¿Debo enseñarle a mi perro a comer despacio?

Mariela Ibarra Piedrahita · 19 agosto, 2015

Los perros, en ocasiones, desarrollan hábitos que pueden sorprendernos. Entre los más comunes, se encuentra el de comer de manera desaforada. Para responder a las inquietudes de muchos cuidadores, en este artículo les hablaremos de la conveniencia de enseñarle a tu perro a comer despacio.

El apetito de nuestra mascota siempre es motivo de preocupación, pues la inapetencia es uno de los principales síntomas de alarma para muchas enfermedades. Sin embargo el tragar rápido puede ser causal de algunas dificultades gástricas que es mejor prevenir.

Posibles problemas que podría desarrollar tu perro

  • Al tragar rápido, el perro normalmente no mastica adecuadamente, o no lo hace en absoluto, ralentizando y dificultando el proceso de digestión.
  • Al consumir los alimentos mal masticados y dificultarse el proceso de digestión el organismo termina por no asimilar bien los nutrientes que está ingiriendo el can.
perro enfermo

  • Puede llegar a sufrir taponamiento en el sistema digestivo producto de trozos de comida muy grandes que ingresen en el intestino.
  • Si el plato es hondo y el perro debe escarbar en la comida y el agua, puede broncoaspirar el alimento y desarrollar problemas pulmonares.
  • El perro ingiere, además de la comida, grandes cantidades de aire, que terminan acumulándose en el estómago generando gases, cólicos y otra serie de problemas digestivos.

No está probado si la torsión gástrica se produce por la acumulación de gases o estos se acumulan producto de la torsión, pero nunca está de más prevenir. La torsión gástrica es la complicación severa, más común en perros grandes, que puede desencadenar en la muerte del animal en cuestión de días.

Como educar a tu perro para comer despacio

Si bien es una situación a la que debes prestar atención, con un poco de entrenamiento y paciencia podrás lograr que tu perro coma despacio. Lo primero que debes tener en mente es determinar las causas que disparan el hábito.

Esto puede tener motivos muy variados, así que antes de tomar acciones correctivas debes tratar la raíz del problema. Algunos posibles catalizadores son:

Hambre

Si tu perro come sólo una vez al día, aunque sea una porción grande y por más que esté acostumbrado a comer de esta manera, se pasa todo el día con sólo una ración de alimento lo más seguro es que a la mañana siguiente se encuentre hambriento y devore con rapidez todo lo que pongas en su plato.

Es más recomendable darle porciones pequeñas varias veces al día, usualmente tres. Recuerda que las pautas de alimentación de los perros varían de acuerdo a la edad, así que tenlas en mente antes de establecer el horario de comidas.

Establece horarios de bebidas

Los perros también suelen ingerir agua muy rápido o de manera excesiva, por lo que lo mejor es establecer un horario de bebidas para evitar saturar su estómago. Una estrategia para lograr esto es servirle agua fresca cada cierto tiempo, preferiblemente no después de las comidas, y levantar el plato una vez termine.

Ten en mente que si pasas mucho tiempo fuera de casa lo mejor es que le dejes un plato con agua fresca; así él podrá hidratarse durante el tiempo que no estés.

perro comiendo

Platos especiales

Si tu perro se alimenta varias veces al día y aún así come muy rápido, lo mejor que puedes hacer es comprar un plato especial para corregir este problema. Esta clase de platos se consiguen fácilmente en las veterinarias y cuentan con un diseño que le dificulta un poco al perro acceder al alimento, lo que lo obliga a comer más despacio.

Evita la competencia

En caso de que tengas varias mascotas el problema puede ser porque tu perro compite por alimentarse más rápido para evitar que le roben los alimentos.

Para corregir esto lo más recomendable es que alimentes a tus perros por separado, de preferencia en habitaciones diferentes donde no sean molestados, de esta manera él no se sentirá amedrentado por los otros y podrá comer con más tranquilidad.

En importante, si tienes niños en casa, enseñarles que no deben molestar al perro mientas coma, pues esto puede catalizar la conducta de comer rápido.