¿Debo recurrir a la homeopatía veterinaria?

Eugenio Fernández · 1 mayo, 2018
Lo más seguro para las mascotas es confiar en la medicina tradicional, porque al menos se sabe que se basa en la ciencia; la mayoría de profesionales está en su contra, así que busca una segunda opinión si te la recomiendan

La homeopatía es un supuesto tratamiento médico para diversas dolencias, y en nuestros animales de compañía la homeopatía veterinaria va ganando fuerza poco a poco. Analizar los posibles beneficios o perjuicios de usar homeopatía veterinaria nos ayudará a tomar la mejor decisión posible.

¿Qué es la homeopatía veterinaria?

La homeopatía veterinaria es definida como un método terapéutico para la prevención, curación o alivio de enfermedades en los animales, a través de medicamentos homeopáticos.

Sin embargo, estos medicamentos cuentan con una supuesta ventaja frente al resto: se venden como que son capaces de producir los cambios beneficiosos para curar la enfermedad, pero nunca producen efectos adversos ni interacciones con otros fármacos. 

¿En qué se basan los medicamentos de homeopatía veterinaria?

Fue Hahnemann el principal impulsor de la homeopatía, y basó su uso en la creencia de que las enfermedades se trataban con elementos que causaban los mismos síntomas: según la homeopatía clásica, una mordedura de serpiente debe ser tratada con veneno.

Sin embargo, esto era peligroso, así que Hahnemann diluía los elementos en agua destilada, hasta el punto en el que la cantidad era minúscula e inocua. Por supuesto, no causaban reacciones adversas ni eran peligrosas: sus efectos nocivos eran los mismos que los de beber agua, así que pudiera sorprender que la homeopatía veterinaria tenga siquiera efectos beneficiosos.

El problema es que en ocasiones los elementos usados para fabricar fármacos de homeopatía veterinaria son ciertamente surrealistas: sorprende descubrir que hay medicamentos homeopáticos de luz de bombilla, de dinosaurios, de legañas, de luz de Saturno o de muro de Berlín, que al parecer es eficaz contra la sensación de aislamiento; todos ellos constatados por divulgadores científicos.

Homeopatía veterinaria en perros

¿La homeopatía veterinaria es agua? ¿Cómo se diluye?

Como os adelantamos, la homeopatía veterinaria se basa en diluciones gigantescas: ningún aparato conocido por la ciencia es capaz de detectar ni tan siquiera una molécula de agente curativo en los productos de homeopatía veterinaria.

Para que nos hagamos una idea, 1CH es la unidad básica de dilución homeopática, en la cual el 99% del medicamento es agua. Sin embargo, los medicamentos homeopáticos usan diluciones de más de 7CH.

Es decir, imagina que coges una cucharada de postre con refresco, y se la echas a un litro de agua. Revuelves, y de ese litro coges otra cucharada y repites el proceso en otro litro de agua. Esto lo haces siete veces, hasta que ni el más avanzado sistema de medición molecular es capaz de encontrar nada. Es por ello que a efectos prácticos y según la ciencia actual, la homeopatía es agua muy cara.

¿La homeopatía veterinaria es peligrosa?

Muchos se preguntan como es posible que los medicamentos de homeopatía veterinaria y homeopatía humana carezcan de ellos. Sorprende en casos como los somníferos homeopáticos, que no tienen efectos adversos para la conducción, como si ocurre con los de medicina tradicional. Y es que hay efectos adversos que están ligados a la propia eficacia del fármaco.

Pero también sorprende averiguar que sí existen casos de efectos adversos en homeopatía, principalmente causados por los excipientes, es decir, aquellos elementos que no son curativos. Por ejemplo, a veces se elaboran tabletas o pastillas, y los elementos que las hacen sólidas pueden causar reacciones adversas o alergias.

Algunos aseguran que la homeopatía es incluso peligrosa, tanto por las reaccione alérgicas que puede causar como porque la homeopatía veterinaria sustituye a tratamientos que han demostrado ser más fiables.

