fundación para la Diabetes, existen dos variantes principales de esta enfermedad. Te las describimos de forma rápida:

  1. Diabetes tipo 1: ocurre porque el páncreas no fabrica suficiente cantidad de insulina. Esto suele deberse a reacciones autoinmunes mal dirigidas, que atacan a las células pancreáticas encargadas de su síntesis. No se conocen las causas de esta variante.
  2. Diabetes tipo 2: la más común en personas y animales adultos. La insulina no desaparece de la circulación del individuo, pero el organismo presenta resistencia a ella. Hasta en el 80 % de los casos en muchos animales se puede vincular con un estilo de vida sedentario y obesidad.

Los hámsteres chinos, unos de los roedores más populares como mascotas domésticas, presentan únicamente diabetes del tipo 2. Esto significa que son resistentes a la insulina producida por su propio organismo y, por tanto, no son capaces de metabolizar los azúcares y los acumulan en sangre.

Un hámster da vueltas en una rueda.

Causas

Al contrario de lo que se pueda creer, hasta ahora se ha demostrado que la diabetes en hámsteres es heredada. El número de genes que causan esta mutación en la naturaleza es desconocido, pero seguramente la proporción de los mismos varíe considerablemente en las poblaciones en cautiverio.

Aun así, la diabetes en el hámster se puede manifestar más rápidamente y de forma más grave en base a ciertos parámetros de mantenimiento. Entre ellos, encontramos los siguientes:

  1. Ofrecerle al hámster una dieta con un contenido en grasa demasiado alto.
  2. Un acceso ilimitado a comida.
  3. Estrés y una jaula sucia.

Llamativamente —y a diferencia de los humanos—, la diabetes en hámsteres no se ha asociado a factores típicos, como la obesidad. Puede que ambos eventos estén correlacionados, pero no existe una evidencia científica lo suficientemente robusta para confirmarlo en todos los casos.

Síntomas

Los síntomas de la diabetes pueden ser muy diversos, dependiendo de la etapa de la enfermedad y la gravedad de la misma. Algunos de los más obvios se pueden detectar si se presta especial atención al comportamiento del roedor:

  • Un incremento en el apetito: el animal está constantemente cansado, pues las células de su cuerpo no pueden utilizar la glucosa para obtener energía. Por ello, es normal que coma más como mecanismo instintivo.
  • Aumento de la sed: para que la glucosa pueda ser excretada con la orina, esta necesita un mayor contenido de agua. Por ello, el hámster tendrá sed continuamente.
  • Falta de energía: las células tienen menos nutrientes que metabolizar, así que es normal que el animal esté falto de energía.
  • Pérdida de peso: por contraintuitivo que pueda resultar, una diabetes puede manifestarse en una pérdida de peso. Los tejidos queman grasas y nutrientes más rápido para compensar la imposibilidad de usar la glucosa.

Tratamiento de la diabetes en el hámster

Por desgracia, no existe un tratamiento para esta patología. El bienestar del animal se basará exclusivamente en patrones dietéticos y cambios en sus hábitos de vida, pero le tocará vivir con la enfermedad en todo momento. De todas formas, ante cualquiera de los signos previamente descritos, es indispensable que visites a un veterinario.

Uno de los tratamientos más eficaces es cambiar la dieta del animal. Revisa los ingredientes de la comida preparada que le ofreces al hámster y elimina todo pienso que contenga altos contenidos de azúcar. Lo ideal es que el roedor afectado obtenga el 15-20 % de su energía de proteína y el 50 % de fibra.

También es importante que el hámster presente a su disposición más de una fuente de agua, pues los ejemplares diabéticos son propensos a la deshidratación. Teniendo en cuenta ambos parámetros, el animal debería ser capaz de manejar la enfermedad relativamente bien.

Un hámster en su jaula.

Por desgracia, la diabetes en el hámster es una patología poco conocida. Por ello, realizar cambios en la dieta y aumentar la disponibilidad de agua en la jaula son las únicas opciones para mejorar su calidad de vida en el día a día. Ante cualquier duda o pregunta, acude a un veterinario, pues él te ayudará a abordar la enfermedad del animal de forma eficaz.

  • Rayfield, E. J., Kelly, K. J., & Yoon, J. W. (1986). Rubella virus–induced diabetes in the hamster. Diabetes, 35(11), 1278-1281.
  • Popov, D., & Simionescu, M. (1997). Alterations of lung structure in experimental diabetes, and diabetes associated with hyperlipidaemia in hamsters. European Respiratory Journal, 10(8), 1850-1858.
  • Gerritsen, G. C., & Dulin, W. E. (1967). Characterization of diabetes in the Chinese hamster. Diabetologia, 3(2), 74-84.