Depresión endogámica: ¿qué es y cómo afecta a los perros?

24 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
La depresión endogámica es una de las muchas consecuencias que tiene la endogamia en la cría selectiva de perros de raza.

Depresión endogámica es el término que se utiliza para definir la menor tasa reproductiva en una población como consecuencia del emparejamiento de ejemplares estrechamente emparentados entre sí. Esta selección es algo común en los perros de raza pura.

Una fuerte endogamia reduce el tamaño de las camadas de los perros, hecho que se ha demostrado en canes de la raza golden retriever. El éxito reproductivo de un perro está amenazado por la endogamia, así que conocer este fenómeno es necesario para mejorar preservar las razas. Para ello, los criadores deben buscar la diversidad en sus linajes.

La importancia de la diversidad dentro de una raza

La endogamia produce muchas consecuencias en el linaje de una especie animal; la prevalencia de trastornos hereditarios, las alteraciones en la tasa reproductiva, los rasgos morfológicos o la permanencia de enfermedades raras son algunas de ellas.

Dado que la mayoría de los perros de pura raza descienden de ancestros comunes, se espera que el grado de parentesco ya sea bastante alto. Por ello, la selección genética no hace más que empeorar esta situación que no sucedería en la naturaleza.

Si a esto le sumamos los cruces entre individuos emparentados para conseguir perros con rasgos deseados para su venta —como un hocico más corto, una mayor cantidad de arrugas y otros—, la cría selectiva da como resultado un coeficiente de endogamia bastante alto.

La cuestión está en que, seleccionando caracteres, además de conseguir un perro con unos rasgos físicos codiciados, se están arrastrando otros problemas.

Nuevas razas de perros.

Depresión endogámica: a mayor parentesco, menos cachorros

El grado de parentesco influye en el número de cachorros que da a luz la perra. En el último estudio de la Fundación Morris Animal se ha descubierto que, de promedio, una hembra de golden retriever que es un 10 % más consanguínea que otra dará a luz a un cachorro menos por camada.

La selección en las razas caninas

Las diferentes razas de perros han sido seleccionadas en base a características muy diversas —comportamiento, temperamento, color del pelaje, longitud y tipo de pelo, tamaño y rasgos morfológicos— hasta llegar a las variedades caninas que conocemos hoy en día.

Esta selección, a excepción del trabajo realizado para elegir perros de labores o canes guías, ha sido realizada por criadores de todo el mundo. Esto se ha hecho históricamente sin una organización o estructura definida de selección, más bien basándose en la información individual, según la apariencia y/o comportamiento de cada perro.

Por norma general, pesa más el valor fenotípico que el genotipo de ese animal. Sin embargo, la información que aportan los padres —la geneología o pedigrí del animal— puede ser un factor importante a la hora de seleccionar individuos para el cruce. En muchas ocasiones, tener esto en cuenta podría prevenir problemas a los futuros tutores de las mascotas.

El nuevo objetivo en la cría de perros

Debido a la cantidad de enfermedades asociadas a razas que se conocen en la actualidad, organizaciones como la Fédération Cynologique Internationale establecen como objetivo general de las de cría selectiva la «obtención de perros funcionalmente sanos, que puedan vivir una vida larga y feliz, que proporcione un beneficio y placer al propio animal, tutor y sociedad»

De esta forma, se deja a un lado la selección de la especie con el objetivo de utilidad o belleza y se busca que los animales se adecuen a la compañía del ser humano. En el camino, es necesario aumentar su bienestar y calidad de vida y reducir la frecuencia de aparición de enfermedades asociadas a las razas.

¿Qué medidas existen para conseguirlo?

El objetivo de reducir la consanguineidad en canes puede parecer bastante difícil de conseguir, pero los expertos han reunido una serie de recomendaciones para alcanzarlo. Entre ellas, tenemos las siguientes:

  1. Contratar asesores independientes para aconsejar la cría en las sociedades caninas.
  2. Realizar una evaluación de los estándares de todas las razas caninas desde el punto de vista del bienestar animal y la salud.
  3. Promover la creación de un registro real de la información epidemiológica.
  4. Imponer restricciones contra los apareamientos entre parientes próximos, como el número de descendientes sin registrar de un reproductor.
  5. Hacer una valoración del estado sanitario, lo que incluye el mérito genético y pruebas de ADN para los animales utilizados como reproductores.
  6. Elaborar una normativa para las prácticas de la cría canina.
  7. Crear programas de acreditación para criadores.
  8. Fomentar programas de concienciación para criadores y compradores.
  9. Desarrollar estrategias detalladas de cría y mejora genética para cada raza.
Unos cachorros de perro.

La depresión endogámica hace referencia a una menor tasa de reproducción en los perros, pero la endogamia tiene otras consecuencias graves, como la permanencia de las enfermedades hereditarias a lo largo de las generaciones. Es tarea de criadores, investigadores y tutores revertir la situación actual de algunas razas de canes.

  • Chu, E.T., Simpson, M.J., Diehl, K. et al. Inbreeding depression causes reduced fecundity in Golden Retrievers. Mamm Genome 30,166–172 (2019). https://doi.org/10.1007/s00335-019-09805-4
  • Selección y cruzamiento en la mejora genética de las razas caninas. Cañón J, Cortés O. Laboratorio de Genética. Dpto. de Producción Animal. Facultad de Veterinaria, UCM.