Homeopatía veterinaria: qué es

¿La homeopatía veterinaria funciona?

Es una buena pregunta, pues incluso los homeópatas están de acuerdo en que no se puede encontrar sustancias ajenas al agua en las diluciones homeopáticas, por tanto, puede que la mera ausencia de ningún elemento no sea incompatible con que funcione.

Y sin embargo, siguen apareciendo muchos casos de personas que aseguran haberse curado con la homeopatía, y de dueños felices porque sus mascotas se han salvado gracias a la homeopatía veterinaria.

En este sentido, hay que dejar claro que las enfermedades tienen causas diversas, y que en muchas ocasiones un fármaco no es suficiente. Por ejemplo, los veterinarios no solo recomiendan fármacos para problemas urinarios, también existe dieta recomendada para un perro con insuficiencia renal que debe acompañar al uso de fármacos.

Es por ello que cuando nos encontremos ante una curación por homeopatía veterinaria hay que ver si el veterinario recomendó otros tratamientos; no podemos decir que la homeopatía veterinaria funciona si hemos medicado un perro contra la obesidad con homeopatía, pero también le hemos obligado a hacer paseos diarios, y le hemos cambiado y limitado la dieta.

Y es que uno de los principales argumentos en contra de la homeopatía es el efecto placebo, el cual está amplicamente descrito en la literatura. Básicamente, el efecto placebo es una mejoría en el paciente al que se le administra algo que el cree que es un medicamento, pero que no tiene efecto. 

¿Hay efecto placebo en la homeopatía veterinaria?

Aunque aún no se sabe a ciencia cierta como funciona este efecto placebo, en todo estudio de fármacos se tiene en cuenta, y se realizan pruebas con placebos para diferenciarlos de los efectos reales. Se piensa que nuestro cerebro es engañado y piensa que se va a curar, lo que hace a nuestro cuerpo segregar sustancias que pueden reducir el dolor y enmascarar los síntomas.

Premio para perros: comida

Son varios los estudios que han demostrado que los efectos de la homeopatía son efecto placebo, sin embargo, también se ha documentado mejoría en animales, los cuales probablemente no entiendan que son los fármacos. ¿Es esta la prueba definitiva de que la homeopatía funciona?

Lo cierto es que la mayoría de informes que intentan acreditar el funcionamiento de la homeopatía veterinaria se basan en las sensaciones del veterinario o el dueño de la mascota, las cuales son sesgadas y simplemente pueden confiar en la homeopatía y ver mejorías irreales; y es que todos sabemos que ante la pregunta de si nuestro perro se encuentra mejor, usamos en gran medida nuestros sentimientos y sensaciones, y no ciencia.

Por otra parte, muchas enfermedades son enfrentadas por el propio sistema inmune, o por cambios de manejo que ya comentamos. Aún así, los casos de homeopatía veterinaria que no han funcionado son mucho más numerosos y hace pensar que tal vez no sea una gran herramienta para curar a nuestra mascota.

Entonces, ¿debo recurrir a la homeopatía veterinaria?

Analizando las evidencias desde ambos frentes, lo más responsable y seguro para nuestras mascotas debe ser confiar en la medicina tradicional, la cual puede tener sus fallos, pero al menos está basada en ciencia y mejoría real de nuestras mascotas.

Aún así, siempre recomendamos el asesoramiento veterinario, profesionales que aunque están en su mayoría en contra de la homeopatía veterinaria, pueden recomendarla. Si tu médico veterinario te recomienda homeopatía, te sugerimos que busques una segunda opinión y te asesores bien junto a otros profesionales de los tratamientos que te recomienden.

Existen revistas de veterinaria o cursos en facultades que patrocinan empresas multimillonarias, y existen múltiples razones por las que se permiten los homeopáticospor lo que recomendamos cautela a la hora de pensar en la salud de nuestra mascota.