Curiosidades de las tarántulas gigantes

27 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Tarántulas que comen aves, otras que nadan, capaces de silbar o productoras de pelos urticantes. Estas son algunas de las características más llamativas de las tarántulas gigantes.

Desde el punto de vista de la taxonomía, las tarántulas gigantes se engloban en la familia Theraphosidae. Este término proviene del griego y significa bestia de luz, aunque curiosamente son animales de hábitos nocturnos en su mayoría.

No cabe duda de que estos artrópodos descomunales han infundido auténtico terror a lo largo de la historia del ser humano. No obstante, muchas personas deciden tenerlos como mascotas. Si tienen cuidado con sus pelos urticantes, tampoco es una idea descabellada. ¡Te invitamos a descubrir más curiosidades sobre las tarántulas gigantes!

Tarántula goliat: la más pesada

Theraphosa blondi, también conocida como tarántula goliat o tarántula come-pájaros, es la tarántula más pesada de toda la familia Theraphosidae. Puede alcanzar los 170 gramos con facilidad y llegar a medir más de 30 centímetro —si se incluyen las patas—.

Aunque reciba el sobrenombre de come-pájaros, este proviene de un antiguo grabado del siglo XVIII donde una araña de otra especie está devorando un colibrí. En general, todas las tarántulas del género Theraphosa reciben ese apodo, aunque en realidad suelen alimentarse de otros insectos con un tamaño inferior a ellas.

Una tarántula gigante.
Un ejemplar del género Teraphosa.

La curiosa defensa de la tarántula goliat

A pesar de su temible aspecto, las tarántulas gigantes también tienen depredadores. En el caso de la tarántula goliat, su mayor depredador es el coatí. Cuando una tarántula detecta su presencia, esta comienza a frotar sus patas delanteras, que están cubiertas de arpones urticantes.

Si el depredador se acerca demasiado, la tarántula goliat abre rápidamente sus patas y lanza estos pelos urticantes, que provocan una gran irritación y hacen huir a su depredador.

Como curiosidad extra sobre la tarántula goliat, hay que destacar que usa estos mismos arpones para cubrir sus puestas, que pueden contener entre 50 y 150 huevos. Una vez nacidas, las crías estarán junto a su madre durante dos o tres años, hasta que alcancen la edad adulta. Estos artrópodos son muy longevos: las hembras llegan a vivir 30 años y los machos 16. 

Tarántulas gigantes: Theraphosa Stirmi

Al igual que su pariente la tarántula goliat, Theraphosa Stirmi, también conocida como devoradora de pájaros goliat de Borgoña, puede alcanzar un gran tamaño. Se han identificado individuos que superaron los 30 centímetros de longitud en cautividad.

No obstante, esta especie no es tan pesada como Theraphosa blondi, pues solo alcanza de media unos 100 gramos, aunque se conoce que una hembra llegó a pesar 150 gramos, también en cautividad.

Los silbidos amenazantes de Theraphosa Stirmi

Theraphosa Stirmi es una de las tarántulas gigantes que también tienen la capacidad de lanzar sus dardos urticantes a la cara de sus enemigos, pero además presenta otra estrategia para ahuyentarlos —o al menos intentarlo—.

Cuando la tarántula devoradora de pájaros de Borgoña se siente amenazada, antes de atacar emite un silbido muy agudo para avisar al depredador de que ha sido visto y que no dudará en utilizar sus armas defensivas.

Las tarántulas gigantes son ciegas

A diferencia de otras arañas —como las arañas saltarinas o saltícidos— las tarántulas gigantes se caracterizan por ser animales ciegos. Pueden ver distintos grados de luz y movimientos, pero sus ocelos son estructuras de visión muy primarias.

Para compensar esta falta de vista, estos animales tienen un gran sentido del tacto, gracias a sus sensibles patas y unos pelos especiales en las mismas y bajo su cuerpo. A través de ellos, las tarántulas saben qué tipo de presa anda cerca y el tamaño de la misma e incluso pueden saber si se acerca un individuo peligroso.

Habilidades acuáticas de las tarántulas gigantes

Dentro de la Familia Theraphosidae, a la que pertenecen las tarántulas gigantes, existe un género llamado Hysterocrates. Dentro del mismo encontramos a la especie Hysterocrates gigas.

Estas tarántulas tienen la extraña capacidad de nadar y bucear. Gracias a esta cualidad, H. gigas puede atrapar peces dentro del agua que complementan su variada dieta de insectos, micromamíferos y aves.

Por otro lado, este grupo de arañas, aunque venenosas, no son problemáticas ni mortales para el ser humano —aunque una picadura es realmente dolorosa por el tamaño de los quelíceros—. Además, carecen de pelos urticantes, pero son mucho más agresivas que el resto de tarántulas.

Un ejemplar del género Hysterocrates
Un ejemplar del género Hysterocrates.

Las tarántulas gigantes como mascotas

Muchas especies de tarántulas son mantenidas como mascotas en algunos hogares. Antes de decidirte a tener una, lo más correcto es que te informes correctamente de todos los requerimientos que necesita, pues no es un artrópodo precisamente fácil de mantener en cautiverio.

Por último, se debe tener en cuenta que estos no son animales para acariciar o tocar: son más bien de colección. Si no crees que puedas cuidar correctamente de una tarántula pero quieres una mascota exótica, es mejor optar por otras especies.