4 cuidados de la piel del cuy

7 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Elsa M. de Arribas
El cuy o cobaya es un mamífero proveniente de los países andinos que se ha convertido en una mascota muy popular. Por eso, hay qué saber cómo cuidarlos.

El cuy,también conocido como cobaya o conejillo de indias, es originario de los países andinos. Este animal de tamaño mediano se ha convertido en una mascota muy popular en Europa. Por ello, causa curiosidad desde su origen hasta los cuidados que requiere la piel del cuy.

El cuy o Cavia porcellus

La denominación científica de esta especie es Cavia porcellus.Su etimología proviene de Caviá que, a su vez, deriva de la lengua indígena de Brasil, sawiya/ sabúia, cuyo significado es ‘familia de rata’.

Por otra parte, ‘porcellus‘ proviene del latín porcus(puerco) yellus, diminutivo que responde a ‘puerquito’. Hace referencia a su pequeño y rechoncho tamaño.

Esta especie de mamífero roedorproviene de América del Sur, en particular de la cordillera de los Andes de Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. Ha desarrollado una importante relación con el pueblo preincaico, ya que fue una fuente de alimento con un alto nivel proteico. Además, aparece en diferentes tradiciones que llegan hasta la actualidad.

Este mamífero diurno, terrestre y gregario llegó a la península ibérica hace aproximadamente 400 años. La esperanza de vida de esta especie de tamaño mediano es de cuatro a cinco años.

Las cobayas tienen diferentes tonalidades y tamaños de pelaje. Se ha demostrado que el pelo del cuy tiene características muy similares al del ser humano. Por esta razón,es utilizado como animal de experimentación para probar tintes y otros productos para el cabello por las empresas farmacéuticas.

Otro dato curioso sobre estos animales es que existen asociaciones a lo largo del mundo que realizan exhibiciones. Cada club puede crear su propia normativa para las competiciones.

Cuidados para la piel del cuy

Las cobayas tienen diferentes longitudes de pelo, por lo que los cuidados varían ligeramente según el tipo de cobaya. En concreto,la especie C. porcellus se subdivide en cobaya de pelo corto, cobaya de pelo largo o cobaya sin pelo. A continuación, se muestran los distintos cuidados que pueden seguirse para cuidar la piel del cuy.

Cepillado habitual

Las cobayas de pelo corto precisan un cepillo que no tiene por qué ser grande: puede servir un cepillo de dientes nuevo. Poseen glándulas especiales en el dorso, que generan una sustancia oleosa; para eliminarla, puede limpiarse con agua y un preparado desengrasante.

El cepillado permite eliminar aquellos pelos sueltos que puedan tragarse. De esta manera, se evitan problemas futuros, ya que estos animales no son capaces de expulsarlos.

Con respecto a las cobayas de pelo largo, su pelaje exige un cuidado extra. Debe cepillarse con asiduidad, con cepillos o peines duros para poder eliminar desde restos de comida hasta pelaje muerto.

El cepillado tiene que realizarse desde la mitad del cuerpo hacia la zona de la cabeza. Asimismo, también tiene que cepillarse desde la mitad del cuerpo hacia la parte trasera.

Con respecto a la variedad de cobaya sin pelo, este animal no requerirá cepillado. Su nombre se debe a la presencia de pelo únicamente en el hocico y las patas.

No es recomendable bañarlos

Las cobayas son animales bastante limpios, que cuidan su aseo personal. Por este motivo, no es necesario ni recomendable bañar a la cobaya. En el caso de que hubiera que lavarla por el motivo que fuera, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • El recipiente ha de contener agua templada en poca cantidad.
  • Remoja cuidadosamente a la cobaya en el agua.
  • Frota suavemente el pelaje con un champú suave recomendado para mascotas. Evita siempre zonas delicadas, como los ojos.
  • Enjuaga con abundante agua tibia.
  • Finalmente, seca a la cobaya cuidadosamente con una toalla tibia. Asegúrate de que su piel se ha secado por completo.
Cuidados de la piel del cuy

En el caso de la cobaya sin pelo, se puede remojar un paño en agua tibia y bañarla con él suavemente. Ha de tenerse cuidado de mantener al animal a una temperatura ambiente concreta, entre los 20 y 22 ºC.

Parásitos

Las cobayas son animales muy sensibles que pueden ser atacados por parásitos como ácaros o piojos. Entre los síntomas más habituales causados por estos parásitos se encuentra la descamación, alopecia o costras.

Para evitarlo,se recomienda revisar la piel del cuy y comportamientos extraños como que se rasque compulsivamente o se frote contra objetos. También es posible que sufran plagas. Por eso, se recomienda realizar una visita al veterinario cada medio año.

Examinando cuy

Cortar las uñas

Las cobayas que viven en libertad desgastan sus uñas al escarbar y caminar por la tierra. Las cobayas domésticas no utilizan sus uñas, por lo que es necesario cortarlas con un cortauñas especial para evitar problemas en el animal.

Así, se evita que las uñas se doblen o se produzcan malformaciones, lo que causaría dolores en el animal. Por ello, se recomienda cortar sus uñas una vez al mes.

Este animal de pequeño tamaño tiene un pelaje muy variado y es muy relevante en la cultura de los países de América del Sur. Por ello, siempre es adecuado ampliar conocimientos, incluidos los cuidados que requiere la piel del cuy.