Cuidados del galgo español

Laura Morales Negrin · 2 septiembre, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 31 agosto, 2021
Como cada raza de perro, el galgo español también requiere unos cuidados comunes a otros canes y algunos específicos debido a sus características propias. ¡Te invitamos a descubrir cuáles son!

El galgo español es una raza de perro admirada por muchísimas personas por su belleza, obediencia y por ser un can muy afectuoso. Quien quiera darle una oportunidad como mascota no se arrepentirá. Eso sí, conocer los cuidados del galgo español en profundidad ayudará a que la convivencia con este canino sea mucho más sencilla.

Por desgracia, este también es un perro muy maltratado y abandonado por tutores crueles que solo lo quieren para las carreras o la caza y no dudan en deshacerse de él cuando consideran que no les “sirve”. De todas formas, aquellos que de verdad lo cuidan encuentran en él un compañero fiel con el que compartir muchos años de amistad.

Características del galgo español

El galgo español encuentra su origen en España, como su propio nombre indica. Es un perro de tamaño grande, que puede llegar a medir en su altura a la cruz entre 60-68 centímetros las hembras y 62-70 centímetros los machos.

Posee un cuerpo musculoso pero muy estilizado, lo que le da una apariencia muy ligera. De hecho, esta raza destaca por su agilidad y velocidad. Sus patas son finas pero poderosas y su cabeza, como indica el estándar recogido en la Federación Cinológica Internacional, es proporcionada con el resto de su cuerpo, alargada, seca y enjuta.

Este canino tiene ojos pequeños en forma de almendra y sus orejas son triangulares y altas. Por su parte, se observa en él un pecho profundo y el lomo se muestra un poco arqueado, lo que le da flexibilidad a su columna.

En cuanto a su pelaje, este es tupido, corto, liso y fino, aunque hay una variedad con pelo duro y semilargo en la zona de los bigotes, barba y sobrecejas. En cuanto a su color se acepta cualquiera, pero son más comunes los oscuros, atigrados, canelos, tostados o rojos.

Al hablar de su carácter hay que resaltar su timidez, razón por la cual la socialización es uno de los principales cuidados del galgo español. Aun sí, tiende a ser amable, gentil y afectuoso con aquellos que se ganan su confianza. Además, es un perro que tiene poca predisposición al ladrido.

Un galgo español tumbado.

Cuidados del galgo español

Entre los cuidados del galgo español que son más básicos se encuentran el cumplir con su calendario de vacunación, su correcta desparasitación interna y externa y las visitas regulares al veterinario. Estos procedimientos son especialmente importantes durante los primeros meses de vida.

Además de esto, es importante que desde que el animal llegue a la familia (si no se ha hecho ya con anterioridad) sea identificado a través del microchip. Recordemos que es un perro que puede correr a mucha velocidad y llegar a perderse si está asustado.

Descanso del galgo español

Al galgo español le gusta disfrutar de su descanso, pudiendo reposar durante 18 horas al día entre sueños profundos, duermevela y momentos de relajación en los que está completamente despierto. Es por ello que, a pesar de su tamaño, puede adaptarse perfectamente a un apartamento que no sea excesivamente grande por ser tan tranquilo.

Para su descanso, lo ideal es proporcionarle al can una cama amplia, gruesa y blanda. Esto le aportará mayor comodidad a la hora de tumbarse y que sus huesos no sufran con la dureza del suelo al chocar con él. Además, hay que añadir una manta que el galgo pueda mover a su gusto.

Ejercicio y paseos

Uno de los cuidados del galgo español más importantes es su paseo. Sus patas largas y delgadas le permiten correr a grandes velocidades, de más de 60 kilómetros por hora. De hecho, está considerado como el segundo perro más veloz del mundo, solo superado por el galgo inglés.

Debido a esto, este can necesita unos 3 paseos diarios en lugares en los que pueda correr a sus anchas, aunque con cierto control. Si se le deja suelto en espacios abiertos desconocidos es mejor llevarlo atado, pues puede no responder a las llamadas y perderse fácilmente si echa a correr.

Más allá de los paseos y de las carreras controladas, el galgo es un animal calmado, por lo que no requiere de una actividad física muy intensa.

El collar empleado para el paseo del galgo debe ser específico para él por la forma de su cuello. De usar un collar normal, este se podría escurrir por el can con cierta facilidad, al tener la cabeza tan estrecha y alargada casi como su cuello.

El collar adecuado para este can está adaptado a su anatomía. Se trata de un elemento antiescape con doble anilla del tipo Martingale, que no hay que confundir, por supuesto, con los collares de ahorque o semiahorque. Aunque el collar es lo habitual, un arnés de seguridad también puede ser una buena idea. Además, este suele resultar mucho más cómodo para el perro.

Necesidades sociales

Otro de los cuidados del galgo español a tener en cuenta son sus necesidades sociales. Esto se debe a que se trata de un animal muy amigable al que le gusta pasar tiempo con su familia y otros perros.

Tiene mucha paciencia con los niños, por lo que es un compañero ideal para ellos. Al ser un can muy afectuoso y sensible, no lleva nada bien la soledad. Esto puede causarle ansiedad por separación, la cual hay que tratar cuanto antes.

En caso de que por circunstancias personales de los tutores el galgo español vaya a ser un perro que va a pasar mucho tiempo solo, lo recomendable es que tenga otro compañero animal en casa, concretamente otro can. Lo cierto es que por sus genes cazadores un conejo puede que no sea la mejor elección.

Muchos de los cuidados del galgo son simples.

Adiestramiento del galgo español

Su adiestramiento debe empezar desde el momento que llega al hogar. A pesar de ser un animal muy inteligente, se debe tener un extra de paciencia con él si ha sido abandonado o maltratado antes de la adopción, pues le puede costar mucho coger confianza con su tutor.

El aprendizaje se debe establecer con base en el adiestramiento en positivo. Además de esto, si el perro no ha sido socializado desde cachorro se le debe introducir poco a poco en diferentes ambientes y circunstancias para irlo acostumbrando.

Alimentación del galgo español

Para alimentar al galgo español lo ideal es emplear pienso de calidad máxima. Este debe ajustarse a las etapas de vida del can (junior, adulto o senior) y ser específico para perros de talla grande. Las cantidades a aportar nunca son excesivas, pues el galgo debe mantener un peso adecuado para no sufrir sobrepeso y que sus articulaciones y huesos no se vean afectados.

Para conocer las dosis exactas que deben consumir estos perros, hay que guiarse por las indicaciones del propio envase de comida. También se puede pedir opinión al veterinario de confianza o a un experto en nutrición canina.

Otra cuestión importante relacionada con su alimentación y que forma parte de sus cuidados es dónde debe ir su plato de comida y de agua. Estos elementos deben estar ubicados a media altura para su comodidad, pues así se evitarán las lesiones cervicales y los problemas gástricos típicos de canes grandes.

Problemas de salud del galgo español

La esperanza de vida de este can se sitúa alrededor de los 10 a 14 años, siendo un perro por lo general bastante sano. Curiosamente, y a diferencia de otros perros de tamaño grande, la displasia de cadera no es un problema que se presente con tanta frecuencia en el galgo, aunque sí se pueden dar casos.

En contraposición, sí que hay ciertas lesiones y fracturas en sus extremidades que pueden sufrir los ejemplares de esta raza con frecuencia, especialmente en aquellos galgos que suelen competir en carreras. Otros problemas de salud que pueden presentarse en este perro son los siguientes:

  • Torsión de estómago.
  • Osteosarcoma.
  • Púrpura hemorrágica.
  • Hipotiroidismo.

Cepillado y baños del galgo español

Lo relacionado con su higiene es otra de las atenciones del galgo español a tener en cuenta. Por ejemplo, dado que este canino tiene un pero corto, fino, liso y algo denso, su cepillado no será ni muy habitual ni muy exigente. Basta con hacerlo cada 2-3 días para eliminar el pelo muerto y la suciedad superficial. Para ello, hay que escoger un cepillo suave de goma para no hacerle daño en la piel.

En cuanto a los baños, si de por sí los perros no los requieren habitualmente, en el caso del galgo español esa necesidad es menor. Esto se debe a que al no poseer mucha grasa, su olor corporal no es tan fuerte como el de otras razas.

Por ello, solo serán necesarios los baños cuando el perro esté realmente sucio. Para llevar a cabo esta tarea, se debe emplear un champú específico para perros y poner mucho esmero en el secado, ya que el can puede pasar mucho frío al estar mojado y acabar enfermando.

Este perro no lleva nada bien las temperaturas extremas, ni muy gélidas ni muy cálidas. Debido a esto, tanto en invierno como en verano deben brindársele ciertas atenciones especiales.

Invierno

Entre los cuidados del galgo español en invierno destaca el no exponerlo a las temperaturas muy bajas de la calle. Hay que considerar sacarlo de paseo en las horas del día más cálidas (aunque estas sigan siendo invernales) y reducir el tiempo en el exterior.

Para ello, siempre hay que colocar al perro un jersey apropiado a su talla, lo mismo que un chubasquero para los días lluviosos. Si el animal se ha mojado, al volver a casa hay que quitarle dichas prendas y secarlo bien.

Además, en el hogar también se tiene que buscar una temperatura templada constante. Se puede mover su cama a un lugar más cercano a los radiadores, pero con cierta distancia prudencial. El galgo también debe tener siempre a su disposición algunas mantas.

Verano

Al igual que sucede en el invierno, en verano también hay que evitar los momentos de más calor para los paseos. Esta raza de perro, así como los galgos en general, es propensa a sufrir golpes de calor.

Para evitarlo, hay que mantenerlo siempre correctamente hidratado y asegurarle una buena sombra en todo momento. Si el perro vive en una casa con jardín o terraza, poner a su disposición una piscina para canes en la que se pueda refrescar es una buena opción.

Un galgo saltando en el campo.

El galgo español es un perro veloz y estilizado, pero tiene ciertos cuidados especiales derivados de la poca grasa corporal que porta. Si haces caso a todas estas indicaciones, podrás compartir vida con uno de los canes más increíbles del mundo.

  • Galgo español. Federación Cinológica Internacional. Recogido el 23 de agosto en http://www.fci.be/nomenclature/Standards/285g10-es.pdf
  • Galgo español. Recogido el 23 de agosto en https://www.terranea.es/seguros-para-perros/razas/galgo_espanol.aspx
  • Mendoza, M. (2021). Cómo Aumentar la Inteligencia de Un Galgo Español: Un Perro Galgo Español Más Inteligente Es Más Obediente. Independently Published.
  • Salanueva, S. (2019). Cómo Adiestrar a Un Perro de Raza Galgo Español: Adiestramiento Fácil de un Galgo Español (Spanish Edition). Independently published.
  • Spanish Greyhound. Recogido el 23 de agosto en http://www.vetstreet.com/dogs/spanish-greyhound